Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Ciudadanos comprometidos: Responsabilidad cívica para un nuevo milenio

 

United States Conference of Catholic Bishops (USCCB)

   
 

Introducción

El año 2000 es un gran hito espiritual y supone un reto cívico importante. Para los cristianos, este año representa la llegada del Gran Jubileo, marcando el 2000 aniversario del nacimiento de Jesucristo. Para los ciudadanos estadounidenses, en este año se efectuará la elección de aquellos que conducirán nuestro gobierno en un nuevo siglo y un nuevo milenio.


Retos a los creyentes

Nuestra nación ha sido bendecida con una Bran dosis de libertad, vibrantes tradiciones democráticas, fuerzas económicas sin precedentes, abundantes recursos naturales y gente generosa y religiosa a la vez. Sin embargo, no todo es perfecto en nuestra nación. Nuestra prosperidad no se extiende todo to que debiera. Nuestra cultura no nos inspira lo suficiente; al contrario, quizás nos desalienta en términos morales. Este mundo nuevo que está en nuestras manos es todavía demasiado peligroso, provocando la llamada "limpieza étnica" y la incapacidad de hacer frente al hambre y al genocidio. Distamos mucho de la promesa estadounidense de "libertad y justicia para todos", nuestra declaración de defender los derechos inalienables de la persona humana: "la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad".

Signos de los retos que nos rodean:

  • 1.4 millones de niños, cada año, son aniquilados antes de nacer. En muchas ciudades, una mayoría de nuestros niños nunca llegan a ver el día de su nacimiento.
  • Cuánto más joven eres, más probabilidades tienes de ser pobre. Una cuarta parte de nuestros preescolares están creciendo en la pobreza.
  • Observamos con horror cómo algunas escuelas se han convertido casi en zonas de guerra. Un número demasiado elevado de nuestros jóvenes ha perdido su trayectoria moral, su sentido de pertenencia e incluso, su deseo de vivir. Más y más, están encontrando el espíritu comunitario en pandillas y grupos, en vez de en la familia y en la fe.
  • El odio y la intolerancia persiguen a nuestra nación y convierten la diversidad que debiéramos celebrar en una fuente constante de división, fanatismo, racismo y conflicto.
  • Una economía poderosa empuja nuestra nación hacia adelante pero ensancha el abismo entre ricos y pobres y no sólo en nuestra nación sino en el mundo entero. Algunos estadounidenses están avanzando a pasos agigantados pero un número demasiado elevado se está quedando atrás.
  • Muchas familias deben hacer frente a serios desafíos. Millones no disponen del cuidado médico básico, muchos no pueden costear una vivienda y, en áreas rurales, muchos granjeros están perdiendo su manera de vivir.
  • El escándalo, el sensacionalismo y la intensa batalla partidista contribuyen al deterioro de la vida pública. Muchos de nuestros líderes parecen más interesados en conseguir contribuciones para sus campañas electorates que en lograr el bien común.
  • La violencia nos rodea. Guerras, limpieza étnica, persecución religiosa, otros abusos de los derechos humanos, pobreza, deudas y hambre destrozan las vidas y la dignidad de cientos de miles de personas cada año.

El milenio próximo requiere que asumamos una nueva política, más centrada en los principios morales que en los últimos sondeos, más en las necesidades de los más pobres y desamparados que en las contribuciones de los ricos y poderosos, más en la consecución del bien común que en las exigencias de intereses especiales. Como católicos y como votantes, éste no es un momento fácil para una ciudadanía responsable. Con esto queremos decir que más que personas que participan regularmente en la vida pública, los católicos votantes somos discípulos que vemos estas responsabilidades con los ojos de la fe y aplicamos nuestras convicciones morales a nuestros quehaceres cívicos y a nuestras opciones. En algunas ocasiones da la impresión que hay pocos candidatos, y ningún partido, que plenamente representen nuestros valores. Sin embargo no es ahora el momento de retirarse. El nuevo milenio debe ser la oportunidad para una participación renovada. Debemos presionar a todos los partidos y a cada candidato a que defiendan la vida y la dignidad humana, a que intenten un logro mayor de justicia y paz, a que den apoyo a la familia y a que se avance en el bien común

Deseamos que la campaña y las elecciones del año 2000 se conviertan en puntos decisivos en nuestra democracia, atrayendo más participación y menos cinismo, más diálogo serio sobre los temas importantes y menos posturas partidistas y ataques en la publicidad electoral. Entremos en el nuevo siglo con un compromiso renovado para activar la ciudadanía y aumentar la participación democrática.


Cuestiones para la campaña

La política es mucho más que nuestras cuentas corrientes o intereses económicos. Católicos, otros creyentes, y mujeres y hombres de buena voluntad se preguntan a sí mismos y a los que nos van a gobernar:

  1. ¿Cómo vamos a proteger a los más débiles de entre nosotros -los niños inocentes todavía por nacer?
  2. ¿Cómo vamos a remediar la evidencia vergonzosa de que una cuarta parte de nuestros preescolares están viviendo en la pobreza en la nación más rica de la tierra?
  3. ¿Cómo vamos a afrontar la tragedia de los 35,000 niños que mueren cada día a consecuencia del hambre, la deuda y la falta de desarrollo en el mundo?
  4. ¿Cómo puede nuestra nación ayudar a los padres a educar a sus hijos con respeto por la vida, con valores morales sólidos, con un sentido de esperanza y con una ética de administración y responsabilidad?
  5. ¿Cómo puede la sociedad respaldar mejor a las familias en sus funciones morales y responsabilidades ofreciéndoles posibilidades reales y recursos financieros para obtener una educación de calidad y una vivienda decente?
  6. ¿Cómo subsanaremos el creciente número de familias a individuos carentes de un asequible y accesible sistema de cuidado médico?
  7. ¿Cómo va nuestra sociedad a combatir, de la mejor manera, la continuidad del prejuicio, el partidismo y la discriminación, a superar la hostilidad hacia los emigrantes y refugiados, y a aliviar las heridas del racismo, la intolerancia religiosa y otras formas de discriminación?
  8. ¿Cómo va nuestra nación a hacer realidad el logro de los valores de justicia y paz en un mundo donde la injusticia es común, la destitución está generalizada y la paz se ve a menudo alterada por guerras y violencia?
  9. ¿Cuáles son las responsabilidades y limitaciones de las familias, de las organizaciones de voluntarios, de los mercados bursátiles y del gobierno? ¿Cómo pueden estos elementos de la sociedad trabajar conjuntamente para acabar con la pobreza, conseguir el bien común, cuidar de la creación y superar la injusticia?
  10. ¿Cómo va nuestra nación a oponer resistencia a lo que nuestro Papa Juan Pablo II llama una creciente "cultura de muerte"? ¿Por qué da la impresión que nuestra nación recurre a la violencia para solucionar algunos de los problemas más difíciles -el aborto para embarazos difíciles, la pena de muerte para combatir el crimen, la eutanasia y el suicidio asistido para hacer frente a las inconveniencias de la edad y la enfermedad?

Creemos que cada candidato, programa y plataforma poltíica debieran ser sopesados según cómo afectan a la persona humana; si exaltan o no la vida humana, la dignidad y los derechos humanos; y cómo promueven el bien común.


Un llamado a los ciudadanos comprometidos

Una de nuestras mayores ventajas en los Estados Unidos es nuestro derecho y responsabilidad a participar en la vida cívica. La Constitución protege el derecho de los individuos y de las entidades religiosas a expresarse sin interferencia gubernamental, inhabilitación o sanción. Cada vez más, es aparente que los asuntos públicos de mayor trascendencia tienen claras dimensiones morales y que los valores religiosos tienen consecuencias públicas de gran significado. Nuestra nación se enriquece y nuestra tradición pluralista crece cuando grupos religiosos contribuyen al debate sobre las políticas que rigen la nación.

Como obispos, no es sólo nuestro derecho como ciudadanos sino nuestra responsabilidad como maestros religiosos dar a conocer las dimensiones morales de la vida pública. Como miembros de la comunidad católica, entramos en el foro público para obrar de acuerdo con nuestras convicciones morales, poner nuestra experiencia al servicio de los pobres y desamparados, y aportar nuestros valores al diálogo sobre el futuro de nuestra nación. Los católicos son llamados a ser una comunidad de conciencia dentro de la sociedad en general y poner a prueba la vida pública con la sabiduría moral anclada firmemente en la Sagrada Escritura y consistente con los mejores ideales que fundamentan nuestra nación. Nuestro marco moral no corresponde fácilmente a las categorías de derecha o izquierda, demócratas o republicanos. Nuestra responsabilidad es analizar cada partido y plataforma según cómo sus programas afectan la vida y la dignidad humana.

Jesús nos pidió que amáramos a nuestro prójimo dando de comer al hambriento, vistiendo al desnudo, cuidando a los enfermos y afligidos y confortando a las víctimas de la injusticia.(2) El ejemplo de nuestro Señor y sus palabras reclaman una vida de caridad por parte de cada uno de nosotros. Todavía más, implican acción a escala más amplia en defensa de la vida, la consecución de la paz, el apoyo al bien común y en oposición a la pobreza, el hambre y la injusticia. Dicha acción implica a las instituciones y estructuras de la sociedad, la economía y la política. Como el Papa Juan Pablo II escribió en su reciente exhortación al pueblo americano asentado en este hemisferio:

Por ello, convertirse al Evangelio para el Pueblo cristiano que vive en América, significa revisar "todos los ambientes y dimensiones de su vida, especialmente todo to que pertenece al orden social y a la obtención del bien común". De modo particular convendrá "atender a la creciente conciencia social de la dignidad de cada persona y, por ello, hay que fomentar en la comunidad la solicitud por la obligación de participar en la acción política según el Evangelio".(3)

Para los católicos, la virtud pública es tan importante como la privada en la reconstrucción del bien común. En la tradición católica, la ciudadanía responsable es una virtud; la participación en el proceso politico es una obligación moral. Todo creyente está llamado a formar parte de una ciudadanía responsable, a ser un participante informado, activo y serio en el proceso politico. Como dijimos hace un año: "Animamos a todos los ciudadanos, especialmente a los católicos, que consideren su ciudadanía no sólo como un deber y un privilegio, sino como una oportunidad para participar [más plenamente] con gran sentido en la edificación de la cultura de la vida. Todas las voces cuentan en el foro público. Todos los votos cuentan. Todos los actos de ciudadanía responsable son un ejercicio de Bran valor individual".(4)


Valores católicos en el terreno público

Nuestra comunidad de fe aporta tres valores fundamentales a estos retos.

Un marco moral consistente

La Palabra de Dios y las enseñanzas de la Iglesia nos dan una especial visión del mundo. Las Escrituras nos llaman a "escoger la vida", a servir a "los más pequeños", a tener "hambre y sed" de justicia y a ser "artesanos de la paz". Jesús nos llamó a ser "levadura" de la sociedad, la "sal de la tierra... [y] la luz del mundo".(5)

La enseñanza católica ofrece un consistente conjunto de principios morales para evaluar cuestiones, plataformas y campañas. Debido a nuestra fe en Jesucristo, empezamos con la dignidad de la persona humana. Nuestra enseñanza nos incita a proteger la vida humana desde la concepción hasta el momento de la muerte natural, a defender al pobre y al desamparado, y a trabajar a favor de una sociedad más justa y un mundo con más paz. Como católicos, no tenemos la libertad para deshacernos de niños que están por nacer simplemente porque se los considera no queridos o un estorbo; para dar la espalda al emigrante por su falta de documentos legales; para alejarnos de las mujeres y niños pobres por su carencia de poder politico o económico. Así como tampoco podemos descuidar nuestras responsabilidades internacionales por el mero hecho de que la Guerra Fría ha terminado. Para nosotros, las obligaciones de ciudadanía emanan de los principios del Evangelio y de las enseñanzas de la Iglesia. Ni las encuestas de opinión ni los grupos de presión pueden apartarnos de nuestra responsabilidad de hablar por aquellos que no tienen voz, de actuar de acuerdo con nuestras convicciones morales.

Experiencia diaria

Nuestra comunidad también ofrece una vasta experiencia de servicio a los necesitados. La comunidad católica educa a los jóvenes, está al cuidado de los enfermos, da refugio a los que no tienen vivienda, da de comer al hambriento, ofrece asistencia a las familias necesitadas, acoge a los refugiados y presta atención y servicio a los ancianos.(6) En defensa de la vida, nos acercamos a los niños, a los enfermos y a los ancianos que necesitan ayuda, apoyamos a las mujeres con embarazos difíciles y asistimos a aquellas afectadas por el trauma del aborto y la violencia doméstica. En muchos asuntos, hablamos por aquellos que no tienen voz; poseemos la habilidad práctica y la experiencia diaria para aportar enriquecimiento al debate público.

Una comunidad de ciudadanos

La comunidad católica es amplia y diversa. Somos republicanos, demócratas e independientes. Formamos parte de todas las razas, nuestras raíces étnicas son innumerables y vivimos en comunidades urbanas, rurales y de zonas suburbanas. Somos presidentes de empresas y trabajadores emigrantes en granjas, senadores y personas que viven de la hacienda pública, propietarios de negocios y miembros de sindicatos. Pero a todos se nos solicita un compromiso común para proteger la vida humana y defender a aquellos que son pobres y están desamparados. No podemos mostrarnos indiferentes ni cínicos frente a las obligaciones como ciudadanos. Como votantes y partidarios, candidatos y contribuyentes, tenemos la obligación de ser levadura moral para nuestra democracia.(7)


El papel de la Iglesia

Más allá de las responsabilidades de cada católico, la Iglesia como institución tiene también un papel que desempeñar en el orden politico. Esto incluye la educación de sus miembros acerca de la enseñanza social católica, subrayando las dimensiones morales de la política pública, la participación en debates sobre aquellos asuntos que afectan al bien común y el dar testimonio del Evangelio a través de los muchos servicios y organizaciones que ofrece la comunidad católica. Nuestros esfuerzos en este particular no deben ser mal interpretados. La participación de la Iglesia en los asuntos públicos no socava sino que enriquece el proceso politico y reafirma el pluralismo genuino. Los líderes de la Iglesia tienen el derecho y la obligación de compartir las enseñanzas de la Iglesia y de educar a los católicos sobre las dimensiones morales de la vida pública para que puedan configurar sus conciencias a la luz de su fe.

Como obispos, no pretendemos la formación de un bloque votante religioso ni deseamos decir a las personas cómo deben votar, favoreciendo u oponiéndonos a ciertos candidatos. Nuestro deseo es que los votantes examinen los puntos de vista de los candidatos en la totalidad de los temas al igual que su integridad, filosofía y actuación. Estamos convencidos que una ética sólida de vida debe ser el marco moral a través del cual analicemos el extenso surtido de cuestiones en el terreno politico. Recomendamos encarecidamente a nuestros conciudadanos a mirar más allá de las políticas partidistas, a analizar con criterio la retórica electoral y elegir a sus líderes politicos de acorde con los principios, no sólo por afiliación al partido o por el mero interés propio.(8)

Las próximas elecciones nos ofrecen la oportunidad magnífica para dar un testimonio público y efectivo de nuestros principios, experiencia y comunidad. Esperamos que las parroquias, diócesis, escuelas y otras instituciones católicas fomenten la participación activa mediante esfuerzos no partidistas para el registro de votantes y la educación cívica.(9) Como católicos sentimos la necesidad de compartir nuestros valores, alzar nuestras voces y hacer uso de nuestros votos para configurar una sociedad que proteja la vida humana, favorezca la vida familiar, trabaje en pro de la justicia social y practique la solidaridad. Estos esfuerzos fortalecerán nuestra nación y renovarán nuestra Iglesia.


Temas de la enseñanza social católica

El acercamiento católico a la ciudadanía responsable empieza con los principios morales, no con las plataformas de partidos. Las directrices para nuestro testimonio público se encuentran en la Sagrada Escritura y en la enseñanza social católica. A continuación se presentan los temas clave con más arraigo en nuestra tradición social católica.(10)

Vida y dignidad de la persona humana

Toda persona ha sido creada a imagen y semejanza de Dios. La convicción de que la vida humana es sagrada y que cada persona posee una dignidad inherente que debe ser respetada por la sociedad, reposa en el corazón de la enseñanza social católica. Los llamamientos para que prosperen los derechos humanos se desvanecen si el mismo derecho a la vida es motivo de ataque. Creemos que toda vida humana es sagrada desde el momento de su concepción hasta el momento de la muerte natural; que las personas son más importantes que las cosas; y que el valor de cada institución consiste en su capacidad para enriquecer o no la vida y la dignidad de la persona humana.

Llamado a la familia, a la comunidad y a la participación

La persona humana no sólo es sagrada sino, también, inherentemente social. Las instituciones establecidas por Dios del matrimonio y la familia son fundamentales y son la base de la vida social. Deben ser favorecidas y fortalecidas, no socavadas. Aparte de la familia, cada persona time derecho a participar en la sociedad en general y al mismo tiempo le corresponde el deber de trabajar para el avance del bien común y del bienestar de todos, especialmente de los pobres y necesitados.

Derechos y deberes

Como seres sociales, nuestras relaciones están regidas por una red de derechos con sus deberes correspondientes. Cada persona time el derecho fundamental a la vida y un derecho a obtener las cosas que le permitan hacerlo decentemente -fe y familia, comida y ropa, cuidado médico y vivienda, educación y empleo. En la sociedad, en su conjunto, aquellos que ejercen la autoridad tienen la obligación de respetar los derechos humanos fundamentales de todas las personas. Asimismo, todos los ciudadanos tienen la obligación de respetar los derechos humanos y de llevar a cabo sus responsabilidades hacia sus familias, el prójimo y la sociedad en general.

Alternativas para el pobre y el desamparado

La Escritura nos enseña que Dios time predilección por los pobres y desamparados.(11) Los profetas denunciaron la injusticia hacia el pobre como una falta de fidelidad al Dios de Israel.(12) Jesús que se identificó a sí mismo con los más pequeños,(13) vino a proclamar la Buena Nueva a los pobres y nos dijo: "Dale al que to pida algo, y no le vuelvas la espalda al que to solicite algo prestado".(14) La Iglesia nos pide a todos que asumamos este amor preferencial por los pobres y los desamparados, que lo hagamos patente en nuestras vidas y trabajemos para que configure las prioridades y la política pública.

Dignidad del trabajo y los derechos de los trabajadores

La economía debe estar al servicio del pueblo, no al contrario. El trabajo es más que una manera de ganarse la vida; es una forma continuada de participación en el acto de la creación de Dios. El trabajo es un mode de satisfacer pane de nuestro potencial humane que Dios nos ha dado. Si la dignidad del trabajo ha de protegerse, lógicamente los derechos básicos de los trabajadores, propietarios y gerentes deben ser respetados -el derecho al trabajo productivo, a unos salarios decentes y justos, a organizar sindicatos y la pertenencia a ellos, a la iniciativa económica, y a ser dueños de una propiedad privada.

Solidaridad

Debido a la interdependencia de todos los miembros de la familia humana en el mundo entero, tenemos la responsabilidad moral de comprometernos al logro del bien común en todos los ámbitos: en las comunidades locales, en nuestra nación y en la comunidad de naciones. Somos los guardianes de nuestros hermanos y hermanas, dondequiera que se encuentren. Come el Papa Juan Pablo II dijo: "Todos somos verdaderamente responsables de todos".(15)

Velar per la Creación de Dios

El mundo que Dios ha creado nos ha sido confiado, el uso que hagamos de él debe ser fiel al plan de Dios cuando lo creó y no simplemente para nuestro beneficio. Nuestra administración de la tierra es una forma de participación en el acto de Dios de crear y sustentar el mundo. En el uso que hagamos de la creación, debemos considerar el bienestar de los otros, no sólo en el mundo entero sino teniendo presente las generaciones futuras y guiarnos per un respeto a la valía y belleza intrínsecas de todas las criaturas de Dios.


Prioridades morales en la Vida pública

Nos gustaría sugerir algunos temas que consideramos esenciales al debate nacional durante el año 2000 y los que le siguen. Estos no conciernen sólo a los católicos; en cada caso, formamos una unión con otros para abogar por estos asuntos. Estos breves resúmenes no pretenden indicar en profundidad los detalles de las posturas que tomamos en declaraciones anteriores sobre estos asuntos. Para un análisis más completo de nuestras posiciones en éstos y otros asuntos relacionados con ellos, recomendamos al lector estudiar los documentos que se detallan al final de nuestra declaración.

Protección de la vida humana

La vida humana es un don de Dios, sagrado e inviolable. Esta es la enseñanza que nos conmueve a proteger y respetar toda vida humana desde su concepción hasta su muerte natural. Debido a que cada persona es creada a imagen y semejanza de Dios, tenemos la obligación de defender la vida humana en todas sus etapas y en cualquier condición. Nuestro mundo no carece de amenazas hacia la vida humana. Observamos con horror la mortífera violencia de las guerras, el genocidio y la inanición masiva en otras tierras, y niños muriendo por la falta de un adecuado cuidado médico. No obstante, tal como señalamos en nuestro informe de 1998, Vivir el Evangelio de la Vida: "... el aborto y la eutanasia se han convertido en amenazas constantes a la dignidad humana porque atacan directamente a la vida misma, el más fundamental de los bienes humanos y la condición para todos los demás".(16) El aborto, la matanza deliberada de un ser humano antes de nacer, nunca puede ser aceptable moralmente. Quitar la vida decididamente mediante el suicido asistido y la eutanasia no es nunca un acto de misericordia, sino un rialto injustificado de la vida humana. Al evaluar nuestra obligación de proteger la vida humana: "Debemos empezar con el compromiso de nunca matar intencionalmente, ni participar en la matanza de cualquier vida humana inocente, no importa lo defectuosa, mal formada, minusválida o desesperada que parezca".(17)

Urgimos a los católicos, y a todos, a promover leyes y normas sociales que protejan la vida humana y exalten la dignidad humana hasta el máximo posible. Las leyes que legitiman el aborto, el suicidio asistido y la eutanasia son injustas y erróneas. Nosotros estamos a favor de una protección constitucional a la vida humana que está por nacer, así como de esfuerzos legislativos para una oposición al aborto y la eutanasia. Buscamos la aprobación de leyes y programas que promuevan el nacimiento y la adopción frente al aborto, y ofrezcan asistencia a mujeres embarazadas y a niños; al igual que, apoyen la ayuda para que aquellos que están enfermos y agonizantes puedan recibir un efectivo cuidado paliativo. Hacemos un llamado a nuestro gobierno y a los

investigadores médicos para que basen sus decisiones sobre la biotecnología y la experimentación humana en el respeto por la dignidad y la inviolabilidad inherentes a la vida humana desde el mismo momento de su concepción.

La Iglesia siempre ha intentado que los conflictos, en y entre naciones, sean resueltos por medios pacíficos. Las enseñanzas de la Iglesia nos llaman a evitar y a limitar los efectos de las guerras de muchas diferentes maneras. Los ataques directos e intencionales contra la población civil en caso de guerra, nunca son moralmente aceptables, ni lo es el uso de armamento para la destrucción masiva u otras armas que no pueden distinguir entre civiles o militares.

Guerras, genocidios y hambrunas amenazan la vida de millones de personas en todo el mundo. Alentamos programas y políticas que favorezcan la paz y el desarrollo sostenible para los pobres del mundo. Urgimos a nuestra nación a que suscriba el tratado que prohibe las minas antipersonales y que ratifique con prontitud el Tratado sobre la Prohibición de las Pruebas Nucleares como un paso hacia adelante en el recorte más efectivo y la eventual eliminación de las armas nucleares. Además, urgimos a nuestra nación a tomar medidas serias para reducir su papel desproporcionado en la vergonzosa venta mundial de armamentos que aumenta los conflictos violentos en el mundo entero.

La sociedad time el derecho y la obligación de defenderse contra el crimen violento y la obligación de atender a las víctimas del crimen. A pesar de ello, nuestra creciente confianza en la pena de muerte es extremadamente preocupante. El respeto por la vida humana debe incluir el respeto por la vida de aquellos que han quitado la vida de otros. Se ha visto claramente, como el papa Juan Pablo II ha proclamado, que infligir la pena de muerte es cruel e innecesario. El antídoto a la violencia es no más violencia. Como parte de nuestro compromiso de pro-vida, apoyamos las medidas para combatir el crimen violento siempre que respeten la dignidad de la persona humana, pedimos a nuestra nación que abandone el use de la pena capital. El respeto por la dignidad humana es el primer paso necesario en la construcción de una civilización de vida y amor.

Promoción de la vida familiar

Dios instituyó la familia como la célula básica de la sociedad humana. En consecuencia, debemos esforzarnos para que las necesidades y todo lo concerniente a las familias sean la prioridad nacional por excelencia. El matrimonio tal como Dios lo concibió, constituye el fundamento primordial de la vida familiar y necesita ser protegido frente a las muchas presiones que poco a poco van minándolo. Impuestos, centros de trabajo, divorcio y asistencia social deberían diseñarse para ayudar a mantener la integridad de la familia y para valorar las responsabilidades y sacrificios por los niños. Debido a que los factores financieros y económicos tienen un impacto importante en el bienestar y la estabilidad de la familia, es preciso que salarios justos sean pagados a aquellos que mantienen a sus familias y que se hagan los esfuerzos necesarios para ayudar a las familias pobres.

La educación de los niños es una responsabilidad fundamental de los padres. Los sistemas educativos pueden favorecer o socavar los esfuerzos de los padres en la educación y crianza de sus hijos. Ningún modelo o método educativo se ajusta a las necesidades de todas las personas. Todos los padres -los primeros y más importantes educadores- deberían tener la oportunidad de ejercitar su derecho básico a elegir la educación más adecuada a las necesidades de sus hijos. Especialmente a las familias de recursos modestos no se les debiera impedir la posibilidad de elección debido a su posición económica. Donde sea necesario, el gobierno debería ofrecer ayuda proveyendo de los recursos apropiados para los padres tener la posibilidad de ejercer los derechos básicos sin discriminación alguna. En defensa de los esfuerzos de los padres a ejercer sus principios básicos, estamos convencidos que es factible el logro de un consenso nacional para que los estudiantes, dondequiera que estén, tengan oportunidades para una formación moral y espiritual que complemente su desarrollo intelectual y físico.

Los medios de comunicación juegan un papel cada vez más importante en la sociedad y en la vida familiar. Los principios de nuestra cultura se configuran y comparten en la prensa escrita y en la radio, televisión a Internet. Debemos mantener un equilibrio entre la libertad de expresión y el interés por el bien común promoviendo regulaciones que protejan a niños y familias. En años recientes, la reducida regulación gubernamental ha disminuido los estándares, abierto la puerta a un aumento del material ofensivo y restringido programas no-comerciales y religiosos.

No obstante, emisoras de radio y televisión, televisión por cable y satélite están sujetas a ciertas regulaciones del gobierno. Estamos a favor de una regulación que limite la concentración de control sobre estos medios de comunicación; que rechace la venta relámpago de estos medios que atraen a compradores irresponsables a la búsqueda de rápidos beneficios; y que abra estos medios a una más amplia variedad de fuentes de programación incluyendo la programación religiosa. Apoyamos el desarrollo del sistema de televisión de los indices de audiencia y de la tecnología que permite a los padres supervisar lo que sus hijos ven.

El Internet ha creado beneficios y problemas. Debido a que ofrece una extensa gama de posibilidades para el aprendizaje y la comunicación, esta tecnología debería estar al alcance de todos los estudiantes sea cuál fuere su situación económica. No obstante, como supone un serio peligro por su fácil acceso a material pornográfico y violento, pedimos encarecidamente la aplicación rigurosa de las leyes existentes sobre obscenidad y la pornografía infantil, así como, apoyamos los esfuerzos de la industria del sector a ayudar a los padres, escuelas y bibliotecas bloqueando el acceso a material indeseable.

Búsqueda de la justicia social

En armonía con el plan de Dios para la sociedad humana, somos llamados a comprometernos a proteger y promover la vida y dignidad humana de la persona y a la consecución del bien común de la sociedad en su conjunto. Debemos tener siempre presente el interés especial que Dios mostró por los pobres y desamparados y hacer de sus necesidades nuestra prioridad en la vida pública. Nos inquieta un amplio número de asuntos, incluyendo la prosperidad y justicia económica, la reforma de la asistencia social, la salud pública, la vivienda, la política agrícola, la educación y la discriminación.

La enseñanza de la Iglesia sobre la justicia económica hace hincapié en que las decisiones e instituciones económicas sean contempladas por cómo salvaguardan o socavan la dignidad de la persona humana. Apoyamos políticas que crean trabajos con salarios adecuados y condiciones de trabajo favorables, que aumentan el salario mínimo convirtiéndolo en un salario digno para vivir, y que rompen las barreras para que las mujeres y las minorías tengan igualdad de oportunidades de empleo y salario. Reafirmamos la enseñanza tradicional de la Iglesia en apoyo del derecho de todos los trabajadores a organizarse y pactar colectivamente y a ejercitar sus derechos sin miedo a represalias. También afirmamos la enseñanza de la Iglesia en la importancia de la libertad económica, la iniciativa y el derecho a la propiedad privada que proveen las herramientas y los recursos necesarios para la consecución del bien común.

Los esfuerzos para cubrir las necesidades económicas imprescindibles de las familias pobres y sus hijos han de enriquecer su vida y su dignidad. La meta debe ser reducir la pobreza y la dependencia, no el recorte de recursos y programas. Buscamos métodos que promuevan una mayor responsabilidad y ofrezcan puntos concretos para ayudar a las familias a salir de la pobreza. Los intentos recientes para reformar el sistema de asistencia social se han centrado en proporcionar trabajo productivo y adiestramiento principalmente en empleos de bajo salario. Hasta que los nuevos trabajadores encuentren trabajos con salarios que cubran su nivel de vida, éstos se verán obligados a buscar otras formas de mantenimiento, incluyendo créditos para sus impuestos, seguro médico, cuidado de los hijos y vivienda digna y económica.

También nos preocupa la seguridad en los ingresos de los trabajadores de salario bajo y medio, y de sus familias en situaciones de jubilación, discapacidad o muerte. En muchos casos, las mujeres son las que más desventajas tienen. Cualquier propuesta para cambiar el sistema de Seguridad Social debe aportar un ingreso decente y seguro para estos trabajadores y para aquellos que dependen de ellos.

Un sistema de salud asequible y accesible es una protección esencial de la vida humana y un derecho fundamental. Cualquier plan de reforma del sistema sanitario debe basarse en valores que respeten la dignidad humana, protejan la vida y Sean apropiados a las necesidades particulares de los pobres. Abogamos por un sistema médico que sea económico y accesible a todos. Como parte de nuestros esfuerzos para conseguir una auténtica reforma sanitaria, estamos a favor de las medidas para reforzar "Medicare" y "Medicaid" y del trabajo para incrementar las medidas que extienden la cobertura médica a niños, mujeres embarazadas, trabajadores, emigrantes y otros grupos vulnerables de la población. Además, damos nuestro apoyo a las políticas que ofrecen un cuidado efectivo y compasivo a aquellos que sufren del SIDA y a aquellos que están haciendo frente a problemas de adicción.

La falta de una vivienda digna y económica es un problema nacional. Apoyamos un nuevo compromiso a la promesa nacional de "vivienda digna y económica" para todos y políticas efectivas que aumenten el abastecimiento de viviendas de calidad y preserven, mantengan y mejoren las ya existentes. Promovemos asociaciones entre el sector publico y privado y especialmente aquellas que implican comunidades religiosas. Continuamos oponiéndonos a todo tipo de discriminación en cuestión de vivienda y apoyamos medidas como el Decreto de Reinversión en la Comunidad (Community Reinvestment Act) para ayudar a constatar que las instituciones financieras cubren las necesidades de crédito de las comunidades locales en donde están ubicadas.

La prioridad esencial de toda política agrícola debiera ser seguridad de alimentos para todos. Los alimentos no son como cualquier otra artículo: son necesarios a imprescindibles para la vida misma. Nuestro apoyo a los cupones para comida (food stamps), los programas para mujeres, infantes y niños (WIC) y otros programas que directamente benefician a los pobres y personas de bajos ingresos, se basa en nuestra creencia de que nadie debe pasar hambre en una tierra de abundancia. Aquellos que producen nuestros alimentos deben poder vivir decentemente y mantener su forma de vida. Los granjeros merecen una recompensa justa por su trabajo. Nuestra preocupación prioritaria por los pobres nos lleva a abogar especialmente por las necesidades de los trabajadores del campo cuya paga es, con frecuencia, inadecuada y cuya vivienda y condiciones de trabajo son a menudo deplorables. Muchos trabajadores del campo están indocumentados y son particularmente vulnerables a la explotación. Urgimos también, que las políticas públicas favorezcan el ejercicio de una agricultura sostenible y una administración cuidadosa de la tierra y sus recursos naturales.

El cuidado de la tierra y el medio ambiente es un "desafío moral" según palabras del Papa Juan Pablo II.(18) Estamos a favor de las políticas que protegen la tierra, el agua y el aire que compartimos, y favorecen la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible, y también lo estamos de una mayor justicia cuando se trata de compartir la responsabilidad por el descuido y la reconstrucción ambiental

El mandamiento del Evangelio de amar al prójimo y acoger al extraño lleva a la lglesia a atender a los inmigrantes tengan o no los documentos en regla. Solicitamos protección básica para los inmigrantes, incluyendo los derechos oportunos en los trámites necesarios, acceso a los beneficios públicos primordiales y oportunidades justas de naturalización y legalización. Nos oponemos a las medidas para refrenar la inmigración que no contemplan con efectividad las causas desde su raíz y permiten la continuación de la injusticia política, social y económica que la produce.

Todas las personas, por el principio de su dignidad como personas humanas, tienen el derecho inalienable a recibir una educación de calidad. Debemos asegurarnos que la gente joven de nuestro país, especialmente los más pobres y desamparados, estén adecuadamente preparados a ser buenos ciudadanos, a desarrollar vidas productivas y a ser social y moralmente responsables en el mundo avanzado tecnológicamente del siglo XXI. Esto requiere un ambiente organizado, justo, respetuoso y exento de violencia donde se disponga de recursos profesionales y de material adecuados. Apoyamos las iniciativas que proveen la base necesaria para educar a los niños sea cuál sea la escuela a la que van o la condición personal en la que se encuentran. También damos nuestro apoyo a que se les dé a los profesores y administradores un salario y beneficios que reflejen los principios de justicia económica y, además, que se provea a los profesores de los resortes necesarios para estar académica y personalmente preparados para afrontar los cometidos críticos que se presenten. Como una cuestión de justicia, creemos que cuando los servicios que han sido concebidos con la intención de mejorar el medio educativo -especialmente para aquellos con mayor riesgo- están a disposición de los estudiantes y profesores de escuelas públicas, también estos servicios deberían estar a disposición de las escuelas privadas y religiosas.

Nuestras escuelas y nuestra sociedad en general deben afrontar la creciente "cultura de violencia". La preocupación sobre la violencia, nos lleva a promover un mayor sentido de la responsabilidad moral, a pedir una reducción de la violencia en los medios de comunicación, a defender medidas que recorten el uso de armas de fuego y que restrinjan razonablemente el acceso a todo tipo de armas de rialto, y a oponernos a la pena de muerte.

Nuestra sociedad debe además combatir la discriminación basada en sexo, raza, etnia o edad. Dicha discriminación constituye una grave injusticia y una afrenta a la dignidad humana y debe ser firmemente combatida. Donde los efectos de una discriminación pasada persisten, la sociedad tiene la obligación de dar todos los pasos necesarios para reparar y superar el legado de injusticia. Apoyamos los programas de acción afirmativa siempre que sean administrados con prudencia y come resortes para paliar y acabar con la discriminación y sus efectos continuados.

Práctica de la solidaridad global

Puesto que la familia humana se extiende a lo largo y ancho del globo terrestre, nuestra responsabilidad de promover el bien común requiere que hagamos todo lo necesario para afrontar los problemas humanos dondequiera que surjan en el mundo. Como nación extremadamente rica y poderosa, los Estados Unidos tiene la responsabilidad de ayudar al pobre y desamparado, promover la prosperidad economica global y del medio ambiente, fomentar las relaciones estables y pacíficas entre las naciones y salvaguardar los derechos humanos en la comunidad mundial. En orden a conseguir estas metas, urgimos a los Estados Unidos a procurar lo siguiente:

  • La cancelación de la deuda para superar la pobreza en los países mas pobres que se ven subyugados por el peso de una deuda que les fuerza a guitar los escasos recursos de que disponen a la salud, la educación y otros servicios esenciales.
  • Un papel de liderazgo para ayudar a aliviar la pobreza mundial mediante programas de ayuda exterior que promuevan un desarrollo sostenible y provean nuevas oportunidades para los pobres sin recurrir a la promoción del control de la población, y mediante políticas de intercambio basadas en la protección de los trabajadores, los derechos humanos y el interés por el medio ambiente.
  • Una puesta en marcha de más esfuerzos concertados para asegurar la promoción de la libertad religiosa y otros derechos humanos básicos como parte integral de la política exterior de los Estados Unidos.
  • Una ayuda financiera y diplomática más consistente por parte de las Naciones Unidas y otras entidades internacionales, y una ley internacional, para que estas instituciones sean agencias más efectivas, responsables y motivados a resolver los problemas mundiales.
  • Protección a las personas que huyen de la persecución y a quienes se les debe ofrecer refugio seguro en otros países, incluyendo Estados Unidos. En la protección de los refugiados se debe mostrar especial consideración por los grupos más vulnerables, incluyendo niños sin acompañantes, mujeres solteras y mujeres cabeza de familia, y minorías religiosas. Debe concederse asilo a todo refugiado que sostenga un miedo fundado de persecución y represalias en su país de origen.
  • Una política más altruista hacia la inmigración y los refugiados basada en la provisión de un refugio seguro, temporal o permanente, para aquellos en necesidad; protegiendo a los trabajadores inmigrantes de la explotación; favoreciendo la reunificación familiar; protegiendo el derecho de todas las personas a regresar a sus países de origen; asegurando que los inmigrantes gocen de beneficios públicos y de un proceso justo y eficiente en la obtención de la ciudadanía disponible para epos; concediendo a todos los inmigrantes una total protección amparada en las leyes estadounidenses; y contemplando el origen de las causas de la emigración.
  • Un papel afirmativo, en colaboración con la comunidad internacional, en la confrontación de los conflictos regionales desde el Oriente Medio y los Balcanes, hasta África, Colombia y Timor Oriental. La prestación de ayuda en la resolución de estos conflictos, debe incluir un compromiso de apoyo a las fuerzas de paz internacionales y a los esfuerzos continuados de la reconstrucción a largo plazo una vez finalizado el conflicto.

Construir la paz, combatir la pobreza y la desesperación, y proteger la libertad y los derechos humanos no son sólo imperativos morales, son acertadas prioridades nacionales. Dado su enorme poder a influencia en el mundo, los Estados Unidos tiene la especial responsabilidad de asegurar que existe una fuerza para implementar la justicia y la paz más allá de sus fronteras. "Libertad y justicia para todos" no es únicamente una promesa nacional profunda, es una meta de gran valor para cualquier líder mundial.


Conclusión

Deseamos que estas reflexiones contribuyan a una vitalidad política renovada en nuestra tierra. Urgimos a todos los ciudadanos a registrarse, votar y mantenerse activos en la vida pública, buscando el bien común y revitalizando nuestra democracia.

El llamamiento a la ciudadanía responsable suscita una cuestión fundamental. ¿Qué significa ser un creyente y un ciudadano en el año 2000 y años posteriores? Como católicos, podemos celebrar el Gran Jubileo comprometiéndonos nuevamente a ser portadores de los principios del Evangelio y de las enseñanzas de la Iglesia dentro del foro público. Como ciudadanos, podemos y debemos participar en los debates y alternativas sobre los valores, visión y líderes que configurarán nuestra nación en el siglo venidero. Este doble llamado a la responsabilidad y ciudadanía está en el centro de lo que significa ser católico en Estados Unidos mientras aguardamos con esperanza el inicio del nuevo milenio.


Principales declaraciones católicas sobre la vida pública y los asuntos morales

Los siguientes documentos exploran con más detalles los temas de la política pública que se analizan en Ciudadanos comprometidos.

Protección de la vida humana

Vivir el Evangelio de la vida: Reto a los católicos estadounidenses, 1998*

Fidelidad por toda la vida: Reflexión moral, 1995*

Resolution on Abortion, 1989, sólo en inglés.

Pastoral Plan for Pro-Life Activities: A Reaffirmation, 1985, * sólo en inglés.

Documentation on the Right to Life and Abortion, 1974, 1976, 1981,* sólo en inglés.

Sowing Weapons of War: A Pastoral Reflection on the Arms Trade and Landmines, 1995,* sólo en inglés.

Frutos de justicia se siembran en la paz, 1993*

A Report on the Challenge of Peace and Policy Developments 1983-1989, 1989, sólo en inglés.

The Challenge of Peace: God's Promise and Our Response, 1983,* sólo en inglés.

Síntesis del Desafío de la Paz, versión corta en español.

Welcome and Justice for Persons with Disabilities, 1999,* sólo en inglés.

Nutrition and Hydration: Moral and Pastoral Reflections, 1992,* sólo en inglés.

NCCB Administrative Committee Statement on Euthanasia, 1991, sólo en inglés.

* Se pueden obtener de National Conference of Catholic Bishops/United States Catholic Conference. Para pedirlos, llame al 800-235-8722.

Pastoral Statement of U.S. Catholic Bishops on Persons with Disabilities, 1989,* sólo en inglés.

Llamado del Viernes Santo para abolir la pena de muerte, 1999*

Confrontando la cultura de la violencia: Marco católico para la acción, 1995*

Statement on Capital Punishment, 1980,* sólo en inglés.

Community and Crime, 1978,* sólo en inglés.

Promoción de la familia

Family Guide for Using Media, 1999,* sólo en inglés.

Renovar la mentalidad de los medios de comunicación: Declaración para vencer la explotación del sexo y la violencia en las comunicaciones, 1998*

Statements and Testimony by the USCC Department of Communications Before Congress and the Federal Communications Commission, sólo en inglés.

Compartiendo la enseñanza social católica: Desafíos y rumbos, 1998*

Principles for Educational Reform in the United States, 1995,* sólo en inglés.

In Support of Catholic Elementary and Secondary Schools, 1990,* sólo en inglés.

Value and Virtue: Moral Education in the Public School, 1988,* sólo en inglés.

Sharing the Light of Faith: National Catechetical Directory for Catholics of the United States, 1979,* sólo en inglés; la edición en español está agotada.

To Teach As Jesus Did: A Pastoral Message on Catholic Education, 1972,* sólo en inglés.

Siempre serán nuestros hijos: Un mensaje pastoral a los padres con hijos homosexuales y sugerencias para agentes pastorales, 1997*

Caminen en la luz: Una respuesta pastoral al abuso sexual de menores, 1995*

Sigan el camino del amor: Mensaje pastoral de los obispos católicos de EE. UU. a las familias, 1993*

Cuando Pido Ayuda: Respuesta pastoral a la violencia doméstica contra las mujeres, 1992*

Putting Children and Families First: A Challenge for Our Church, Nation, and World, 1992,* sólo en inglés; la edición en español está agotada.

A Family Perspective in Church and Society: A Manual for All Pastoral Leaders, 1988*' sólo en inglés.

Búsqueda de la justicia social

A Commitment to All Generations: Social Security and the Common Good, 1999,* sólo en inglés.

Cristianos de cada día: tienen hambre y sed de justicia, 1998*

Ethical and Religious Directives for Catholic Health Care Services, 1995,* sólo en inglés.

Una familia en Dios, 1995*

Confrontando la cultura de la violencia: Marco católico para la acción, 1995*

Moral Principles and Policy Priorities for Welfare Reform, 1995,* sólo en inglés.

Frutos de justicia se siembran en la paz, 1993*

A Framework for Comprehensive Health Care Reform, 1993,* sólo en inglés.

Renewing the Earth: An Invitation to Reflection and Action on Environment in the Light o f Catholic Social Teaching, 1992,* sólo en inglés.

Putting Children and Families First: A Challenge for Our Church, Nation, and World, 1992,* sólo en inglés.

New Slavery, New Freedom: A Pastoral Message on Substance Abuse, 1990, sólo en inglés.

Brothers and Sisters to Us, 1989,* sólo en inglés.

Relieving Third World Debt: A Call for Co-responsibility, Justice, and Solidarity, 1989,* sólo en inglés.

Food Policy in a Hungry World: The Links That Bind Us Together, 1989,* sólo en inglés.

Called to Compassion and Responsibility: A Response to the HIV/AIDS Crisis, 1989,* sólo en inglés.

Homelessness and Housing: A Human Tragedy, A Moral Challenge, 1988,* sólo en inglés.

Economic Justice for All, 1986,* sólo en inglés; la edición en español está agotada.

Ejercicio de la solidaridad mundial

Un llamado jubilar para cancelar las deudas, 1999*

Llamado a la solidaridad mundial: Retos internacionales para las parroquias de EE.UU., 1998*

Sowing Weapons of War: A Pastoral Reflection on the Arms Trade and Landmines, 1995,* sólo en inglés.

Una familia en Dios, 1995*

Frutos de justicia se siembran en la paz, 1993*

War in the Balkans: Moral Challenges, Policy Choices, 1993 , sólo en inglés.

Statements on South A frica, 1993, 1994, sólo en inglés.

Refugees: A Challenge to Solidarity, 1992, sólo en inglés.

The New Moment in Eastern and Central Europe, 1990, sólo en inglés.

Toward Peace in the Middle East, 1989, sólo en inglés.

Relieving Third World Debt, 1989,* sólo en inglés.

USCC Statement on Central America, 1987, sólo en inglés.


Notas

  1. Desde 1975 la conferencia de obispos de los Estados Unidos ha llevado a cabo una reflexión sobre "responsabilidad política" en anticipación a cada elección presidencial. Esta declaración sigue con esta tradición. Es un resumen de las enseñanzas católicas sobre la vida pública y sobre temas morales importantes. Estas reflexiones se basan en declaraciones anteriores sobre la responsabilidad política e incluyen temas de varias declaraciones recientes de los obispos como Vivir el Evangelio de la Vida y Cristianos de cada día. Para dar un mayor sentido a las enseñanzas católicas sobre estas materias, hacemos una lista de las declaraciones católicas más importantes al final de estas reflexiones.
  2. Mt 25:31-46.
  3. Juan Pablo II, La Iglesia en América (Ecclesia in America) (Washington, D.C.: United States Catholic Conference, 1999), no. 27.
  4. United States Catholic Conference, Vivir el Evangelio de la Vida: Retos a los católicos de Estados Unidos (Washington, D.C.: United States Catholic Conference, 1998), no. 34.
  5. Dt 30:19-20, Mt 25:40-45, Mt 5:3-12, Mt 13:33, Mt 5:13-16.
  6. La comunidad católica está virtualmente presente en toda la nación, incluyendo casi 20,000 parroquias, 8,300 escuelas, 231 colegios postsecundarios y universidades, 900 hospitales y centros para cuidados de la salud, y 1,400 agencias de Caridades Católicas. La comunidad católica es la proveedora más grande de educación, cuidados de la salud y servicios humanos en Estados Unidos.
  7. United States Catholic Conference, Cristianos de cada día: tienen hambre y sed de justicia (Washington, D.C.: United States Catholic Conference, 1998).
  8. United States Catholic Conference, Vivir el Evangelio de la Vida.
  9. Puede obtener recursos diseñados para ayudar las parroquias y diócesis a compartir el mensaje de cómo ser ciudadanos fieles y organizar esfuerzos no partidistas para el registro de votantes, programas educativos y de intercesión contactando a U.S. Catholic Conference; para más información, Name al 800-235-8722.
  10. Para un análisis más completo de estos tópicos vea el Catecismo de la Iglesia Católica y Compartiendo la enseñanza social católica: desafíos y rumbos.
  11. Éx 22:20-26.
  12. Is 1:21-23; Jer 5:28.
  13. Mt 25:40-45.
  14. Mt 11:5; 5:42.
  15. Juan Pablo II, La preocupación social de la Iglesia (Sollicitudo rei socialis)
    (Washington, D.C.: United States Catholic Conference, 1987), no. 38.
  16. United States Catholic Conference, Vivir el Evangelio de la Vida, no. 5.
  17. Ibid, no. 21.
  18. Juan Pablo II, La crisis ecológica: responsabilidad común, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 1990 (Washington, D.C.: United States Catholic Conference, 1989).
   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org