Priests for Life - Educational Resources
EDUCATIONAL RESOURCES
Columns
Fr. Frank Pavone
Fr. Peter West
Fr. Denis G. Wilde, OSA
Fr. Walter Quinn, OSA

Newsletters

Brochures

Articles
Contraception
Death Penalty
Euthanasia

Books

Church Documents

Inspiring Stories

Audio

Video
OTHER SECTIONS
America Will Not Reject Abortion Until America
Sees Abortion


Prayer Campaign

Join our Facebook Cause
"Pray to End Abortion"


Take Action

Social Networking

Rachel's Vineyard,
A Ministry of Priests For Life


Silent No More Awareness Campaign, A Project
of Priests For Life

Clergy Resources
SIGN UP FOR EMAIL


 

Opresión

P. Frank Pavone
Priests for Life

(Click here for the English version.)

Mi verso favorito del himno «O Holy Night» (Oh, Santa Noche) dice : «Verdaderamente nos enseñó a amarnos unos a otros, ; Su Ley es amor, y Su Evangelio es paz. El romperá las cadenas, porque el esclavo es nuestro hermano, y en Su Nombre, toda opresión cesará.» («Truly He taught us to love one another ; His law is love, and His Gospel is peace. Chains shall He break, for the slave is our brother, and in His name, all oppression shall cease.»)

Opresión. Como la que cada día esclaviza a nuestros hermanos y hermanas que todavía están creciendo en el vientre.

La fuente de toda opresión es el pecado, la rebelión contra Dios y Su voluntad. En Navidad, la opresión se acaba porque precisamente en Cristo, Dios y los pecadores se reconcilian. El mal es conquistado en su raíz. Sin embargo, la victoria todavía se está desarrollando. El Reino ha llegado, pero todavía rezamos, « ¡Venga Tu Reino! » Jesús nos salvó, sin embargo rezamos, « ¡Señor, sálvanos! » Esto no es una contradicción. Es simplemente la realidad que el Reino está creciendo, y Dios nos da un papel para desempeñar en este crecimiento.

¿Cuál es nuestro papel ? Estamos llamados a permitir que la victoria que Cristo ha obtenido, modele nuestras vidas y nuestra sociedad. Combatimos el pecado, nos esmeramos por la virtud, deseamos construir la unidad, justicia y paz.

Por lo tanto, toda opresión debe cesar.

Recibir la buena noticia que « Nos ha nacido un Salvador », es recibir el mismo poder que nos salva del pecado y la opresión, y permitir que nos salve a nosotros. Recibir al Salvador es también aceptar la obligación de participar con El en la salvación de otros. El amor que Cristo nos muestra en Su nacimiento nos impone una carga : de la misma manera que El interviene para salvarnos, debemos intervenir para salvarnos unos a otros. El vino para interponerse entre nosotros y nuestros opresores, y esto le acarreó la cruz. Celebrar la Navidad indica nuestra disposición a interponernos entre nuestros vecinos y sus opresores. Cuando recibimos al Salvador, recibimos a su Salvador.

No hay nada mas opresivo que el aborto. Nunca en la historia de la humanidad ha habido peor forma de esclavitud. No hay afirmación más denigrante que decir que alguien no es una persona, que no es un ente, cuya vida no se reconoce y cuya muerte no cuenta. Este mal es tan atrevido, que de hecho, no solo destruye al niño por nacer, sino que busca el castigo de aquellos que tratan de salvarlo.

Que así sea. Aceptamos la tarea ; compartiremos la carga. « En Su Nombre toda opresión cesará » Participaremos en la liberación de nuestros hermanos y hermanas por nacer. Somos el pueblo que ha escuchado la Buena Noticia de los ángeles : «¡Les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor ! » No vamos simplemente a oir la Palabra. No vamos a celebrar una Navidad superficial que busca la alegría de la temporada pero no busca las victorias del tiempo. No vamos a ser un pueblo que proclama que ha nacido un Salvador, pero que no hace nada para salvar a nadie. En cambio, nos comprometeremos a luchar para acabar toda opresión, al tiempo que recibimos a Aquel que es la Vida.

Priests for Life
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
mail@priestsforlife.org