Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

El obispo y la atea

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
 

El obispo de Sacramento, William Weigand, tiene algo que decirles a los políticos pro-aborto que dicen ser católicos. Doris Gordon, atea, fundadora de "Libertarios por la vida" (Libertarians for Life), también.

El 22 de enero de 2003, el obispo Weigand predicó las siguientes palabras:

"Como su obispo, tengo que decir claramente que cualquiera, político o no, que piensa que es aceptable para un católico ser pro-aborto comete un grave error, pone su alma en peligro y no está en buenas relaciones con la Iglesia. Esa persona debería tener la integridad de reconocer esto y elegir voluntariamente abstenerse de recibir la Santa Comunión hasta que cambie su corazón."

Explícitamente señaló que, de hecho, sus palabras tienen aplicación directa a Gray Davis, el gobernador de California que es pro-aborto y dice ser católico. La homilía del obispo fue noticia a nivel nacional. Y muchos de los fieles dicen que ya era hora.

Sin embargo, expresarse de esta manera es la obligación de un obispo. Más sorprendente para muchos es que una atea diga lo mismo. Mi amiga, Doris Gordon, fundó "Libertarios por la vida" (www.L4L.org) y recientemente escribió el artículo, "Un libertario ateo contesta a los "Católicos pro-elección"" lanzando el siguiente desafío:

"La Iglesia afirma que esos niños son personas con derechos, sin embargo los que se "oponen personalmente" afirman que debería ser una decisión de la mujer destruirlos. Si hay una razón creíble para tal posición, ¿cuál es? La oposición al aborto legal abarca todo el espectro político y religioso. Yo soy atea. Nací y fui criada como judía. El catolicismo no tiene nada que ver con mi comprensión que el aborto está mal, que no es un derecho, y por que no debería ser legal."

Tanto el obispo Weigand cómo Doris Gordon hacen un llamado a la coherencia. Si uno afirma ser católico, debería aceptar las enseñanzas del catolicismo. Es muy sencillo. Más aún, la Santa Comunión refuerza la necesidad de coherencia. Comunión significa "unión con." Recibir la comunión no es magia. Es más bien la cima y fuente de todos nuestros esfuerzos para pensar, desear, elegir y vivir en unión con Jesucristo. Cuando uno conoce la enseñanza definitiva de Jesús expresada en la Iglesia y deliberadamente rehúsa aceptarla, en ese instante, rechaza la "comunión." No tiene más sentido recibir físicamente a Aquel a quien se ha rechazado al aferrarse a la propia doctrina contradictoria.

Más aún, tanto el obispo cómo la atea están diciendo que el aborto está mal no porque lo diga la Iglesia, sino por lo que el aborto es. Simplemente, tomar la vida de un niño no es un acto civilizado. Tampoco lo es robar. La Iglesia se opone al robo, pero no oímos gente quejándose que las leyes que reprimen el robo son una imposición de una doctrina religiosa. Se dan cuenta que robar no sólo viola doctrinas religiosas, viola derechos humanos básicos. También el aborto. La verdad no es muy difícil de entender. Por si lo olvidáramos, afortunadamente contamos con obispos y ateos que nos ayudan.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org