Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

No puede acertar

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
 

Una mirada honesta a lo que es un aborto, y la cantidad de víctimas que ha dejado, alcanzan a revelar que nada supera su gravedad entre todas las "cuestiones relacionadas con la vida". Múltiples documentos de la Iglesia han confirmado esta intuición, repitiendo una y otra vez que la tragedia del aborto exige atención urgente y prioritaria.

Aunque algunos hayan tratado descaradamente de oscurecer y contradecir esta enseñanza, muchos están en condiciones de entenderla y aceptarla. Pues la verdad es mucho más profunda que la afirmación que dice: "Equivocarse con el aborto compensa acertar en otras cuestiones".

La pura verdad es que si uno se equivoca con el aborto, no puede acertar en otras cuestiones.

Permitir el aborto y protestar por los derechos a trabajar, a la vivienda, la educación, la salud y otros, es decir que estos derechos pertenecen a algunos pero no a todos. Obviamente no son propios de aquellos que fueron exterminados por el aborto.

Por lo tanto, estos derechos no pueden ser derechos humanos, porque se ha dicho que no todos los humanos tienen derecho a ellos. Esto hace triviales los otros derechos y los coloca sobre una base oscura y cuestionable.

Si permite el aborto, entonces, ¿sobre que base defiende los otros derechos? ¿Por qué nos preocupamos de los pobres? Porque tienen derecho a comida, vestido y vivienda. Pero, ¿por qué tienen esos derechos? Porque tienen derecho a vivir. Todo se reduce a ese derecho fundacional. El aborto no es la única cuestión, del mismo modo que los cimientos de una casa no son la única parte de la casa. Sin embargo, eliminémoslos y veamos si podemos construir el resto.

La razón por la que estar equivocado sobre el aborto hace imposible acertar en otras cuestiones es que el corazón y el alma de todo "asunto" son precisamente la dignidad de la persona humana, cuyo derecho a la vida no está sujeto al dominio de ninguna otra persona. La dignidad de una persona proviene del hecho que es humana, no que otro decida darle ese derecho en algún momento. Cualquier derecho humano comienza cuando comienza la vida, de lo contrario no es un derecho humano, sino algún tipo de beneficio otorgado por alguna otra razón.

Ahora bien, si puede quitarle el derecho a la vida a algunos humanos, como lo hace el aborto con los niños en el vientre, entonces obviamente podemos eliminar todos los otros derechos humanos de esos mismos humanos, porque ninguno de ellos exige un respeto tal que uno tenga que dejar vivir a las personas para que puedan poseerlos.

Por eso el papa ha dicho que cuando no se protege el derecho a la vida, las protestas por cualquier otro derecho humano son "falsas e ilusorias". Cuando uno se equivoca con el aborto, no puede acertar en nada más.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org