Votación Pecaminosa

 

Fr. Frank Pavone

   
  Puede uno cometer un pecado en el lugar de votación?

Hago esta pregunta en primer lugar porque estamos en un año electoral. La campaña del 2004 está en las noticias por todas partes y se intensificará cada semana que pasa.

Y si Priests for Life tiene algo que decir sobre ella, también se intensificará en las Iglesias y los púlpitos. La razón es simple. No puede haber democracia sin virtud y no puede haber actividad humana divorciada de la ley moral. Y en cuestiones de ley moral, la Iglesia no tiene derecho a estar callada.

Para decirlo de otra manera, la moral tiene que ver con actividades humanas y elecciones humanas. Cada vez que tomamos cualquier decisión sobre lo que hacemos, decimos, y aún pensamos, estamos afirmando o negando la ley moral, y por lo tanto nos acercamos más a Dios o nos alejamos aún más de El. Cada paso que damos en el camino de la vida nos fortalece en la virtud o nos esclaviza del vicio.

Dondequiera que estemos, entonces, es posible realizar un acto virtuoso o cometer un pecado. Puedo estar cantando alabanzas a Dios en el coro en el medio de una liturgia espléndida, pero si pienso deliberadamente pensamientos y juicios duros contra otro de los miembros del coro, he pecado en medio de ese ambiente santo. Al contrario, puedo ser un oficial de policía llamado para investigar una queja dentro de un club nocturno donde se cometen actos inmorales por doquier. Sin embargo, al desempeñar mi deber diligentemente puedo hacer actos virtuosos a pesar del ambiente. En resumen, las únicas zonas "sin virtud" y "sin pecado" están más allá de la tumba.

Ahora bien, el pecado o la virtud son siempre una combinación de mi acción, mi intención y las circunstancias que rodean a ambos. No puedo saber si una foto de dos hombres sacando un aparato de TV de un apartamento es un pecado o una virtud, porque no se si ellos son ladrones o técnicos de reparaciones. Todos los hechos relevantes deben ser considerados y no siempre están todos disponibles.

Observemos un ejemplo de pecado electoral. Un votante cree en el "derecho al aborto", y por esa razón a sabiendas y deliberadamente vota por un candidato que ha prometido proteger esos "derechos." Eso es un pecado. El votante intencionalmente ha ayudado a alguien que intenta promover una actividad violenta y destructiva. El voto en ese caso es similar al acto pecaminoso de tomar parte en una manifestación a favor del aborto, escribir un artículo editorial expresando apoyo por el aborto o de otro modo alentar o facilitar a aquellos que hacen abortos.

Decir esto no tiene nada que ver con ser partidista, porque cualquiera de cualquier partido en cualquier momento puede tomar una posición sobre el aborto y esta enseñanza permanecería igual. Tampoco es "decirle a la gente como votar", sino señalar las implicaciones morales de la votación.