Estacionamiento de Iglesia

 

Fr. Frank Pavone

   
 

Con las primarias desarrollándose en varias partes de la nación y la elección general acercándose rápidamente, se acercan a muchos párrocos personas que desean distribuir literatura de campaña en el estacionamiento de la Iglesia o que simplemente lo hacen por su cuenta.

¡ Son personas que han oído el llamado de la Iglesia a involucrarse en la transformación de la sociedad ! Han entendido lo que quiso decir el Concilio Vaticano II cuando habló del « apostolado de los laicos » y su llamado especial a estar en el mundo como testigos de Cristo. Han aprendido lo que la Iglesia enseña sobre la trágica separación entre fe y vida que lleva a que muchos rindan culto en un rincón pero no cambien el mundo.

Por ello prestan atención a las elecciones. Averiguan quienes se presentan y hacen una decisión a conciencia sobre cual es la mejor persona para ejercer un cargo público de manera que promueva el Reino de justicia, vida y paz de Dios. Y ahora están dando un paso concreto y tratan de informar a quienes creen como ellos entregando literatura en el lugar donde tienen más posibilidades de encontrarlos.

Y ¿qué pasa entonces? ¡A menudo los echan de las propiedades! ¡Los mismos párrocos que fueron ordenados para avivar esos dones para que se involucren en cambiar el mundo ahora los sancionan por ejercer esos dones!

No hay razón para echar a ese gente de la propiedad simplemente por poner literatura en los autos. Entre los abogados que nos asesoran en Priests for Life se encuentran James Bopp, Jr. y Barry Bostrom, quienes se cuentan entre los mejores especialistas del país en legislación tributaria y en aquello que las Iglesias pueden hacer en relación a las elecciones. En una carta reciente nos asesoran de la manera siguiente :

« La distribución de material de campaña por otros en el estacionamiento de la iglesia no pone en peligro la exención impositiva de la iglesia. El simple permiso para distribuir el material de campaña por otros en el estacionamiento de la iglesia no está regulado por el Código de Impuestos (Internal Revenue Code). El Código y sus regulaciones están diseñadas para limitar solamente las actividades y gastos de las organizaciones sin fines de lucro. La distribución de material de campaña por terceros en el exterior, en un estacionamiento público, no es una actividad o gasto de la iglesia… »

« En la mayoría de los estados hay decisiones de cortes estatales afirmando que estas actividades están protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y/o la Constitución del estado, y por lo tanto, la iglesia no sufrirá consecuencias adversas como resultado de esa actividad. Hay muchos casos reconociendo la libertad de expresión de individuos y protegiendo el discurso y las peticiones ejercidas razonablemente en áreas públicas, aún cuando la propiedad sea privada…. »

« En otras palabras, las iglesias no sólamente pueden permitir que se distribuyan proclamas de campaña en sus estacionamientos ; no pueden prohibir esas distribuciones porque los estacionamientos son abiertos al público. »

Estoy muy agradecido por esta orientación de expertos.

¿No sería bueno si dejáramos de preocuparnos por lo que pasaría si hacemos algo, y empezáramos a preocuparnos por lo que pasaría si no hacemos nada ?