Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Dos horas históricas

P. Frank Pavone, Priests for Life

Versión en Inglés

Algo así no ocurría desde la época del Presidente Lincoln.

El martes 4 de diciembre de 2001, durante dos horas históricas y a la vez sagradas, aproximadamente un tercio del Senado y la Cámara de Representantes, incluyendo miembros de ambos partidos, se arrrodilló en oración solemne como gesto de arrepentimiento. Esto no ocurrió en una iglesia, ocurrió en la Rotonda del Capitolio.

Las sillas estaban dispuestas en círculo de manera que todos miraran al centro. Los micrófonos estaban instalados en los pasillos. En el centro del círculo estaban los oradores junto a un reclinatorio y un micrófono. Había otros reclinatorios ubicados en el sector donde se iba a sentar la gente. Se divisaban claramente los murales de la Rotonda con escenas de gente orando. Uno de ellos muestra el bautismo de Pocahontas. El otro muestra a los peregrinos estudiando la Biblia. Otro mural muestra a George Washington renunciando su comisión, mientras tiene en la mano una copia de su oración por los estados y por los gobernadores.

Era un día nacional de reconciliación. La presencia de Dios, el amor de Dios y nuestra necesidad del perdón y la protección de Dios eran los temas dominantes. "Quién convocó esta reunión... Dios lo hizo!" Con esas palabras del capellán del Senado, Lloyd John Ogilvie, comenzó el encuentro.

Un senador dijo que durante la reunión pudo sentir que Dios perdonaba a nuestra nación. Otro funcionario electo tuvo la visión de una tribu de Estados Unidos marchando hacia los límites de la protección soberana de Dios, mientras los líderes que se encontraban parados en el borde les hacían señas para que dieran la vuelta.

El corazón de este encuentro es la promesa de Dios en 2 Crónicas 7:14, "si mi pueblo, sobre el que se invoca mi nombre, se humilla, ruega y me busca la cara, si se aparta de sus malos caminos, yo oiré desde los cielos y le perdonaré su pecado y curaré la tierra."

Los creyentes debemos alegrarnos que este encuentro haya tenido lugar. Si bien el mayor pecado de los Estados Unidos, el aborto, no se mencionó explícitamente, se sentaron la bases para un arrepentimiento nacional. Después de todo, la actitud de oración humilde y adoración es completamente contraria a la actitud "pro-elección." (pro-choice). La oración y la adoración dicen a Dios: "Tu eres Señor mío, de mi vida, y de mis elecciones." La postura pro-elección (pro-choice) afirma: "Yo soy el Señor mío, de mi vida y de mis elecciones." Estas dos posturas no pueden combinarse y si pasáramos suficiente tiempo de rodillas, la adoración comenzaría a remplazar la mentalidad destructiva del aborto.

Nuestras vidas pública y privada no pueden divorciarse. No puede haber una separación completa entre las creencias de uno y la forma en que desempeña la función pública. Como lo afirman los Obispos de los Estados Unidos, "tampoco podemos vivir el Evangelio de la Vida como si fuera una devoción privada. Los católicos estadounidenses debemos vivirlo vigorosa y públicamente, como una cuestión de liderazgo nacional y testimonio, o no viviremos de ninguna manera." (1998, Living the Gospel of Life, n. 20)

Las escrituras nos instan a rezar por nuestros líderes y nuestra nación. Quizás lo que pasó el 4 de diciembre, aunque no tuviera el brillo que dan los medios masivos de comunicación, nos acercará un paso mas hacia una cultura de la vida.

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org