Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

LEALTADES POLITICAS

HOMILIA EN EWTN EL 26 DE SEPTIEMBRE DEL 2002

P. Frank Pavone, Priests for Life

(Click here for transcript in English.)

(Click here to listen.)

Hermanos y hermanas, una forma en la que comprendemos como era Jesús, es al leer con quien lo comparaba la gente. Este día, nos encontramos con un narrativo de lo que la gente decía de Jesús, "unos decían que era Juan el Bautista o Elías u otro profeta."

Había ciertas cualidades de Jesús, ya fuese su estilo de hablar, o su forma de comportamiento, que le hacia recordar a la gente sobre estos otros personajes, por lo tanto, lo que leemos en las escrituras sobre estas otras gentes, nos revela de cierta manera algo acerca de Jesús. Pues ¿adivinen qué? Si eso nos revela algo acerca de Jesús, entonces nos revela algo sobre nosotros. Puesto que somos el pueblo de Cristo, el cuerpo de Cristo, quienes hemos sido llamados a imitarlo y de hecho a continuar su misión en la tierra.

Una de las cualidades que tenían Juan el Bautista y Elías, fue que retaron a los reyes. Los retaron directa y poderosamente a vivir de acuerdo a las leyes de Dios. Juan le dijo a Herodes sobre su quebrantamiento de la ley de Dios con respecto a estar casado con la esposa de su hermano. Juan dio testimonio ante las autoridades civiles que ellos no tenían el poder de cambiar las leyes de Dios.

¿Se recuerdan de Elías? Confrontó al rey Ahab sobre la adoración y culto a dioses falsos. Le recordó que había solo un Dios, único y verdadero. Y por eso, se encontró con muchos problemas. De hecho, ambos se vieron en bastantes problemas con las autoridades civiles. Sin embargo fueron recompensados por la única autoridad que tiene poder de decir algo al respecto. El mismo Dios.

Este es mi punto, Estos hombres tuvieron la oportunidad de retar a los reyes. Ustedes y yo tenemos la oportunidad no solo de retarlos sino de escogerlos. Escogerlos. ¿Acaso no creen que tenemos la responsabilidad de escoger a quienes serán nuestros líderes?

Leemos en el Antiguo Testamento que la manera en la que actuaban los reyes era para guiar a la gente a renovar la alianza con la que Dios los había bendecido o para guiarlos en contra de esa alianza.

Era o para una o para otra y si leemos el Antiguo Testamento, vemos que en los tiempos, la historia pareciera un péndulo que se balancea de un lugar a otro. Vemos a los reyes fieles, que guiaban al pueblo en las maneras de Dios y la tierra era bendecida y vemos a los reyes infieles que llevaban a la gente hacia el pecado y la tierra era maldita porque Dios permitía que sus enemigos la conquistaran. Eso no era un problema de política, sino un problema espiritual. El Antiguo Testamento es una historia Teológica. El pueblo que se revelaba en contra de Dios, no solo sufría espiritualmente, sino políticamente también.

Igualmente es ahora. Nuestros líderes en el gobierno civil nos llevarán ya sea a vivir de acuerdo a las leyes de Dios o en rebeldía a sus leyes. No estoy diciendo que alguien se levantará y comenzará a gritar "luchemos en contra de Dios". Lo que digo es que dirán, como por ejemplo, "el matrimonio no es necesario entre hombre y mujer, autorizaremos leyes que permitan la legitimidad de matrimonios del mismo sexo." Díganme si eso es mejor que el rey Ahab, al rendirle culto a dioses falsos.

Hermanos y hermanas, si creemos que el gobierno tiene la autoridad de cambiar las leyes de Dios, es mejor que comencemos a adorar algún templo o un ídolo porque no existe diferencia entre eso y la violación de la alianza. Si escogemos, votando, a alguien para un cargo público que va a hacer lo mismo, es como si fuéramos los domingos a rendirle culto a ídolos. Estamos igualmente violando las leyes de Dios.

Por supuesto que si alguien dice que quiere ser nuestro líder, nuestro senador, gobernador, presidente, o un juez pero diga que está bien que el gobierno permita que se asesinen a los niños no nacidos. Y siempre y cuando las mujeres digan que no interferirán, que son pro-choice, o de libre decisión. ¿Creen que si alguien vota por una persona así, no esta violando las leyes de Dios? ¿Acaso no saben que sí tenemos responsabilidad ante Dios? ¿Que cuando se escogen a los líderes, tenemos responsabilidad aunque sea un poco, por si respetarán o no las leyes de Dios? Somos responsables de que los que pasarán leyes en nuestra sociedad tengan noción de que existe una autoridad mayor a quien ellos y nosotros estamos sujetos a obedecer.

Hermanos y hermanas, actualmente nuestros líderes no están construyendo templos de adoración a dioses falsos, pero cuando se toman el derecho de asesinar a los no nacidos o al redefinir al matrimonio o cualquier cosa que hagan que vaya en contra del Evangelio, entonces nos están guiando a la falsa adoración. Tenemos un deber, no solo una oportunidad, un deber de tomar parte activa en el proceso de que esta gente sea puesta en cargos públicos o sean retirados del gobierno.

Permítanme decirles que la pregunta que más me hacen en todo el país es "¿cuándo, los obispos comenzarán a excomulgar a los políticos Católicos liberales? " Esta pregunta no solo se hace aquí en los Estados Unidos sino que en todo el mundo. Yo no pregunto eso, tampoco digo qué es lo que nuestros líderes espirituales deben hacer. Lo que digo es que la pregunta es constante y una de las respuestas que he escuchado de algunos en Roma es "bueno, en las democracias tienen una manera de tratar con ese problema, se llama elecciones." Sáquenlos del puesto que tienen. Como un pueblo Cristiano, si los líderes los están llevando en el camino no-Cristiano, voten por alguien que sea diferente.

Por lo tanto, quiero preguntarles algo, pero antes de hacerlo, quiero hacerles ver la importancia de las elecciones en las que aquí en Estados Unidos comenzaremos muy pronto, las elecciones de Noviembre. No son como las de hace dos años, no estamos eligiendo a un presidente pero son igualmente importantes ¿por qué? Porque cuando hablamos de temas como las políticas de nuestra nación sobre el matrimonio o sobre la protección de la vida, no estamos hablando simplemente sobre los hechos del presidente. Hablamos sobre las decisiones de los jueces, sobre las acciones del Congreso. En estas elecciones estaremos eligiendo un número muy significativo para el Congreso, la casa de Representantes y el Senado. Esta es la gente que no solo estará definiendo que tipo de valores tendremos en cuando al matrimonio, a la vida, la familia, o a los valores Cristianos, sino que ellos determinarán que leyes le pasan al presidente para que las apruebe o las rechace y qué tipo de leyes salen de los comités.

Hay que entender cual es el proceso de cómo se hace una ley. Podríamos tener al mismo San Pablo haciendo leyes pero si la gente de los comités no las pasa, no saldrán a ningún lado. En otras palabras, el partido que está en poder y sus filosofías determinarán si las leyes que contradicen sus lineamientos saldrán del todo a ser discutidas o no, aunque tengan el apoyo total del Presidente. El presidente no podrá firmarlas si no salen de los comités.

Igualmente es con los jueces. Piensen sobre los cambios radicales que se llevaron a cabo en la última generación. Nos mira directamente a los ojos la legalización del aborto. Eso no vino solo porque la gente voto así. Eso es el resultado de la decisión de jueces que no fueron elegidos. No solo en la corte Suprema pero los que están a niveles de cortes inferiores. Tenemos tantos jueces que hacen decisiones sobre la vida, mortalidad, la familia, etc. Ellos toman las decisiones finales porque el 98% de los casos no llegan a la corte Suprema. Porque la corte suprema solo maneja el 2% de todos los casos y eso significa que las cuestiones de vida y moralidad se definen en cortes locales.

¿Por qué digo esto? Hermanos y hermanas, es el Senado de los Estados Unidos quien confirma a estos jueces. Es el Presidente quien hace las nominaciones y el Senado toma la decisión de si esos hombres o mujeres terminarán teniendo esa gran responsabilidad de juzgar las cosas que nos afectan a todos. En otras palabras, los jueces no son elegidos, pero de cierto modo si lo son, porque al elegir a la gente del Senado, indirectamente los elegimos a los jueces.

No tenemos mucho tiempo para seguir en esto pero espero que vean lo que estoy diciendo. Que sin importar si va o no a votar el 5 de Noviembre, o de cómo vota, es críticamente importante para el futuro de la alianza en este país y en el mundo.

Dos preguntas sencillas. ¿Se han registrado para votar? Nuestros obispos publicaron un documento "Vivir el Evangelio de la Vida" en 1998. En dicho documento nos dicen que nuestra participación en el proceso de elección es una obligación no una opción, una obligación. Participar en este proceso es una virtud. No tiene nada de virtuoso quedarse en casa y orar en el día de elecciones. Tenemos que salir y votar.

Tal vez no pueda salir de casa. Pausemos un momento. Hay bastante gente que se unen por televisión y radio y no les es fácil ir a votar. Entonces ¿qué hacer? ¿Significa esto que no tienen voz? ¿Significa que su voto no cuenta? No, significa que debe utilizar una papeleta de ausencia. Asegúrense de que si están en una situación de no poder salir, que un amigo o familiar les consiga una papeleta de ausencia. La llenan en la privacidad de su hogar y la envían por correo. Tal vez hay gente que estará fuera del Estado, en la universidad o por lo que sea. Lo mismo aplica. Asegúrense de no perder su voto solo por no estar físicamente el día de elecciones en su ciudad. Pero, ¿están registrados y piensan votar?

Segundo, ¿saben algo sobre la gente por quien van a votar? ¿Saben quien esta postulándose en su Estado para el Senado, o para el Congreso? ¿Conoce a estas gentes? Si no los conocen, todavía tienen tiempo para averiguar y comparar analogías de las Sagradas Escrituras. Ellos nos guiarán en los caminos de la alianza o nos llevarán hacia el pecado.

No digo que son responsables por nuestros pecados. Digo que son responsables por el clima moral de este país y del mundo. Y si son responsables, no son solo ellos, sino nosotros también por nuestro voto. No quiero decirles por quien votar, les pido que voten y que voten con una conciencia Cristiana. Les pido que voten de manera informada. Les pido que averigüen quien se está postulando en su Estado y que los comparen con la gente de los Evangelios.

¿Creen en el Evangelio? Entonces voten debidamente. Si no saben, entonces antes de terminar el día, averigüen. Hay bastante información sobre quién es quién, si apoyan a los que asesinan a los niños o si apoyan al plan de Dios en cuestiones de moralidad.

Finalmente, algunas personas no les interesan quienes están en la papeleta. Permítanme decirles de nuevo. Algunos votan bien y votan fielmente, pero no les importa el nombre de quién está en la papeleta. Le ponen más atención a la pequeña letra que va detrás del nombre la cual indica el partido al que ese nombre pertenece. Permítanme decirles que si solo votan de acuerdo al partido y no saben si la persona respeta las leyes de Dios, ustedes están fallando en su obligación moral. Si van a votar diciendo "voy a votar por el partido que mi Padre votaba o por el que mi abuelo votaba, que tenemos una tradición familiar, tradición cultura, etc." Están fallando.

Entonces hermanos y hermanas, ya es hora de averiguar si el partido tiene respeto a las leyes de Dios. Hay partidos que no tienen respeto. Hay partidos que apoyan cada tipo de abominación y hacen ver al rey Ahab como candidato para la Canonización. Hay partidos que apestan. No hablo de política sino de moralidad. No me interesan las políticas, lo que me interesa es la ley de Dios, esa es mi función como sacerdote.

Hermanos sacerdotes, permítanme dirigirme a ustedes por un segundo. Tengan cuidado del espíritu que es sordo y mudo. Recuerden que Jesús le sacó a una persona el espíritu que lo hacía mudo. Fuimos ordenados para proclamar la palabra de Dios y algunos hemos sido infectados por el espíritu mudo en nuestras iglesias. Vienen las elecciones y "silencio, no dicen nada, silencio, perderán su estatus de libres de impuestos". ¡Tonterías! Las grandes leyes de esta gran nación nos dan suficientes oportunidades para hablarle a la gente sobre las obligaciones que tienen de votar. Las leyes no nos requieren que permanezcamos en silencio, nuestros miedos nos convencen a quedarnos callados. Ya es hora de romper el silencio y pedirle a la gente que se levanten, que escojan líderes que sean gente de Dios, que les importe la vida y el plan de Dios, que les interese la alianza. Están ya sin tiempo queridos hermanos y hermanas. Continuemos nuestro culto y renovemos la alianza ahora mismo diciendo Señor, estoy aquí para hacer lo que se deba hacer. Amen.

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org