Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Un asunto del corazón

Versión en Inglés

P. Frank Pavone, Priests for Life

Priests for Life agradece a los obispos de los Estados Unidos por su declaración «Un asunto del corazón» (A Matter of the Heart) emitida en conmemoración delpróximo trigésimo aniversario del fallo Roe vs. Wade (veáse www.usccb.org/bishops/heart.htm)

Esta declaración está llena de esperanza ydeterminación, afirma que « Roe vs. Wade debe revertirse », y señala algunos signos de progreso.

La palabra « corazón » se emplea frecuentemente en la declaración. Se habla con especial énfasis de los corazones amantes y esperanzados de los jóvenes. Se habla de los corazones de los niños quebrantados por el aborto. Se habla de los corazones de aquellos que están tentados a abortar, y aquellos corazones rotos por haber abortado su hijo. Los obispos señalan que debemos procurar conocer estos corazones. No somos ajenos al mal, la tentación y el pecado. Todos hemos abortado la voluntad de Dios en nuestras vidas. Conoceremos los corazones de las mujeres y los hombres atrapados por el aborto en la medida en que procuremos conocer nuestros propios corazones con honestidad y coraje.

La declaración nos llama a alcanzar los corazones heridos por el aborto y darles esperanza. El aborto no es solamente un pecado contra la vida, sino un pecado contra la esperanza. Afirma que no hay futuro, que no hay una razón lo suficientemente buena para luchar por la vida. Afirmar la vida, por el contrario, es decir que hay lugar para la esperanza, y que hay espacio para recibir al no deseado. La bienvenida abre la puerta a la esperanza y la esperanza abre la puerta a la vida.

Al llamar a ejercer un ministerio del corazón, los obispos también lo ejercen en esta declaración con su promesa que la Iglesia está dispuesta a asistir a todas las embarazadas necesitadas y a acompañar a todos aquellos que necesitan arrepentimiento, sanación y perdón.

El hecho que la defensa de la vida sea « un asunto del corazón » obviamente no excluye a los asuntos legales, porque esta declaración llama a revertir la ley. Las asuntos del corazón y los legales se afectan mutuamente de una manera profunda.

El mal, sin embargo, como nos dijo el Señor, fluye de lo que está en el corazón. Nadie tiene que elegir o tolerar el aborto. Ninguna nación o funcionario público debe sentirse obligado a defender una « ley de la nación » que invierte la ley de Dios. El corazón es libre cuando reconoce la verdad y elije lo que es bueno, a pesar de la atracción superficial del mal. El corazón es puro cuando le pertenece a Dios y por lo tanto pertenece a la vida.

El sentido más fundamental en que el esfuerzo pro-vida es un « asunto del corazón » es que para acabar con el aborto, nuestros corazones deben estar quebrantados. Este mal no puede ser algo que simplemente conocemos o debatimos. Tenemos que dejar que nos afecte, que nos haga llorar, que nos ponga de rodillas. « Bienaventurados los que lloran,» porque solo cuando nuestros corazones estén partidos van a estar lo suficientemente abiertos para recibir la victoria que ya se ha obtenido, la victoria de la verdad sobre las mentiras, de la esperanza sobre la desesperación, de la vida sobre la muerte.

En efecto, este es un asunto del corazón.

 

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org