Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Una prueba para todos

P. Frank Pavone, Priests for Life

El caso de Terri Schindler-Schiavo constituye una prueba para todos nosotros.

No es una prueba para saber si vamos a asesinar a personas con discapacidades cognoscitivas negándoles la comida y el agua. Esa prueba ya la hemos reprobado, porque eso ocurre a diario en todo el país.

El caso de Terri, en cambio, es una prueba para ver si nos despertamos y nos damos cuenta que permitir que los pacientes decidan si quieren ser asesinados significa que algunos pacientes serán matados contra su voluntad.

A veces la gente deja instrucciones diciendo que tipo de tratamiento quiere o no quiere. Pero Terri no dejo ese tipo de instrucciones, y sus parientes y hermanos dicen que nunca indicó que quisiera ser deshidratada y hambreada hasta la muerte. Por supuesto, el problema es que si morir es un "derecho", entonces, ¿por qué privar de él a aquellos que olvidaron decirnos que lo deseaban? ¿Deberían ejercer este "derecho" sólamente aquellos que se encuentran lo suficientemente bien como para expresarse?

Ya que estamos, ¿por qué debe limitarse el derecho a escapar una pesada existencia a aquellos que tienen una discapacidad cognoscitiva u otras enfermedades? ¿Qué del adolescente cuya vida se ha vuelto insoportable porque perdió a su novia, reprobó sus cursos, y lo sacaron del equipo de football? Si ese estudiante señala que desea morir, llamamos a las líneas de asistencia al suicida. Sin embargo, estamos allanando el camino para que las cortes decidan que esos adolescentes deberían ser libres para acabar con sus vidas.

Alguien que aboga por la muerte de Terri, reaccionó a la reinserción de la sonda declarando que es "sencillamente inhumano y salvaje interrumpir el proceso de su muerte". Pero Terri Schindler-Schiavo no es un paciente moribundo. Simplemente, no funciona al mismo nivel que el resto de nosotros. Hasta que le quitaron la comida y el agua, no había un "proceso de muerte" en curso. Eso es lo inhumano y brutal.

Y esta es una prueba para todos nosotros, a ver si recordamos la diferencia.

Aunque existen tratamientos inútiles, no existe tal cosa como una vida inútil. Mas aún, la comida y el agua constituyen el cuidado mas elemental. No volvemos de una comida diciendo que acabamos de recibir nuestro último "tratamiento médico".

Las padres y hermanos de Terri son héroes. Si no fuera por su deseo de ocuparse de Terri a pesar de sus limitaciones, la habrían matado sin que ni siquiera nos enteráramos de su nombre. El futuro de la sociedad está determinado por la fuerza, o debilidad, de la familia, su disposición para ocuparse o su deseo de matar.

Algunos han dicho que el gobierno debe mantenerse al margen de este caso, y que no era asunto del gobernador Jeb Bush ordenar que le dieran comida y agua a Terri. Pero Jeb Bush, también es un héroe. El entiende que a ningún funcionario público le está permitido dar la espalda a aquellos miembros del público que son maltratados. El, y muchos otros, han pasado la prueba que este caso ha puesto delante nuestro.

Nos toca a nosotros hacer lo mismo.

 

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org