Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Consejo Inútil

Fr. Frank Pavone

National Director, Priests for Life

(Click here for the English Version)

"No podemos decirle a la gente como tiene que votar".

Oigo esa frase a menudo. Quienes la pronuncian en la Iglesia a veces piensan que están dando consejos claros sobre lo que la Iglesia y otras organizaciones exentas de impuestos tienen prohibido hacer.

Pero no es un consejo nada claro. De hecho, es un consejo totalmente inútil.

Si lo que queremos decir es que de acuerdo a la ley vigente, las iglesias no pueden decir "Vote por John Smith", debemos decir entonces: "De acuerdo a la ley vigente, las iglesias no pueden decir "Vote por John Smith"".

Pero hay muchas otras cosas que las iglesias pueden decir y han dicho. Los obispos católicos de los Estados Unidos, por ejemplo, han escrito el siguiente párrafo en su documento de 1998. Viviendo el Evangelio de la Vida (Living the Gospel of Life).

"Alentamos a todos los ciudadanos, especialmente los católicos, a abrazar su ciudadanía no solamente como un deber y un privilegio, sino como una oportunidad para participar significativamente en la construcción de la cultura de la vida. Cada voz cuenta en el ámbito público. Cada voto cuenta. Cada acto de ciudadanía responsable es un ejercicio significativo de poder individual. Debemos ejercer ese poder de manera de defender la vida humana, especialmente la de los hijos de Dios que no han nacido, son discapacitados o vulnerables de cualquier otro modo. Tenemos los funcionarios públicos que nos merecemos. Su virtud, o falta de ella, no es solamente un juicio sobre ellos, sino sobre nosotros. Por ello, exhortamos a nuestros conciudadanos a ver más allá de la política partidista, analizando críticamente la retórica electoral, eligiendo sus líderes políticos de acuerdo a principios, no por su afiliación partidaria o el mero interés privado". (n. 34)

¿Le dijeron o no le dijeron a la gente como votar?

Que me dicen de este renglón tomado de la Nota Doctrinal sobre la conducta de los católicos en la vida política: "la conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral". (n. 4)

¿Acaso les dijo el Vaticano "como votar" o no?

Obviamente, afirmar que "no podemos decirle a la gente como votar" es de una vaguedad tal que no tiene mayor sentido. Una cosa es si pensamos en apoyar públicamente candidatos. La Iglesia como institución no puede hacerlo, pero los pastores y los fieles individualmente, como así también organizaciones que no están sujetas a restricciones, ciertamente pueden hacerlo. De hecho, es una obra de misericordia espiritual informar al prójimo sobre los candidatos y exhortarlos a que voten por la mejor opción.

Pero aún sin apoyar públicamente, la Iglesia puede y debe darle a la gente una guía moral sobre como votar, del mismo modo que el Vaticano y los obispos estadounidenses lo hacen en las citas mencionadas anteriormente. Si dejamos de dar esa guía, fallamos en nuestra misión de ser luz del mundo y nos volvemos igual de irrelevantes que una lámpara bajo el celemín.

Esa omisión sería especialmente grave cuando nuestros votos afectan las vidas y muertes de decenas de millones de niños sumamente indefensos, amenazados por el aborto. Si la Iglesia no puede hablar en tiempos como estos, entonces, ¿para qué están las piedras de nuestros grandes edificios? En efecto, si nos quedamos callados, las mismas piedras gritarán.

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org