Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Esperanza Pascual

Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life

Versión en Inglés

El dolor es muy extraño. Puede hacer que no veamos lo que realmente ocurre en nuestras vidas y puede impedir que reconozcamos a algunas personas importantísimas que conocemos.

La mañana de Pascua, María Magdalena estaba llorando desconsolada junto al sepulcro. El mismísimo Jesús estaba parado allí. Pero como nos dice el Evangelio según San Juan ella “no sabía que era Jesús” y pensó que era el jardinero. “Le dice Jesús: “¿Mujer, por qué lloras? ¿A quién buscas?’” La causa de su dolor iba a ser removida por Aquel que le estaba preguntando sobre éste. No se daba cuenta que el motivo por el que lloraba ya había sido eliminado. El Señor estaba presente.

La tarde de Pascua, dos de los primeros cristianos iban caminando de Jerusalén a Emaús, “conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado. Y sucedió que mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y conversó con ellos; pero sus ojos estaban retenidos para que no le conocieran. El les dijo: “¿De qué discutís entre vosotros mientras vais andando?”” Una vez más, la razón de su dolor había sido eliminada por Aquel que ahora les preguntaba sobre su dolor. El Señor estaba presente y caminaba con ellos. Sus corazones comenzaron a arder en su interior.

En la medida que la Iglesia continua lidiando con la tragedia del aborto, se enfrenta no solamente con un pecado contra la vida, sino con un pecado contra la esperanza. No vemos al “aborto” cuando caminamos por la calle. Lo que vemos es a una mujer, una hija de Dios, que ha sido atrapada por las garras de la desesperación. Aún si sabe que el aborto está mal, como lo sabe la mayoría, no ve otra salida. Ella también siente dolor. Siente que debe elegir entre la vida del niño y su vida. La perspectiva de tener el hijo es, psicológicamente, como la “muerte” para ella, la muerte de sus planes, su libertad, su futuro.

El dolor es extraño. Puede hacer que no veamos el valor de un niño.

También puede impedir que veamos la presencia del Señor. El camina con nosotros en medio de nuestro dolor y nos pide que lo compartamos con El para eliminarlo definitivamente. Así como el Señor estaba presente aquella primera Pascua junto a quienes pensaban que lo habían perdido, así está presente hoy entre los que sufren. Está presente entre los que tienen tanto miedo y desesperación que llegan a matar a sus propios hijos.

El Señor está presente a través de su Iglesia. Nosotros, el Pueblo de la Vida, dialogamos con la mujer tentada a abortar. “¿Por qué lloras?” Aprendemos de sus necesidades, sus miedos y le mostramos que no está sola. Caminamos con ella, como el Señor caminó con sus discípulos dolientes. Proveemos esperanza. La llamamos por su nombre, compartimos el pan con ella, la acercamos a otros discípulos, le llevamos la fuerza de la Eucaristía.

El aborto huirá en presencia de la esperanza pascual. El Señor todavía camina con su pueblo. 

Más artículos

 

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org