Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

ADICIONES PRO-VIDA PARA EL BOLETIN

Serie 5

 

"Algunas autoridades católicas elegidas han adoptado el argumento de que, mientras que ellos personalmente se oponen a tales males como el aborto, no pueden imponer sus puntos de vista religiosos en la sociedad en general. Este es un serio error por varias razones. Primero, en cuanto al aborto, cuando empieza la vida humana no es una creencia religiosa sino un dato científico-un hecho sobre el cual hay un acuerdo claro hasta entre los principales proponentes del aborto. Segundo, la santidad de la vida humana no es sólo una doctrina católica sino parte del patrimonio ético de toda la humanidad, y un principio fundamental de nuestra nación. Finalmente la democracia no se ayuda con el silencio. La mayoría de los estadounidenses reconocería que en esta declaración hay una contradicción: "Aunque estoy opuesto personalmente a la esclavitud, al racismo o al sexismo, no puedo imponer mis ideas personales en el resto de la sociedad". El verdadero pluralismo depende de si la gente con convicciones lucha vigorosamente para promover sus creencias por todos los medios éticos y legales a su disposición." (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.24).

"Los católicos estadounidenses han buscado por mucho tiempo asimilarse a la vida cultural de este país. Pero al asimilarse, hemos sido frecuentemente totalmente "dirigidos". Hemos sido cambiados demasiado por nuestra cultura, y no la hemos cambiado lo suficiente. Si somos levadura, debemos llevar todo el Evangelio a nuestra cultura, un Evangelio de vida y alegria. Eso es nuestra vocación de creyentes. Y no hay un mejor sitio para empezar que con la promoción de la belleza y la santidad de la vida humana." ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.25).

"Por ser los maestros principales de la Iglesia, tenemos pro tanto que explicar, persuadir, corregir y amonestar a los que desde sus funciones de liderazgo contradicen el Evangelio de la vida con sus acciones y política. Las autoridades católicas en la vida pública que desoyen la enseñanza de la Iglesia sobre la inviolabilidad de la persona conspiran indirectamente en la matanza de vidas inocentes." ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.29).

"Católicos con el privilegio de servir en puestos públicos de liderazgo tienen el deber de poner su fe en el corazón de su servicio público, especialmente en aquellos asuntos que tocan la santidad de la vida humana. Tomás More, el antiguo canciller de Inglaterra que escogió entregar su vida antes que traicionar sus convicciones católicas, al dirigirse a su ejecución pronunció estas palabras: 'Muero como el buen siervo del rey, pero de Dios primero'" ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.31).

"En una época de engaños, muchos votantes están hambrientos de tener algo substancioso. Ellos admiran y apoyan figuras políticas que hablan sinceramente por sus convicciones morales. Nosotros, por nuestra parte aplaudimos a los católicos y a otras autoridades públicas, que con valentía y determinación usan sus puestos de liderazgo para promover el respeto por toda la vida humana." ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.31).

Priests for Life Material - Spanish

 

 

 

 

 

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org