Tenemos un Dios Familia






Hoy celebramos en toda la Iglesia Católica la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Ese Dios amoroso, Padre, Hijo y Espíritu Santo que vive en nuestros corazones por el bautismo. Misterio primiariamente para ser contemplado en silencio.
Tenemos un Dios que es familia. Es el Misterio del Amor hecho comunión. La Santísima Trinidad es el icono o modelo de cómo debemos vivir, entregándo nuestra Vida por Amor.

Cuando fui párraco y celebraba esta Solemnidad con la comunidad, solía encender tres cirios grandes y, en el centro de la Iglesia cuando comenzaba la homilía, llamaba a tres jóvenes que venían con los cirios encendidios que tenían cada uno una llama grande y muy hermosa, entonces les pedía que acercaran las tres llamas y las unieran. Entonces les decía así es nuestro Dios, un Dios “tres en Uno”, y “tres en Uno” de puro amor, como la llama ardiente de estos tres cirios unidos en una sola llama ardiente de Amor.

San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia y místico, usó esta imagen de la llama para expresar la experiencia dulce-cálida de la unión de nuestra alma con Dios.

Pues bien, toda esta experiencia de comunión tiene un modelo muy especial en la madre que concibe un hijo en sus entreñas.
No hay un nivel de unión mayor en la naturaleza que pueda expresar la comunión de Dios con el hombre que la maternidad y, sin embargo, hoy en nuestro mundo “civilizado”, la maternidad en muchos sitios es la expresión de justamente lo contrario, es expresión del extremo del desamor encarnado en el aborto: el asesinato vil de los seres humanos más indifensos, los bebés por nacer y teniendo por colaboradora a su propia madre. Sin lugar a dudas y, consultado con exorcistas, la obra primera del maligno en nuestro mundo.

Se que es muy duro de ver, pero es necesario que veamos las obras del “maligno” cuando los hijos de la luz no hacemos nuestro trabajo siendo instrumentos de la Gracia de Dios.

La foto adjunta es de un periódico local en español de la zona latina de New York. La tomé en un Centro de Ayuda a la Mujer en New York el día de ayer. El encargado nos lo mostró a un grupo que fuimos a orar frente a una de las más de 13 fábricas de aborto que hay en un trayecto de una milla en una de los centros más concururridos por la población latina. Pueden ver como el la publicidad del Centro de Ayuda a la Mujer está rodeado por publicidad de fábricas de abortos. Lo escrito para promocionar el aborto leanlo ustedes mismos y saquen sus conclusiones.

De hecho donde ustuvimos orando habían dos fábricas de abortos separadas por un dentista, si así de sencillo y común, unos van a “sacarse” una muela y otros a “sacarse” a sus hijos. Una verguenza para nuestra presencia latina en los Estados Unidos.

Para los de ustedes que tienen legislaciones que protegen la vida desde la concepción hasta la muerte natural, no se confíen y vean a los niveles de aberración a los que se puede llegar cuando se despenaliza el aborto. Se llega a la perversión del mercadeo de la muerte de los bebés por nacer, con el trauma que trae a las mujeres y, en ellas, a la familia y a toda la sociedad en su conjunto.

Para quienes Dios nos ha llamado a vivir en países en donde estre crimen ha sido legalizado y se muestra como un bien a la sociedad enseñándolo así a las jóvenes generaciones, es una llamada de atención para seguir trabajando sin descanso caminando hacia su penalización en todos los rincones del mundo.

Sigamos construyendo juntos s la Civilización del Amor.

Qué nuestro Dios amoroso, Padre, Hijo y Espíritu Santo los bendiga abundantmente.

Un bendición especial para las madres en los países en donde hoy celebran el día de las Madres, como Nicargua y República Dominicana.
P Víctor Salomón
Director de Apostolado Hispano

Ver más

Leave a Comment

*