navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for March, 2010

Martes Santo

Tuesday, March 30th, 2010





Evangelio (Jn 13,21-33.36-38): En aquel tiempo, estando Jesús sentado a la mesa con sus discípulos, se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará». Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando». Él, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?». Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar». Y, mojando el bocado, le toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto». Pero ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía. Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres. En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche.

Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él. Si Dios ha sido glorificado en Él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros». Simón Pedro le dice: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde». Pedro le dice: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti». Le responde Jesús: «¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces».

Comentario:

La pasión.   ¿Qué habrá dolido más, la herida del abandono y la traición de sus amigos o los clavos que atravesaron su carne?  ¿O el dolor moral preparó el corazón para el dolor físico? Estamos adentrándonos, lentamente, en el misterio de la “hora” del Señor.  Ha llegado la hora de subir al trono de la Cruz, de ser glorificado por el Padre y todo comienza con la traición de uno de sus amigos.  De uno que compartía su propio plato.  En el medio oriente, aún hoy en día, la familia come de un solo plato.  Uno de los signos más hermosos de la comunión, de la confianza y la  familiaridad.

Y dos de los que había elegido, Judas, a quien había confiado la administración de la comunidad, y, Pedro,  a quien había confiado el ministerio de autoridad como cabeza del grupo, le traicionarán.  Por ello, queridos hermanos, no debe sorprendernos que en nuestro camino al Calvario nos encontremos con el caliz de la tración que deberemos de beber y, como Jesús, siga palpitando en nuestros pechos un corazón misericordioso dispuesto a perdonar y amar a quien nos traiciona para dejar la puerta abierta a la reconciliación.  ¿Qué pasará con Judas y Pedro?

Pero… saben una cosa.  Nosotros, si nos ponemos nuestra mano derecha en el corazón con sinceridad, debemos reconocer que también traicionamos al Señor.  Lo traicionamos cuando caemos en la tentación y no clamamos a Nuestro Señor por ayuda.  Cada tentación es un oportunidad para crecer.   Recuerdo que a mi primer director espiritual, el P Cesáreo Gil Atrio, Apóstol de los Cursillos de Cristiandad, le gustaba decir que las tentaciones son nuetras y que nosotros le podemos poner signo positivo (+) si las vencemos clamando a Dios, o le podemos dar un signo negativo (-) si caemos en la trampa de la tentación.

Veámonos reflejados, en primer lugar, en Jesús que está dispuesto a darlo todo y no renunciar “pase lo que pase” en el camino al Calvario.  Pero, además,  les invito y me invito,  a vernos reflejados en Judas y Pedro que más adelante esta semana veremos cómo reaccionan el uno y el otro frente a la traición a Su Señor.

P Víctor Salomón

Director de Apostolado Hispano

Click here to leave a comment for
the article above.






Lunes Santo

Monday, March 29th, 2010





Evangelio: Jn 12,1-11
Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con Él a la mesa. María tomó entonces una libra de perfume de nardo auténtico, muy costoso, le ungió a Jesús los pies con él y se los enjugó con su cabellera, y la casa se llenó con la fragancia del perfume. Entonces Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que iba a entregar a Jesús, exclamó: “¿Por qué no se ha vendido ese perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?”. Esto lo dijo, no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía a su cargo la bolsa, robaba lo que echaban en ella. Entonces dijo Jesús: “Déjala. Esto lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres sostendrán siempre con ustedes, pero a mí no siempre me tendrán”. Mientras tanto, la multitud de judíos, que se enteró de que Jesús estaba allí, acudió, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien el Señor había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes deliberaban para matar a Lázaro, porque a causa de él, muchos judíos se separaban y creían en Jesús.

Comentario:

Jesús frente a su “hora final” sigue estando cerca de la gente.  Esta escena evangélica es muy hermosa.  Jesús ha aceptado una cena que le ofrecen en la casa de Lázaro y sus hermanas.

Jesús no sólo va por los caminos de Galilea y las sinagogas predicando el Evangelio a grupos grandes de personas , sino que se deja encontrar, muchas veces, en el “cara a cara” con la gente en la privacidad de sus propios hogares.

!Qué Dios tan familiar y amoroso tenemos!

Así nos ama a cada uno de nosotros y se ha quedado en la Eucaristía y el sacerdocio -que celebraremos el Jueves Santo-, para dársenos a cada uno.  Tener un director espiritual es una de las formas más claras, como nuestro amigo Jesús se sigue encontrando con cada uno de nosotros,  para ayudarnos a vivir la Vida de Su Gracia en el día a día de nuestras historias personales.  No me cansaré nunca de recomendar el acompañamiento espiritual.  San Juan de la Cruz, doctor de la Iglesia,  nos dice:

“La humildad y sujeción al maestro espiritual, comunicándole todo cuanto le pasa en el trato de Dios, causa luz, sosiego, satisfacción y seguridad”. (San Juan de la Cruz, Obras Escogidas, Colección Austral, n 326. Ed. Espasa Calpe, Madrid, 1969)

Por otro lado, no debe sorprendernos que también a nuestro lado tengamos la crítica injusta, como el caso de Judas, quien ya no tiene puesto su corazon en Jesús sino el dinero.  Ya nos alertaba el Papa Benedicto XVI durante estos días que está siendo atacado con la murmuración de muchos, que no debemos dejarnos afectar porque eso en el apostolado suele suceder.  Sin embargo, también nosotros podemos caer en el mismo pecado que Judas cuando dejamos que la codicia nos domine, que puede ser codicia material (dinero, cosas, etc)  o inmaterial como la lujuria en los ojos y en el corazón.

El perfume en sus pies es el signo de su sepultura que acontecerá  el viernes en la tarde.

Estos días previos al Triduo son muy adecuados para acercarnos al Sacramento de la Reconciliación como preparación inmediata para la Pascua del Señor.

Click here to leave a comment for
the article above.






Domingo de Ramos

Sunday, March 28th, 2010





Así habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti. Jn 17,1

Con los ramos en la antigüedad se trenzaban unas coronas con las cuales se premiaba a los atletas que ganaban las competencias.  Son un símbolo de la alegría de la Victoria de Jesús en la Cruz.

La Pasión y Muerte de Nuestro Señor en la Cruz es un motivo de Esperanza y Alegría porque ahí Jesús vence al maligno en la última batalla.   Con su Victoria nos abrió la puerta al Cielo.   Jesús es Glorificado por el Padre en su Ofrenda de Amor en la Cruz.  Ese Amor es el mismo Amor que obrará la Resurrección y  la  Ascensión y el envío del Espíritu Santo a la Iglesia.  Dios es Amor.

Y,  si somos sus discípulos, no nos puede sorprender que debamos caminar también, como Él y con Él, hacia  el Calvario.  Al Padre Pio de Pietrelcina le gustaba decir “Estar en el calvario de los santos”.  Ahí debemos encontrarnos todos los discípulos del Señor cada uno cargando y también clavados místicamente con Jesús en nuestras propias cruces.

Para aquellos a los cuales Dios nos ha llamado a ser la Voz de los bebés no nacidos, estamos llamados a cargar la pesada cruz del dolor y la impotencia por los miles de bebés que son abortados todos los días. Sufrir el dolor de la pasividad de muchos bautizados en la Iglesia, a todo nivel,  sobre la realidad del aborto.  Esos sufrimientos más todos los sufrimientos venidos desde: los defectos propios de carácter y de quienes nos rodean, las consecuencias de los pecados propios y ajenos, las injusticias, las incomprensiones, los malos entendidos, las malas interpretaciones, las enfermedades propias y ajenas, las críticas infundadas, el pecado en la Iglesia, los sufrimientos por y de la Iglesia, los pecados estructurales en la sociedad, … etc.  Todo ello, unido en la Cruz del Señor y ofrendado místicamente en la Eucaristía, puede salvar muchas vidas de bebés de la muerte.  Eso no significa, no me vayan a malinterpretar,  que nos rindamos y dejemos de trabajar con pasión predicando el Evangelio de la Vida y denunciando la mentira de la cultura de la muerte, sino que es un llamado a unir nuestros dolores y sufrimientos a la Cruz del Señor y  a hacer una alianza con nuestros hermanos ancianos y enfermos en la Construcción de la Cultura de la Vida.  La Madre Teresa comprendió muy bien esa idea y sintió la inspiración para fundar  a los colaboradores enfermos que son el apoyo del trabajo externo de las Misioneras de la Caridad.

También, como Jesús, seremos fortalecidos en el camino al Calvario y al estar clavados en nuestras cruces por nuestra Madre Santísima, quien siempre estará a nuestro lado.

P Víctor Salomón

Director de Apostolado Hispano

Sacerdotes por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Semana Santa

Saturday, March 27th, 2010





Faltan pocos días para celebrar la Principal de las Fiestas litúrgicas de la Iglesia Católica: el Triduo Pascual.


Desde Sacerdotes por la Vida queremos ofrecer una meditación breve diaria para vivir mejor estos días Santos. Estas meditaciones las ofreceremos a partir de mañana domingo de Ramos.


En estos momentos nuestro querido Papa Benedicto XVI está bajo un ataque orquestado por grupos que no quieren que siga llevando adelante su denuncia del pecado y la siembra del Evangelio.


Su posición a favor de la Promoción de la Vida ha sido muy clara.


Oremos especialmente por el Papa Benedicto XVI durante estos días de la Semana Santa.

Click here to leave a comment for
the article above.