navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for April, 2010

Hoy celebramos el Domingo del Buen Pastor.

Sunday, April 25th, 2010





Los gestos del Buen Pastor.

El principal de sus gestos de Buen Pastor fue y es hacerse Él mismo alimento para sus ovejas.  Decidió dejarse “triturar” por nuestros pecados, como se tritura el trigo para hacer el pan;  Él se dejó “triturar” para hacerse Eucaristía por nosotros.  Y, de esta manera ya nunca estaremos solos hasta el fin del mundo, porque Él vive en nuestros corazones. Gracias Jesús por el don de los dones: Tú mismo en la Eucaristía.

Ese Buen Pastor está muy cerca y nos habla a diario por su Evangelio.  Qué dulces al paladar del Corazón son sus palabras de instrucción, corrección, animación y consuelo.  Solamente tenemos que escucharlo en la meditación de su Palabra, hoy en día servida de maneras prácticas gracias a la tecnología del internet. Podemos recibir el evangelio de la liturgia del día y hasta, en muchas ocasiones, con una meditación que nos hace más fácil la oración.

Pero además este Buen Pastor, así como los pastores de los campos en Israel vivían con sus rebaños y  eso hacía posible que pudieran reconocer a cada una de sus ovejas, así Jesús también está cerca de nosotros y,  como a los discípulos de Emaús nos sale al encuentro especialmente cuando estamos tristes y abatidos por las pruebas de la vida, para recordarnos que la Cruz no lleva a la Vida en la Resurrección que se inaugura en el hoy de la historia.

Los pastores usaban un cayado con el cual, durante las noches más oscuras, golpeaban las piedras del camino para guiar al rebaño con su sonido.  Jesús también se ha quedado el ministerio del Papa y de los obispos en comunión con él, para que nos orienten como “faros” durante la noche en las cuales se cierne en ocasiones la historia.

Jesús también se quedó en nosotros, los sacerdotes, para ser esos buenos samaritanos, de manera especial, de quienes están con mayor necesidad.  Pidamos a Dios Padre, especialmente este año dedicado al sacerdocio que ya se acerca a su culminación, para que seamos Buenos Pastores en el Buen Pastor.  Que nos regale tener el mismo corazón de su Hijo Jesús, lleno de Misericordia y Caridad especialmente hacia los más pobres, entre quienes destacan los bebés por nacer y los poseídos por el demonio.  Ambos casos, lamentablemente, muchas veces tratados con indiferencia e incomprensión.

Jesús sana hoy a sus ovejas heridas por medio de los Sacramentos de la Reconciliación y la Unción de los Enfermos.  Cuántas sanaciones obra el Buen Pastor en los confesionarios, en las camas de hospitales y de tantos hogares en el mundo por medio de los sacerdotes.  Claro que esto no es noticia porque más “ruido hace un árbol al caer que un bosque creciendo”, digo esto por los últimos escándalos de hermanos sacerdotes puestos bajo la lupa de algunos medios de comunicación social.

Quiero finalizar pidiendo a la Nuestra Madre María, Patrona de todos los Consagrados, para que interceda ante el Hijo para que tengamos abiertos los ojos y los oídos del corazón frente a las necesidades de los hombres, nuestros hermanos.

Qué Dios los bendiga!!!

P Víctor Salomón
Director de Apostolado Hispano

Click here to leave a comment for
the article above.






Seguir el ejemplo que Oklahoma dio

Wednesday, April 21st, 2010





En algunas circunstancias debemos trabajar por el mal menor que implica la promoción y el apoyo a legislaciones locales que limiten al máximo el crimen del aborto, en aquellos países donde esta, lamentablemente, despenalizado como es el caso de los Estados Unidos.  Esto lo hacemos a la vez que seguimos trabajando por la derogación de la ley injusta de aborto, constructora de la cultura de la muerte en esta gran nación.

Una noticia que hemos recibido con mucho gozo y que seguramente salvará la vida de muchos niños, es la aprobación de leyes pro vida por parte del Senado del Estado de Oklahoma.  El senado aprobó las siguientes leyes.

  1. Exigir que una mujer tenga un ultrasonido antes del aborto, utilizando una sonda vaginal que proporcionará una imagen más clara, y el  abortista describirá  la imagen del bebé por nacer;
  2. Exigir llenar un cuestionario para informar las razones para abortar de parte de la mujer que lo solicita.
  3. Prohibir la cobertura financiera del aborto por cualquier plan de seguro de salud, que participan en el intercambio propuesto por la reforma recientemente impulsada por el presidente Obama.
  4. Exigir que las instalaciones donde se practican abortos coloquen un cartel en un sitio visible en el  cual se indique que es ilegal obligar a una mujer a tener un aborto.

(fuente en inglés: http://www.google.com/hostednews/ap/article/ALeqM5iPIrwf4Yqy-oC7em4W1E6JFhiz2gD9F6GV880)

Está comprobado que, gracias a Dios,  8 de cada 10 mujeres que deciden hacerse un aborto, después de ver a sus bebés por medio de un estudio de ultrasonido, desisten de abortar.  Así de poderosa es la prueba de la imagen mostrada a las madres.  Y es que muchas mujeres van a abortar a sus hijos durante sus primeras semanas de embarazo y aún no lo pueden sentir en sus vientres.  Por ello,  leyes locales  como estas son muy importantes para salvar la vida a los bebés y a las madres del trauma de convertirse en asesinas de sus propios hijos y, lo más perverso de todo, de forma legal.

La segunda ley que le exige llenar un formulario a la madre es también una ayuda para la toma de conciencia.  También está comprobado que algunas personas cuando tienen que detenerse a reflexionar para escribir, logran esclarecer mejor sus razones y podrían durante este proceso desistir de su objetivo.

El tercer punto de no dar fondos a los seguros para abortos es fundamental aprovechando la promesa presidencial de que la reforma no permitirá el financiamiento de los abortos.  De esta manera este tipo de leyes lo que está haciendo es darle operatividad a la medida ejecutiva del presidente.  Debemos recordar que la Conferencia de Obispos nos  ha pedido que nos convirtamos en vigilantes y garantes del cumplimiento de la orden ejecutiva del Presidente Obama.

Yo he conversado con mujeres, especialmente hispanas y de bajos recursos, que al hablar con muchos doctores y enfermeras en los hospitales presentándoles su problemática respecto a su embarazo, en lugar de ofrecerles el apoyo para defender la vida del bebé por nacer son, injusta y escandalosamente,   inducidas a abortar a sus propios hijos.  Frases como:  “Tú no tienes nada ahí, son solamente unas cuantas células”; o,  “Ahí lo que tienes son unos coágulos de Sangre”; o, “Ya tienes 3 hijos para qué traer al mundo otro más”; son muchas veces usadas sin ningún miramiento y aprovechándose en muchas ocasiones de la condición de inmigrante ilegal de los pacientes.

Hay otro tema que es muy doloroso  y está relacionado con lo que acabo de escribir en el párrafo anterior y que,  en lo personal,  me causa mucha molestia por la injusticia que clama al cielo.  Legislaciones como las que ha pasado el Estado de Oklahoma que buscan darle una oportunidad a la Vida, no están presentes en otros estados en los cuales existe una presencia significativa de hispanos como es el cado de California, con una de las legislaciones más pro abortistas que podrían, incluso, hacer pensar en una persecución de tipo racial hacia las minorías.  No por casualidad la mayor concentración de fábricas de abortos están en los barrios hispanos de los Ángeles.  Esa es la verdad.

Quiero terminar con una invitación a todos los medios de Comunicación Social para que nos acompañen en la rueda de prensa para  el lanzamiento de la Caravana por la Libertad el próximo 27 de abril en  Kelly Ingram Park, 5th Avenue N. at 16th Street, Birmingham, Alabama  a las 10:30 a.m.  Estarán presentes varios líderes pro vida a nivel nacional, entre los cuales destaca el nombre de la Dra Alveda King, sobrina del Pastor y Mártir de la Igualdad y la Libertad: Martin Luther  Kink Jr.

Los caravaneros de la Libertad de 1961 ofrecieron su vida para protestar por la injusticia de la segregación o racismo hacia nuestros hermanos afroamericanos. Este verano, Sacerdotes por la Vida y sus amigos,  abordaremos la Caravana de la Libertad a lo  largo de diferentes rutas. Esta vez vamos a hablar a favor de la vida del bebé por nacer.

Los caravaneros de la libertad en 1961 tuvieron como objetivo poner a prueba un fallo de la Corte Suprema de Justicia que terminó derogando las leyes de segregación. Nosotros vamos a  protestar contra una decisión de ese mismo tribunal que legalizó el asesinato de toda una clase de seres humanos: los bebés por nacer.

Los caravaneros de la Libertad buscaron cambiar la cultura del racismo en los EE.UU. Nosotros buscamos  transformar la cultura de la muerte en la cultura de la vida.  Necesitamos tú apoyo.  Para más información visite www.prolifefreedomrides.com

P Víctor Salomón

Director de Apostolado Hispano

Sacerdotes por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






LA IGLESIA ANTE AL ABUSO DE MENORES POR PARTE DE ALGUNOS CLÉRIGOS

Thursday, April 15th, 2010





Ya les presenté a este obispo amigo venezolano que escribe un excelente  artículo sobre el caso de la pedofilia entre algunos sacerdotes.  Es muy esclarecedor y recomiendo compartirlo con sus contactos.

La evidente focalización mediática en Europa occidental y en Norteamérica de los contados pero muy graves y lamentables casos de abuso de menores cometidos por algunos miembros del clero en esos continentes, suscita la razonable interrogante acerca de la posición de las autoridades de la Iglesia, a todos sus niveles, frente a tales situaciones.

El ciudadano común, generalmente poco conocedor de la vida y labor de la Iglesia católica en su conjunto, se encuentran en presencia de una reiteración inusual y poco profesional de noticias y de fuertes críticas, no sólo contra el grupo de los que cometieron tan graves delitos, sino ahora contra la Iglesia como Comunidad religiosa y contra sus Sacerdotes, Obispos y hasta contra el Santo Padre.

Es de notar que entre los años 2001 al 2010, es decir, durante los últimos nueve años, a las autoridades de la Iglesia le han llegado unas 3000 denuncias de todo el mundo, de delitos cometidos por clérigos durante los últimos cincuenta años (!). En ese conjunto de denuncias, los casos comprobados de abuso de menores incriminan sólo a trescientos clérigos. Es decir, el diez por ciento   -10% -  de los tres mil casos denunciados e investigados -nótese bien-  frente a un universo estadístico de más de cuatrocientos mil sacerdotes, lo cual viene a ser en realidad un 0.75% del clero a nivel mundial, sin perder de vista que más de la mitad de todos estos lamentables casos se sitúan en un solo continente, en Norteamérica.

Evidentemente que nunca se podrá justificar ni un solo caso de tan abominables delitos y pecados. Su gravedad individual no disminuye sea cual sea su número. Pero es necesario conocer el “tamaño estadístico” del grupo que ha cometido estos delitos, no para disminuir la gravedad de los hechos, sino para evitar ser víctimas de una perversa generalización de ellos hacia todo un colectivo a nivel mundial, hacia todos los miembros del clero. Está a la vista el propósito de algunos de mostrar a la Iglesia, en su conjunto, como una Institución peligrosa para los menores y lograr descalificarla como instancia ética a nivel mundial.

Entrando ya en el fondo del problema, es necesario, en primer lugar, reafirmar la condena sin reservas de estos gravísimos delitos que repugnan a la conciencia de cualquier persona.

Pero el hecho se agrava si además estos delitos son cometidos por personas consagradas, que desempeñan una función pastoral en la Iglesia, personas en las que la misma Iglesia, -tanto sus pastores como los fieles laicos y particularmente los niños y sus representantes-  han puesto una confianza especial. Por ello el escándalo es todavía más grave y execrable.

En este caso, la Iglesia no puede tolerar ninguna incertidumbre acerca de su rechazo y condena a este delito y acerca del sometimiento del ministro denunciado a la justicia canónica y civil cuando conste que ha cometido tal infamia.  Además de atender a la necesaria ayuda espiritual y psicológica y de la justa compensación para las víctimas.

En la Carta Pastoral a los católicos de Irlanda del 19 de marzo de este año 2010, en el párrafo n.7  el Santo Padre Benedicto XVI se dirige a los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños en estos términos:

“ Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros hermanos sacerdotes o religiosos. Los que sois sacerdotes habéis violado la santidad del sacramento del Orden, en el que Cristo mismo se hace presente en nosotros y en nuestras acciones. Además del inmenso daño causado a las víctimas, se ha hecho un daño enorme a la Iglesia y a la percepción del sacerdocio y de la vida religiosa”

Por otra parte, se trata de un grave problema que no es exclusivo de la Iglesia. La mayoría estadística de los casos  de abusos de menores en nuestra sociedad actual son cometidos por laicos adultos no célibes, muchos de ellos casados, y con cierta frecuencia  pertenecientes o cercanos al entorno familiar de las víctimas. (particularmente  por padres, padrastos, hermanos mayores, primos, amigos de la familia, vecinos, docentes etc.). Este dato no justifica ni atenúa en nada la gravedad del delito por parte de los clérigos incursos en él.

Es de notar que muchos de los casos que se han sacado a la luz pública por los medios son casos de hace muchos años, cuyos autores o ya están muertos o tienen una edad avanzada. A esto se une que la respuesta de la Iglesia no contaba en el pasado con los datos que aporta la ciencia en el siglo XXI, especialmente de la psicología actual. Así, por ejemplo, no estaba clara la irreversibilidad de estas tendencias en determinado tipo de personas y que tales tendencias no están asociadas ni con el celibato ni con el matrimonio. Son patologías individuales  generadas por otras causas.

Por este motivo, la manera en que las autoridades de la Iglesia afrontaron estos casos en el pasado no obedecía a unos criterios uniformes. Si bien es cierto que en el ámbito de los principios la condena a este tipo de delitos siempre ha sido firme e inequívoca, también ha sido cierto que en la praxis algunos Obispos y Superiores religiosos pensaban que con ciertos tratamientos psicológicos, sanciones disciplinarias y cambios de ambiente estas tendencias se podían superar definitivamente y así obtener la rehabilitación definitiva.  Además, en algunos casos, se cedió a la tentación de evitar a toda costa el escándalo público. Los resultados obtenidos y los aportes de las ciencias de la conducta humana han proporcionado actualmente una visión más completa y compleja de estos casos y demandan medidas más radicales tanto para la prevención como para el tratamiento institucional de los sujetos incursos en abusos de menores y casos relacionados.

En este sentido, después de la promulgación del vigente Código de Derecho Canónico  y particularmente del motu propio sobre “delicta graviora” de Juan Pablo II en el 2001, se redefinió la competencia exclusiva de la Congregación para la Doctrina de la fe en los casos de abusos de menores. Desde ese momento, el entonces Cardenal Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI, demostró sabiduría y firmeza en el tratamiento de todos los casos presentados. Más aún, dio prueba de un gran valor al afrontar algunos casos muy difíciles  sin tratamientos especiales para ninguno, cualquiera que fuese su jerarquía en la Iglesia. Por este motivo, cuando algunos medios tratan de acusar ahora al Santo Padre de encubrimiento se está cayendo en una gran falsedad y calumnia contra él.

En nuestro medio, a Dios gracias, no se han presentado denuncias fundamentadas contra clérigos por abuso de menores, es decir por casos de pederastia. Con realismo humano y con humildad cristiana no podríamos negar de antemano la posibilidad de que en algún momento aparezca algún hecho lamentable, pero aislado, de esta naturaleza. Rogamos al Señor que no suceda. Sería siempre un hecho grave y doloroso, tanto para las víctimas como para toda la Iglesia, igual que lo son los casos aludidos en otros países. Nos duelen hondamente porque aunque no sean muchos numéricamente, hieren profundamente a toda la Iglesia.

Pero en este Año Sacerdotal, no sería justo dejar de rendir un gran homenaje de reconocimiento y de gratitud a los miles de sacerdotes diocesanos y religiosos que en todo el mundo, diariamente dedican sus vidas a servir y enseñar  a millones de niños y jóvenes que están bajo sus cuidados, por amor a Dios y fidelidad a su vocación, como educadores, consejeros, orientadores espirituales, amigos y modelos de vida humana y cristiana. Muchos tenemos una deuda eterna de gratitud para tantos de ellos que como verdaderos Padres, nos dieron a conocer y nos acercaron a Jesús y su Evangelio, nos enseñaron con su palabra y su buen ejemplo  a vivir como hijos de Dios, como discípulos de Jesús y con María Santísima y nuestros hermanos los santos de ayer y de hoy, a ser  miembros de su Santa Iglesia Católica.

+ Luis Armando Tineo R.

Obispo Auxiliar de Caracas

Click here to leave a comment for
the article above.






BENEDICTO XVI … UN PONTIFICE ACOSADO PERO SERENO Y VALIENTE

Saturday, April 10th, 2010





Saludos y bendiciones a todos nuestros queridos amigos apóstoles del Evangelio de la Vida.   Nos une esta vocación común de la promoción de la Vida especialmente de los bebés por nacer.

Hoy deseo compartirles un artículo de un Obispo amigo de Venezuela.  Le tengo especial cariño porque fue el párroco de la Iglesia en donde comencé mi andadura por los caminos de Dios, después de tener la bendición de participar en un Cursillo de Cristiandad en el año 1990.  También somos colegas como sociólogos, antes de ser llamados por el Señor a ser sacerdotes en Él.  Además, él es graduado con honores en Roma en Teología Moral, por lo cual es un aliado de primer orden en nuestro apostolado.

Su artículo, lo pueden deducir por el título que lleva,  sigue abordando el tema de nuestro Amor y Solidaridad con nuestro Papa Benedicto XVI.

Su nombre es Mons. Luis Tineo, es obispo Auxiliar de Caracas y este es su artículo.

P Víctor Salomón
Director de Apostolado Hispano
Sacerdotes por la Vida

BENEDICTO XVI … UN PONTIFICE ACOSADO PERO SERENO Y VALIENTE

El 19 de abril del presente año se cumplen, Dios mediante, cinco años del inicio del pontificado de Su Santidad Benedicto XVI. Días antes -el 16 de abril- habrá cumplido los 83 años de vida.

Suceder a un Papa tan venerado y carismático como Juan Pablo II, El Grande, continuar las  líneas de su largo y fecundo pontificado constituye  -humanamente hablando-  un gran reto para cualquier sucesor.  Sólo hombres como el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, quien compartió con Juan Pablo II , codo a codo, más de dos décadas de trabajo apostólico, con una preparación humana, teológica e intelectual de amplia proyección universal y a la altura de los grandes desafíos de la postmodernidad se perfilaban para esa singular responsabilidad eclesial.

Juan Pablo II comenzó su pontificado a los 58 años de edad. Benedicto XVI, su sucesor inmediato, a los 78 años. Una diferencia de edad y de estilo personal que no pasa desapercibida, pero que no ha ocasionado rupturas frente a los temas más álgidos que afronta la Iglesia en los comienzos  del siglo XXI. Más aún, se podría decir que con su propio estilo y personalidad, Benedicto XVI  ha asumido la profundización de las grandes líneas del magisterio y de la acción pastoral de su venerado antecesor, campos en los cuales, el para entonces Cardenal Ratzinger, era un estrecho colaborador de Juan Pablo II.

Sin embargo, durante estos cinco años de pontificado, Benedicto XVI ha afrontado con una gran serenidad, sabiduría, humildad y fortaleza evangélicas el asedio mediático de ciertos  medios ubicados en algunos países de Europa occidental y en Norteamérica, que no esconden su hostilidad permanente contra el cristianismo y en especial contra la Iglesia Católica. A ésta no le perdonan su constante magisterio y acción pastoral en defensa de la vida no nacida, de la dignidad y de los derechos humanos de todos, de la institución familiar constituida por el matrimonio de un hombre y una mujer, entre otros temas.  Así, tomando pie en los dolorosos, puntuales, pero siempre inexcusables casos de abuso a menores por parte de algunos miembros del clero en los Estados Unidos y en Europa, algunos medios han desatado una evidente y desproporcionada campaña contra  la Iglesia, sus ministros y sus Instituciones y ahora, con perversidad inusual, contra la persona del Santo Padre.

En abierta ruptura con toda ética y profesionalismo, rasgos que en general solían caracterizar sus análisis y contenidos informativos,  medios como el periódico New York Times, la BBC de Londres –radio y  tv-  y algunos medios alemanes han dado cabida a los más descabellados artículos y programas difamatorios contra la Iglesia y contra el Santo Padre, pretendiendo manchar la figura de Benedicto XVI precisamente en temas en los cuales él ha tenido siempre una valiente y evangélica actuación.

Si alguien en la Iglesia se ha destacado por su actuación firme y trasparente para investigar, sancionar y erradicar los contados pero dolorosos casos de abusos a menores y  de todo tipo de irregularidad en temas semejantes, y escuchar y atender a las víctimas, ese ha sido, desde el pontificado anterior, el entonces Cardenal Ratzinger y ahora Papa Benedicto XVI.

No es ninguna casualidad que estos mismos medios también atacaron en su momento, con virulencia poco profesional, a Pablo VI y a Juan Pablo II, por sus claras enseñanzas teológicas y  morales. A  éste último también por no renunciar al pontificado debido a las limitaciones físicas evidenciadas años después del atentado que casi le costó la vida,  limitaciones que el Siervo de Dios asumió con gran humildad y fortaleza dando al mundo un ejemplo excepcional de dedicación  a su misión hasta el final de su vida.

Al llegar a su quinto año de pontificado, millones de personas, católicos y no católicos, han ido conociendo la bondad, rectitud y serena valentía de Benedicto XVI. Su trato afable, su apertura y hondura intelectual, su sabio magisterio y su coherente religiosidad contrastan con la imagen fría e inquisitorial que algunos sectores mediáticos quisieron endilgarle desde el comienzo de su ministerio como Pastor de la Iglesia universal.

“Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo para que sigamos sus huellas. Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando le insultaban, no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga justamente” (1ª Carta de Pedro 2, 21-23).

Los católicos estamos agradecidos al Señor por el don que ha hecho a su Iglesia y al mundo en la persona y el ministerio del Papa Benedicto XVI. En su servicio a la Iglesia universal y en su actitud frente a los insultos, calumnias e incomprensiones podemos descubrir en él el ejemplo de un Pastor fiel a su ministerio petrino,  con las actitudes que nos enseña Jesús, Nuestro Maestro y Redentor. La inmensa mayoría del Pueblo de Dios, en comunión con  sus legítimos Pastores nos solidarizamos con el Santo Padre Benedicto XVI en estos momentos difíciles y pedimos al Señor que le continúe asistiendo y protegiendo en su hermosa misión de confirmar en la fe a sus hermanos y de ser el garante de la unidad de la Iglesia en todo el mundo.

+ Luis Armando Tineo R.

Obispo Aux. de Caracas

Click here to leave a comment for
the article above.






Poder es servir

Thursday, April 1st, 2010





Evangelio: Jn 13,1-15
Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
En el transcurso de la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, la idea de entregarlo, Jesús, consciente de que el Padre había puesto en sus manos todas las cosas y sabiendo que había salido de Dios y a Dios volvía, se levantó de la mesa, se quitó el manto y tomando una toalla, se la ciñó; luego echó agua en una jofaina y se puso a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido. Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: “Señor, ¿me vas a lavar Tú a mí los pies?”. Jesús le replicó: “Lo que estoy haciendo tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde”. Pedro le dijo: “Tú no me lavarás los pies jamás”. Jesús le contestó: “Si no te lavo, no tendrás parte conmigo”. Entonces le dijo Simón Pedro: “En ese caso, Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza”. Jesús le dijo: “El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Y ustedes están limpios, aunque no todos”. Como sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: “No todos están limpios”. Cuando acabó de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si Yo, que soy el Maestro y el Señor, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he dado ejemplo, para que lo que Yo he hecho con ustedes, también ustedes lo hagan”.

Comentario:

En tiempos de Jesús las familias solían tener uno o varios esclavos según el estatus  social que  tuviera la familia.  Todos conocían muy bien uno de los principales oficios de aquellos esclavos: lavar los pies de los miembros de la familia y de los visitantes que venían de recorrer los caminos polvorientos de aquellos pueblos.

Jesús va de camino de regreso al Padre y está transmitiendo, especialmente durante sus últimos días, las  principales enseñanzas a los discípulos, especialmente a los apóstoles que serán quienes lleven el mensaje a todo el mundo.  El contexto del lavatorio de los pies es la celebración Eucarística.   Unos días antes hemos contemplado a los apóstoles discutiendo por el camino cuáles de ellos ocuparían los primeros puestos o, dicho de otro modo, cuáles de ellos tendrían más poder sobre los otros. ¿Se pueden imaginar a Jesús?  Ha estado con ellos casi tres años predicándoles sobre el Reino de los Cielos y dándole testimonio con su vida y los apóstoles, incluidos los más cercanos –Pedro, Santiago y Juan-  tan sólo unos días antes de ofrendar Él su Vida en la Cruz van discutiendo camino a Jerusalén sobre “poder”.

Recuerdo que unos ejercicios ignacianos de un mes, que tuve la bendición de participar cuando Dios me regaló llegar a los 10 años de sacerdote, el director espiritual de aquellos ejercicios nos decía en una de las meditaciones, que desde que la Iglesia es Iglesia el tema del poder siempre ha sido una de las más comunes tentaciones a todo nivel.  Entre los miembros de un grupo de oración, entre los miembros de una parroquia, entre los diversos grupos de una parroquia, entre los miembros de una orden religiosa, entre los miembros de un presbiterio, entre …

Jesús asume el rol de un esclavo para que no le quedara dudas a los discípulos de cómo quería que se ejerciera “el poder” entre ellos y hasta el fin del mundo en todas las comunidades cristianas.  Por eso Pedro y los otros no pueden entender, no quieren entender ese estilo de humildad  que ejerce el poder por medio del servicio de Amor al otro.  El poder es “someter” al otro, cómo es eso de poder como “servicio” al otro.  Jesús se ve obligado a persuadir a Pedro como cabeza del grupo para que acepte el estilo de “gobierno” que desea para sus discípulos y, en ellos, para todos nosotros: el gobierno del Amor Misericordioso expresado en el servicio humilde  a nuestro prójimo.

Y ¿Saben una cosa? Lo hace en el contexto de la Eucaristía para que cada vez que participemos de su ofrenda de Amor Sacramental,   revisemos cómo está nuestro corazón respecto al Amor Misericordioso de Servicio a nuestros hermanos.   Porque tenemos que aprender a servir, yo el primero, hasta que nos duela.

Creo que si algún día Papá Dios me pidiera nuevamente ser párroco de una comunidad, sugeriría al concejo pastoral que pusiéramos frente al altar de cara a la asamblea, una pintura o un escultura con el motivo del lavatorio de los pies como un recordatorio  constante, al celebrar la Eucaristía,  de la forma que Jesús quiere que nos tratemos los unos a los otros.

Click here to leave a comment for
the article above.