navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for June, 2010

Autopista a la muerte

Thursday, June 24th, 2010





Los Estados Unidos han tenido la fama –bien ganada- de ser una nación en donde los sueños de prosperidad pueden hacerse realidad.  Sin embargo, paralelamente con esta noción de oportunidad, lamentablemente, desde 1973 cuando se despenalizó el aborto, se comenzaron a construir caminos de muerte que están minando las bases morales de esta gran nación en algunos de sus pilares más importantes: la igualdad ante la ley y el derecho a la vida para todos.

Recientemente hemos sido testigos en los medios de comunicación de una noticia que abandona la construcción de “carreteras rurales” de la industria pro aborto, para comenzar a construir, a paso acelerado, una “autopista de la muerte”.  Y claro que estamos hablando de una analogía ya que esta autopista es el proyecto distribución de la píldora abortiva  Ella.

Atención hermanos de otros países en donde aún el aborto está penalizado.  Miren esta dura realidad para que sepan responder son sagacidad a la cultura de la muerte.

¿Sabía usted, querido lector, que en los Estados Unidos existe la posibilidad que un “médico”, vía electrónica, prescriba drogas abortivas a su paciente?  Pues así lo recoge un reportaje aparecido recientemente en la prensa de los Estadod Unidos http://www.amestrib.com/articles/2010/06/12/ames_tribune/news/doc4c141527b993f661252809.txt .  Este no es el “sueño americano” del que hablamos al principio de este artículo.  Esta es una “autopista a la muerte”.

Hoy celebramos en la Iglesia Católica el nacimiento del profeta San Juan Bautista, quien entregó su vida dando testimonio de la Verdad.  Existen hoy otros profetas que siguen denunciando al mal y presentando la Verdad del Evangelio de la Vida.

A continuación les presento la carta que el Cardenal Daniel N. DiNardo envía a la Dra Margaret Hamburg, Comisionada de la FDA (Organismo encargado de la regulación de alimentos y drogas en EEUU)

Dado que aún no hay una traducción oficial al castellano de la Conferencia Episcopal Estadounidense he traducido el documento para ustedes.  El texto original en inglés lo pueden encontrar en http://www.usccb.org/comm/archives/2010/10-121.shtml)

Estimada Dra. Hamburg:

Le escribo porque nos preocupa el proceso actual de la FDA  para la aprobación de la droga Ulipristal (con el nombre comercial propuesto de Ella) para su uso como “anticonceptivo de emergencia “.  La decisión de celebrar una audiencia del comité de asesoramiento sobre la droga hoy, sin tomar en cuenta la opinión pública y la seguridad de la droga para las mujeres o sus hijos no nacidos, no demuestra una comprensión de los nuevos temas médicos y morales presentes.

Se ha expresado preocupación que las drogas   se consideren de “anticoncepción de emergencia”, tales como el régimen  “Plan B”, porque puede actuar  no sólo para prevenir la ovulación, sino también para prevenir la implantación del embrión en desarrollo en el seno de su madre. Sin embargo, estos fármacos se pensaba que no tienen efectos post-implantación. Ulipristal es un análogo cercano al la droga abortiva  RU-486, con el mismo efecto biológico – es decir, se puede interrumpir un embarazo ya establecido semanas después que la concepción ha tenido lugar.

Este medicamento está contraindicado para las mujeres que están o pueden estar embarazadas. Sin embargo, su uso propuesto aquí se dirige precisamente a las mujeres que ya pueden haber concebido, ya que debe administrarse dentro de cinco días después de “sexo sin protección”  o falla del método anticonceptivo. Al no haber prueba de embarazo existente puede excluir la posibilidad de que una nueva vida ha sido concebida en este marco de tiempo.  De hecho, los defensores que alaban esta droga como un avance, precisamente lo hacen porque parece conservar su eficacia plena cinco días después del acto sexual, es decir, después que ha pasado la oportunidad de prevenir la fertilización.

Millones de mujeres estadounidenses, incluso quienes están dispuestos a utilizar métodos anticonceptivos para prevenir la fertilización en diversas circunstancias, nunca personalmente deciden tener un aborto. Se haría un mal servicio en una campaña engañosa presentando Ulipristal simplemente como un anticonceptivo.  De hecho, la aprobación de la FDA para ese fin seguramente haría que el fármaco esté disponible para “off-label” uso de drogas como un simple aborto – y su utilización por hombres sin escrúpulos con la intención de causar un aborto temprano sin el conocimiento de la mujer o de su consentimiento. Tales abusos han ocurrido en el caso de la RU-486, a pesar de sus advertencias y de distribución limitada.

Durante muchos años, el Congreso ha actuado para asegurar que el gobierno federal no financie el aborto, y no poner en peligro o destruir el embrión humano, incluso en el nombre de la investigación médica. Esta Administración, como muchas anteriores, ha expresado su apoyo a las leyes federales para asegurarse de que nadie está involucrado en un aborto sin su conocimiento o consentimiento. Y el apoyo de la Administración para un amplio acceso a la anticoncepción ha sido defendido como un servicio con el objetivo de reducir los abortos. Los planes para la aprobación de un medicamento sabiendo que es abortivo como “anticonceptivos” para las mujeres de Los Estados Unidos no es coherente con la política declarada de la Administración sobre estas cuestiones.

Por favor sepan que aprecio la  atención a la FDA puede dar a estas graves preocupaciones, y voy a seguir debate de la Administración y las acciones sobre esta cuestión con gran interés.

Sinceramente,

Cardenal l Daniel N. DiNardo
Presidente del Comité de Actividades Pro Vida

Conferencia de Obispos de los Estados Unidos

Click here to leave a comment for
the article above.






Tercer día del Retiro (Amor-Entrega)

Friday, June 18th, 2010





En la Eucaristía

Después que la asamblea con solemne aclamación ha respondido « Amén », el celebrante entona el « Padre nuestro », la oración del Señor. La sucesión de estos momentos es muy significativa. El Evangelio cuenta de los Apóstoles que, impresionados por el recogimiento del Maestro en su coloquio con el Padre, le pidieron: « Señor, enséñanos a orar » (Lc 11, 1). Entonces, Él pronunció por primera vez las palabras que serían después la oración principal y más frecuente de la Iglesia y de todos los cristianos: el « Padrenuestro ». Cuando en la celebración eucarística hacemos nuestras, como asamblea litúrgica, estas palabras, cobran una elocuencia particular. Es como si en aquel instante confesásemos que Cristo nos ha enseñado definitiva y plenamente su oración al Padre cuando la ha ilustrado con el sacrificio de la Cruz.

Es en el contexto del sacrificio eucarístico donde el « Padrenuestro », recitado por la Iglesia, expresa todo su significado. Cada una de sus invocaciones cobra una especial luz de verdad. En la cruz el nombre del Padre es « santificado » al máximo y su Reino es realizado irrevocablemente; en el «consummatum est » su voluntad llega a su cumplimiento definitivo. ¿No es verdad que la petición « perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos… », es confirmada plenamente en la palabras del Crucificado: « Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen » (Lc 23, 34)? Además, la petición del pan de cada día se hace aún más elocuente en la Comunión eucarística cuando, bajo la especie del « pan partido », recibimos el Cuerpo de Cristo. Y la súplica « no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal », ¿no alcanza su máxima eficacia en el momento en que la Iglesia ofrece al Padre el precio supremo de la redención y liberación del mal?

CARTA DEL SANTO PADRE
JUAN PABLO II
A LOS SACERDOTES
PARA EL JUEVES SANTO DE 1999

Click here to leave a comment for
the article above.






2do día de retiro

Wednesday, June 16th, 2010





(Este icono de Jesús dormido en la barca durante la tormenta es uno de mis consuelos de Dios favoritos; se los comparto para que  lo contemplen, especialmente cuando experimenten las pruebas y dificultades de la vida.  Jesús SIEMPRE ESTÁ a nuestro lado)

Elegido de entre los hombres, el sacerdote sigue siendo uno de ellos y está llamado a servirles entregándoles la vida de Dios. Es él quien “continúa la obra de la redención en la tierra” (Nodet, p. 98). Nuestra vocación sacerdotal es un tesoro que llevamos en vasijas de barro (cf. 2 Co 4, 7). San Pablo expresó felizmente la infinita distancia que existe entre nuestra vocación y la pobreza de las respuestas que podemos dar a Dios. Desde este punto de vista existe un vínculo secreto que une el Año paulino y el Año sacerdotal. Todavía conservamos en lo más íntimo de nuestro corazón la exclamación conmovedora y confiada del Apóstol, que dice: “Cuando soy débil, entonces es cuando soy fuerte” (2 Co 12, 10). La conciencia de esta debilidad abre a la intimidad de Dios, que da fuerza y alegría. Cuanto más persevera el sacerdote en la amistad de Dios, tanto más continuará la obra del Redentor en la tierra (cf. Nodet, p. 98). El sacerdote ya no vive para sí mismo, sino para todos (cf. Nodet, p. 100).

VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
AL RETIRO SACERDOTAL INTERNACIONAL
EN ARS
(27 DE SEPTIEMBRE-3 DE OCTUBRE)

Lunes 28 de septiembre de 2009

Click here to leave a comment for
the article above.






Retiro sacerdotal

Tuesday, June 15th, 2010





Hasta el día viernes estaré de retiro con un grupo de sacerdotes de la Asociación Sacerdotal a la cual pertenezco: Sacerdotes Operarios Diocesanos.

Durante el retiro a diario nos reunimos al caer de la tarde para rezar juntos el rosario y para compartir espiritualmente cómo nos va en el retiro. También deseo compartir con ustedes mi retiro y para ello les colocaré a diario, al caer de la tarde, una o dos citas textuales que lo intenten resumir.

“Más allá de las penitencias concretas que el Cura de Ars hacía, el núcleo de su enseñanza sigue siendo en cualquier caso válido para todos: las almas cuestan la sangre de Cristo y el sacerdote no puede dedicarse a su salvación sin participar personalmente en el “alto precio” de la redención.” Su Santidad Benedicto XVI de la Carta convocatoria al Año Sacerdotal

“Queridos Hermanos, al comienzo de mi ministerio os encomiendo a todos a la Madre de Cristo, que de modo particular es nuestra Madre: la Madre de los Sacerdotes. De hecho, al discípulo predilecto, que siendo uno de los Doce había escuchado en el Cenáculo las palabras: “Haced esto en memoria mía” (56). Cristo, desde lo alto de la Cruz, lo señaló a su Madre, diciéndole: “He ahí a tu hijo”. (57) El hombre, que el Jueves Santo recibió el poder de celebrar la Eucaristía, con estas palabras del Redentor agonizante fue dado a su Madre como “hijo”. Todos nosotros, por consiguiente, que recibimos el mismo poder mediante la Ordenación sacerdotal, en cierto sentido somos los primeros en tener el derecho a ver en ella a nuestra Madre. Deseo, por consiguiente, que todos vosotros, junto conmigo, encontréis en María la Madre del sacerdocio, que hemos recibido de Cristo. Deseo, además, que confiéis particularmente a Ella vuestro sacerdocio. Permitir que yo mismo lo haga, poniendo en manos de la Madre de Cristo a cada uno de vosotros sin excepción alguna de modo solemne y, al mismo tiempo, sencillo y humilde. Os ruego también, amados Hermanos, que cada uno de vosotros lo realice personalmente, como se lo dicte su corazón, sobre todo el propio amor a Cristo Sacerdote, y también la propia debilidad, que camina a la par con el deseo del servicio y de la santidad. Os lo ruego encarecidamente.” Siervo de Dios Juan Pablo II, Magno, Primera Carta a los Sacerdotes 1979

Click here to leave a comment for
the article above.






LA CULMINACIÓN DE UN AÑO SACERDOTAL JUBILAR

Tuesday, June 15th, 2010





Como ya hemos hecho en otras oportunidades quiero compartir con ustedes un escrito de un obispo amigo venezolano: Mons Luis Tineo, Obispo Auxiliar de Caracas.

El viernes 11 del presente mes, solemnidad litúrgica de Sagrado Corazón de Jesús, llegó a su culminación el Año Sacerdotal. Promulgado por Benedicto XVI, este jubileo comenzó al conmemorarse  los 150 años del tránsito de San Juan Bautista María Vianney, el Santo Cura de Ars, Patrono de los Párrocos.

Llama la atención la circunstancia de que este jubileo haya transcurrido en medio de un selectivo y reiterado ataque al sacerdocio católico, al Papa y a la Iglesia Católica, por parte de un pequeño pero muy influyente grupo de medios de comunicación de los EE.UU. y de algunos países de Europa Occidental.   Un ataque convertido en verdadera campaña internacional al ser reproducido casi en cadena, de manera poco profesional, nada objetiva y mucho menos ética, por agencias de prensa y todo tipo de medios.

En este sentido, se ha podido verificar que los contados casos –ciertamente graves y totalmente inaceptables-  de abuso de menores cometidos por algunos miembros del clero en Norteamérica y en algunos países de Europa, en un arco de tiempo de alrededor de 50 años, se han juntado y se han publicitado con una reiteración pocas veces vista en la historia del periodismo en casos de esa naturaleza.

Ciertamente que la imagen y la confianza en los miembros del clero, particularmente en lugares como Irlanda y en algunas zonas de los EE.UU. ha sido gravemente lesionada. Ha sido evidente y tenaz el propósito de crear una matriz de opinión pública desfavorable no sólo contra los culpables de tan graves hechos, sino contra todo el clero católico como colectividad, como Institución religiosa y social.  A cualquier lector objetivo debe sorprender que tal campaña no se extienda  con la misma intensidad y reiteración sistemática a  otros colectivos donde el problema tiene mayores dimensiones estadísticas comprobadas. Pareciera que más que el dolor por las víctimas, que el deseo de hacer justicia y de evitar en el futuro tales hechos,  privara más bien el deseo de destruir a la Institución eclesiástica y neutralizar de esta manera cualquier intervención presente y futura de la Iglesia en temas de moral personal y social.

No es casualidad que las fuentes de donde provienen tales ataques contra los sacerdotes y contra el sacerdocio católico, contra la Iglesia y contra la figura universal del Papa promuevan al mismo tiempo y por los mismos Medios de comunicación el relativismo moral, la industria perversa de la prostitución y de la pornografía infantil, del aborto provocado aún en menores de edad, el ataque sistemático a la institución familiar fundada en el matrimonio estable entre un hombre y una mujer a favor de legalizar como familia las uniones de personas del mismo sexo con derecho a adoptar menores. Más aún,  no han faltado grupos sociales influyentes en países como Holanda, que al mismo tiempo que atacan a la Iglesia Católica por los contados y dolorosos casos de abuso de menores, han pedido públicamente la legalización de la pederastia!

La campaña a la cual nos referimos aún se encuentra en pleno desarrollo. Ha sido precedida y en ocasiones acompañada por otra “campaña” repetitiva de películas y supuestos hallazgos de documentos (¿?)  promocionados una y otra vez, encaminados a poner en duda o a negar explícitamente verdades fundamentales de nuestra fe cristiana como la veracidad de los Evangelios, la identidad de Nuestro Señor Jesucristo y los orígenes apostólicos de la Iglesia.

En estas campañas, la simultaneidad y coincidencia de Medios no es casualidad. Esta constatación no pretende ni de lejos querer disminuir la gravedad de los  casos de abuso de menores por parte de algunos clérigos. El número de estos casos, aunque sea mucho menor que lo publicitado o insinuado, no disminuye para nada su gravedad individual, el daño causado a las víctimas y el daño causado a toda la Iglesia en su conjunto. La dolorosa experiencia sufrida ha desencadenado en las entrañas de la Madre Iglesia un nuevo impulso de purificación, de compresión, de petición de perdón y de reparación frente a las víctimas  y de decidida voluntad de prevención de hechos de esa naturaleza, con la ayuda de Dios.

Pero la verificación serena y objetiva del tamaño real del problema nos previene de caer en la trampa de asumir una irreal culpabilidad colectiva y de no percibir la hermosa  y evidente verdad de la entrega generosa y fiel de centenares de miles de sacerdotes, de religiosos y de religiosas que en el mundo entero están al servicio de los niños, de los jóvenes y de todo tipo de personas, aún sin importarles sus creencias. De esto hay millones de testigos.  Esa sí es una verdad más grande y esperanzadora.

Las muestras de renovado celo apostólico, de fidelidad a sus votos y de solidaridad con el Santo Padre frente a los injustos ataques a su persona, provenientes de sacerdotes de todo el mundo,  y las expresiones de solidaridad del laicado dentro de la Iglesia y sorprendentemente de sectores religiosos y laicos no católicos, van demostrando en el tiempo la inconsistencia y mala fe de las campañas referidas y la solidez del compromiso de la inmensa mayoría de los sacerdotes católicos en todo el mundo. El jubileo del Año Sacerdotal ha sido una feliz coincidencia en este sentido.

Mons Luis Tineo, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas

Editorial ed. 249 de Iglesia Ahora

Click here to leave a comment for
the article above.






Celebrando el Amor de Dios

Friday, June 11th, 2010





Hoy celebramos el Sagrado Corazón de Jesús.  Es la fiesta que canta al amor de Dios.   El corazón es, en la Biblia, la esencia de la persona.  La esencia de Dios, lo más resumido que podemos decir de nuestro Dios es que es Amor.  La expresión terrena más acabada de ese Amor de Nuestro Dios Trinidad es la entrega del Hijo en la Cruz, para abrirnos las puertas del Cielo.

Tradicionalmente recordamos el Corazón de Jesús traspasado por la lanza y de donde brota la Iglesia y, en ella, Jesús continúa hasta el fin del mundo la obra de la Salvación por medio de los Sacramentos.  Místicamente bebemos de su costado cada vez que participamos de la Eucaristía, efusión fresca del Espíritu Santo en la cercanía de Nuestra Madre al pie de la Cruz.

Es importante que vinculemos esta celebración litúrgica del Amor de Dios con la Adoración Reparadora Eucarística.  Y es que en la Eucaristía comulgamos y adoramos al Corazón de Jesús Sacramentado.  En el Huerto de los Olivos Jesús suda sangre al “hacerse pecado” para nuestra salvación.  El puro se hace impuro.  El fiel se hace infiel.  La verdad se hace mentira.  La luz experimenta la oscuridad.  El Amor se hace odio…  Y la expresión máxima de ese odio es la Madre que colabora en el asesinato de su propio hijo en el aborto.  Algunas de las gotas más gruesas del sudor de sangre en el Huerto  vinieron del pecado del aborto, de manera singular, el pecado de omisión de los bautizados –especialmente los sacerdotes, gobernantes y comunicadores sociales-  frente a este holocausto hasta el final de los tiempos.
Hemos dicho que es importante vincular esta celebración del Amor de Dios, del Corazón de Jesús Sacramentado, con la adoración reparadora a la Eucaristía porque, también en el Huerto de los Olivos, aquella noche, Jesús fue consolado y, además del consuelo angélico, experimentó el consuelo de todos los actos de amor de los cristianos de todos los tiempos hasta el fin del mundo.  Cada vez  que comulgamos en estado de gracia, cada vez que adoramos a Jesús Sacramentado en el Sagrario, en cada ocasión que unimos con Amor los sufrimientos de nuestra vida a la Cruz del Señor, cada vez que amamos a nuestro prójimo,  entonces también nosotros “reparamos” el desamor que Jesús sufrió y sufre en la pasión y crucifixión que acontece en cada niño abortado y sus consecuencias en el Cuerpo Místico de Cristo.

Su Santidad Benedicto XVI ha clausurado hoy este año dedicado al Sacerdocio, don que también ha brotado del Corazón de Jesús.  Elevemos nuestras oraciones para que nuestros corazones se unan místicamente al Corazón de Jesús y, como Él, aprendamos a entregarnos con Amor a Él y, en ÉL, a nuestros hermanos los hombres de manera especial al “extremo de los más pobres entre los pobres”: los bebés por nacer.

Qué Dios los bendiga abundantemente!!!

Click here to leave a comment for
the article above.






El Amor de los Amores

Sunday, June 6th, 2010





(Nota sobre la foto.  Esta es la foto de un Antimis que se usa en las Eucaristías  celebradas por nuestros hermanos ortodoxos y en las Iglesias Católicas con rito oriental.  Suelen venir firmados por el Patriarca y tienen una pequeña bolsita con reliquias de mártires.  Son muy hermosos y se usan para realizar la consagración sobre ellos. Recuerda al celebrante el sacrificio de la Nueva Alianza que está celebrando)

Hoy celebramos la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor.   Provoca solamente quedarse en silencio  frente a Jesús Sacramentado y contemplar este Misterio de Nuestro Dios Amor hecho un pedazo de pan y un poco de vino.

Hablar sobre la Eucaristía es hablar del Amor de Dios.  La Eucaristía es entrega, es memorial del acto máximo del Amor: el  sacrificio de Jesús en la Cruz para abrirnos las puertas del Cielo en la Resurrección.

Cuando celebro la Eucaristía, en el momento de la consagración al tener en mis manos al Amor de los Amores hecho un pedazo de pan, me recuerda el lavatorio de los pies, ese acto “Eucarístico” del estilo de cómo quiere Jesús que nos tratemos los unos a los otros, siendo “esclavos en el Amor”.  Ver ese pequeño pedazo de pan entre mis manos me hace pensar en la humildad de Jesús.  Siempre es un recordatorio para nuestro ego, el mío el primero, que estamos llamados a ser humildes servidores y que quien obra por nuestro medio es Jesús.

La Eucaristía es sanación para nuestras enfermedades, especialmente para las de nuestro espíritu.

La Eucaristía nos permite detectar las trampas del diablo que suele poner en nuestro camino.

La Eucaristía nos fortalece en la peregrinación que siempre está llena de pruebas.

La Eucaristía es el mejor “ansiolítico”:    “Vengan a mí todos los que están fatigados y sobrecargados, y yo les daré descanso”  Mt 11, 28

La Eucaristía hace crecer la presencia de Jesús en nuestra vida.  Y esto muchas veces no lo “sentimos”, aunque en ocasiones Dios pueda permitir algunos “dardos de amor” en el centro de nuestro corazón como un “caramelo espiritual” para animarnos en nuestra pruebas actuales o futuras.  Lo importante, lo repetimos, no es sentir esa transformación que está obrando cuando comulgamos o cuando lo visitamos en Adoración en el Sagrario, sino estar convencidos por la fe que el Señor está obrando en y desde nosotros.

Les hago y me la hago, yo el primero, algunas preguntas.

  1. ¿Participamos con atención y amor en la Eucaristía como si fuera nuestra primera y última celebración? ¿Recibimos el sacramente de la Reconciliación al menos una vez por mes para estar mejor preparados para recibir a Jesús en nuestros corazones?
  2. ¿Cuántas veces a la Semana visitamos a Jesús en el Sagrario? ¿Por cuánto tiempo?

Para terminar quiero transcribirles una meditación de mi hermano sacerdote, el P Frank Pavone titulada “Este es mi cuerpo”

“¿Te has dado cuenta de que las mismas cuatro palabras que fueron usadas por el Señor Jesús para salvar al mundo son también usadas por algunos para promover el aborto? “Este es mi Cuerpo”. Las mismas palabras sencillas son recitadas desde extremos opuestos del universo son significados completamente contrarios el uno del otro.

Las Escrituras nos dicen que la noche antes de que El muriera para salvar a todos, el Señor Jesús tomó pan en sus manos, lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo “Este es mi cuerpo, que daré por ustedes”. Se refería a lo que iba a ocurrir al día siguiente, cuando El ofrecería aquel mismo Cuerpo en la cruz. El se sacrifica para que nosotros podamos vivir. El ofrece su Cuerpo para lograr destruir el poder del pecado y de la muerte. Como resultado, El nos recibe en su Vida, en su Reino. Nos hace miembros de su Cuerpo.

Por otro lado, las que apoyan el aborto dicen, ¡”Este es mi cuerpo, así que no interfieran con él! Es mío, así que puedo hacer con él lo que quiera, aún llegar a matar la vida dentro de él. Todo es secundario al dominio mío sobre mi cuerpo”. En efecto, una partidaria del aborto publicó (Michelle Goldberg, Rant for Choice, en un periódico estudiantil de la Universidad de Buffalo, 1995), “Yo digo (a los pro vida) que su Dios no vale nada comparado con mi cuerpo”.

“Este es mi Cuerpo”. Las mismas palabras, con diferentes resultados. Cristo da su Cuerpo para que otros vivan; las partidarias del aborto se aferran a sus cuerpos y otros mueren. Al dar su Cuerpo Cristo nos enseña el significado del amor: Yo me sacrifico por el bien de la otra persona. El aborto enseña lo opuesto al amor: Yo sacrifico a la otra persona para mi propio bien!

Este es mi Cuerpo”. Si, como tal, nuestro cuerpo fuera nuestro, entonces hagamos la próxima pregunta: ¿Por qué? La respuesta es para que podamos ofrecer nuestros cuerpos, nuestras vidas, a nosotros mismos, amándonos unos a otros y a Dios. Cristo dice, “Hagan esto en memoria mía”. Nos llama a hacer lo que El hizo y así precisamente es como invertimos la dinámica del aborto. Mamá y papá deben decir a su hijo “Este es mi cuerpo, mi vida, ofrecida  a ti”, en lugar de decirle, “este es mi cuerpo, mi vida, así que yo puedo deshacerme de ti”.

Nunca se encontrará la felicidad humana ni la realización total eliminando a otros del camino. Ambas se encuentran cuando nosotros mismos nos hacemos a un lado.

El Papa Juan Pablo II dice en la encíclica Evangelium Vitae #51:

El, quien vino “no a ser servido sino a servir y a entregar su vida por nosotros” (Mc 10:45), alcanza en la cruz la plenitud de amor: “Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos”(Jn 15;13). El murió por nosotros siendo nosotros pecadores. (cf Rm 5;8).

De esta manera, Jesús proclama que la vida encuentra su centro, su significado y su plenitud cuando se entrega por otros.

He ahí que nuestra meditación se convierte en una oración de adoración y acción de gracias, y al mismo tiempo nos anima a imitar a Cristo y a seguir tras sus pasos. (cf. 1Pe 2;21).

También nosotros hemos sido llamados para entregar nuestras vidas por nuestros hermanos y hermanas, y por ende, encontrar en su plenitud el significado y destino de nuestra existencia.

“Este es mi Cuerpo”. No es casualidad que las mismas palabras se usen para unos propósitos tan diferentes. En esto anida en conflicto espiritual. Todos alcanzaremos la victoria, en nuestras propias vidas y en el mundo, al cumplir con estas palabras en amorosa auto-entrega.”

Click here to leave a comment for
the article above.






La lista roja

Friday, June 4th, 2010





No vaya a creer querido lector que esta es la lista de los países terroristas o la lista de los países que no colaboran en la lucha contra las drogas.  Hoy les quiero presentar la lista de los 10 estados de la Unión más “pro cultura de la muerte”.

La lista está sacada de la publicación Defending life 2010[1].  Estamos conscientes, como solemos repetir, que nuestro horizonte es la derogación de la ley que despenalizó el aborto, pero, mientras tanto, debemos seguir trabajando en leyes locales que nos ayuden a construir la Cultura de la Vida desde las raíces.

He aquí la lista roja de los estados más pro cultura de la muerte:
Washington

1.   California

2.   Hawaii

3.   New Jersey

4.   Vermont

5.   Montana

6.   Connecticut

7.   Nevada

8.   Oregon

9.   New York

Podríamos preguntarnos, ¿cuáles son las razones por las cuales estos estados son los más “pro cultura de la muerte?  Los indicadores principales para entrar en esta lista son los siguientes.  Lo podríamos titular el abecedario “Pro cultura de la muerte”.

  1. Permitir los abortos en menores de 18 años sin el consentimiento escrito notariado por uno de los padres o una corte.
  2. No ofrecer una descripción gráfica a la madre del desarrollo del bebé en el vientre materno.
  3. No dar la posibilidad a la madre de ver un ultrasonido de su hijo creciendo en su vientre antes que colabore en su asesinato.
  4. No ofrecer información a la madre del dolor que siente el bebé por el procedimiento del aborto.
  5. No informar expresamente a la mujer sobre la relación directa del cáncer de seno y el aborto.
  6. No proteger expresamente y de manera especial al bebé en el tercer trimestre de embarazo.
  7. Ser permisivos en cuanto al uso de establecimientos del estado para la práctica de abortos.
  8. No ser exigentes en cuanto a las licencias y mínimos requerimientos de asepsia en los centros donde se practican los abortos, además de exigir pulcritud administrativa, la adecuación de la planta física y los cuidados post aborto.
  9. No exigir que solamente médicos licenciados practiquen los abortos.
  10. No permitir la oferta de “placas para carros” cuyos fondos puedan ser dedicados a alternativas al aborto.
  11. No proteger al bebé por nacer frente al consumo severo de alcohol por parte de su madre.
  12. No controlar la prescripción de medicamentos que puedan poner en riesgo al bebé por nacer.
  13. No proteger a los embriones que son producidos “in Vitro”.
  14. No prohibir expresamente la experimentación para crear híbridos entre seres humanos y animales.
  15. No prohibir expresamente la eutanasia.
  16. Permitir que fondos públicos financien instituciones que promuevan el aborto.
  17. No ofrecer  información a la madre, al menos 24 horas antes de practicar el aborto,  de cómo es el procedimiento quirúrgico  y ofrecer alternativas al aborto.
  18. No tomar en cuenta la responsabilidad paterna.
  19. No informar sobre las alternativas médicas para proteger la vida del bebé y la madre.
  20. No prohibir las nuevas biotecnologías que atenten contra la vida de los bebés por nacer.
  21. No establecer protecciones legales para impedir que los impuestos de los contribuyentes  financien los abortos.
  22. Criminalizar a doctores, enfermeras, estudiantes de medicina y enfermería, trabajadores sociales del estado u otras personas, hospitales o instituciones que se nieguen a recomendar, aconsejar, practicar o asistir en un aborto.
  23. No proteger expresamente a las personas e instituciones frente a la discriminación respecto a ayudas financiaras por rechazar la práctica del aborto.
  24. No dar apoyo financiero significativo a las alternativas al aborto.
  25. No financiar estudios sobre los temas pro vida.
  26. No considerar un aborto el producido por la píldora RU-486

Quisiera terminar esta presentación del “abecedario” de los Estados Pro Cultura de la Muerte resaltando los casos de California y New York.  Según datos del último Censo California es el primer estado con presencia hispana en los Estados Unidos y New York está en el cuarto lugar.

¿Hasta cuándo los hispanos vamos a permitir la matanza como animales de nuestra gente?

Debemos buscar los caminos legales para proteger la vida URGENTEMENTE  en California y New York así como lo han logrado otros estados que están en la lista dorada, es decir, los estados en donde se protege más la vida.  Entre los tres primeros están Louisiana y Pennsylvania.  En las últimas elecciones presidenciales en Lousiana votaron más por el candidato republicano y el Pennsylvania por el candidato hoy demócrata, hoy presidente de los Estados Unidos.  La protección de la vida es un derecho humano, no simplemente una materia político partidista.

El título “lista roja” también se refiere a la sangre inocente de los bebés derramada por el aborto.

Click here to leave a comment for
the article above.