navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for September, 2010

Anualmente en el mundo son sacrificados más de 50 millones de bebés por el aborto provocado

Thursday, September 30th, 2010





Dios llamó a la Madre Teresa a amar a los más pobres entre los pobres. En una oportunidad hablo del “extremo” de los más pobres entre los pobres. Ella dijo que ese “extremo” son los bebés no nacidos, los seres humanos más indefensos. Ella pidió públicamente que le entregaran los bebés, cuyas madres querían abortarlos, a las Misioneras de la Caridad y que no se resolviera lo que podía ser un error de una mujer que había quedado embarazada, con un crimen, que no solamente afectaría al bebé sino a la madre y a todo su entorno.

Anualmente en el mundo son sacrificados más de 50 millones de bebés por el aborto provocado, sin contabilizar aquí los asesinados por los métodos anticonceptivos abortivos.

Nadie puede ser indiferente a esta dramática injusticia, que clama al cielo cada minuto que pasa en nuestro pequeño planeta tierra. Todos estamos llamados a hacer algo por defender la vida de nuestros hermanos más pequeñitos.

No se trata, pues, de una mera causa social, o de una propuesta ideológica política, o de una moda atractiva de voluntariado, no, no es nada de esto, se trata de responder o no a la llamada de Dios a amar a estos hermanitos nuestros. Este es un “llamado de Dios” que debe ser respondido desde la realidad de cada persona en específico.

A unos Dios los llamará a dedicarse a tiempo completo, como por ejemplo las “Hermanas por la Vida”, que son una congregación religiosa; también se puede dar el caso de laicos que se consagran como voluntarios a tiempo completo trabajando en Centros de Ayuda a la mujer, o como predicadores itinerantes del Evangelio de la Vida. También puede darse el caso de sacerdotes que son donados a este apostolado por su respectivo obispo o superior religioso, como es el caso del servidor que escribe este artículo. Dios puede también llamar a algunos a trabajar a medio tiempo.

La mayoría de los bautizados será llamada a consagrar tiempos parciales desde sus vocaciones específicas –casados, religiosos, sacerdotes…- orando frente a las fábricas de aborto, como conferencistas, productores de programas de radio, como artistas, etc. Otros asumirán la creación de grupos pro vida en sus parroquias –en USA están sugeridos para todas la parroquias por la Conferencia Episcopal – y velar para que funcionen, por ya sabemos que el “papel lo soporta todo” y pueden haber grupos que solamente están en el papel y boletines parroquiales pero que no funcionan.

Recuerdo que después de una de mis primeras predicaciones aquí en los Estados Unidos, denunciando el crimen del aborto y anunciando el Evangelio de la Vida, se me acercó después de la misa una joven que estaba terminando sus estudios de psicología clínica y me expresó que había sentido el llamado a dedicar su carrera al servicio de la prevención del aborto y a la sanación post aborto. Yo le recomendé que lo siguiera discerniendo con la ayuda de un director espiritual. De esto se trata, repito, de responder a la llamada de Dios.

No tengo la menor duda que Dios, como en otras circunstancias de la historia, suscitará los carismas y vocaciones específicas necesarias para atender este apostolado pro vida hacia el “extremo” de los más pobres entre los pobres.
Todos los cristianos estamos llamados a responder a la llamada de Dios frente a este holocausto. A nadie le está permitido quedar indiferente. “A mí me lo hicieron”. 

 

 

Click here to leave a comment for
the article above.






Una Oración por nuestra Nación mientras nos Preparamos para Elegir a Nuestros Líderes

Wednesday, September 29th, 2010





                                                                        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

O, Dios

te damos gracias por el privilegio
De poder organizarnos políticamente
Y por reconocer que la lealtad política
No significa que seamos desleales a ti.

Te damos gracias por tu ley,
La cual fue aceptada por los Padres de la Patria
Y reconocida como superior a cualquier ley humana.

Te damos las gracias por la oportunidad que este año de elecciones pone ante nosotros,
De ejercer el deber solemne no sólo de votar,
Sino de influenciar a un sinnúmero de personas para que voten,
Y para que voten correctamente.

Señor, pedimos que tu pueblo despierte.
Haz que se den cuenta de que aunque en la política no está su salvación,
Su respuesta a ti requiere que sean políticamente activos.

Alerta a tu pueblo para que sepa que no están llamados a ser una secta que huye del mundo,
Sino una comunidad de fe que renueva al mundo.

Hazles ver que las mismas manos que se elevan a ti en oración
Son las que halan la palanca en las urnas electorales al votar;
Que los mismos ojos que leen tu Palabra
Son los ojos que leen los nombres en la boletas electorales,
Y que no dejan de ser cristianos
Al entrar a votar en las urnas.

Dispón a tu pueblo a comprometerse con la justicia
Con la santidad del matrimonio y con la familia,
Con la dignidad de cada vida humana,
Y con la verdad de que los derechos humanos comienzan cuando comienza la vida humana,
 Ni un minuto más tarde.

Señor, nos alegramos hoy
De ser ciudadanos de tu reino.
Que esto nos haga ser los más comprometidos
En ser ciudadanos fieles en la tierra.Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

Click here to leave a comment for
the article above.






Persona con tema único

Tuesday, September 28th, 2010





Si uno comienza a trabajar en contra del aborto, en poco tiempo es catalogado como una persona de tema único. Lo que esta frase significa no se sabe exactamente. Las personas a favor de la vida, definitivamente tienen otros temas además del aborto y de hecho la mayoría de personas a favor de la vida, se involucran activamente con otros temas. Exactamente ¿por qué existen otros temas y cual es su importancia? Existen porque la gente existe. Si no existiera la gente, no habrían otros temas y nadie quien los discutiera. En otras palabras, asi es la vida. Todos los temas son importantes porque la vida es importante. ¿Porqué nos debe importar el nivel de desempleo? Porque la gente tiene el derecho a vivir. ¿Por qué la pobreza nos interesa tanto? Porque la gente tiene derecho a alimentarse, a vestirse y a tener un techo sobre sus cabezas. ¿Por qué tienen derecho a estas cosas? Porque tienen derecho a vivir. En resumen, todo llega a lo mismo, la vida. Es por ello que el aborto es el tema principal. Si se le niega el derecho a la vida, se subestima la importancia de cada otro tema. Es imposible darle importancia a cualquier tema si la vida misma se devalúa a un tema desechable. El aborto es mas que un aborto.

El hecho de que el aborto no es tema para mucha gente, es que la acusación de ser tema único es mal ubicada. Además, agrega un insulto al daño que se le hace a los niños y sus madres. Nos preguntan, ¿por qué no se encargan de la gente que ya ha nacido? Nuestra respuesta es ¿por qué se hace la distinción en primer lugar? Hablamos bastante de los que aun no han nacido precisamente porque estamos tratando de deshacer la distinción injusta entre ellos y los ya nacidos. Los que aun no han nacido, tienen derechos iguales que los nacidos y exigimos que esos derechos sean respetados de la misma manera. Acusar a los que están a favor de la vida de no importarles los derechos es tan injusto como decir que a los sacerdotes de prisiones no les importan los derechos de la gente libre, o también como decir que los trabajadores sociales que ayudan a los no videntes no les importa la gente que si puede ver. Tener un tema universal de derechos humanos nunca excluye a la persona de tener un enfoque específico en un grupo de gente en necesidades.

Los no nacidos tienen mayor necesidad. ¿Existe acaso alguna otro grupo de gente que esté siendo asesinado a una alarmante taza de 4.400 al día, acompañada de la indiferencia de tantas personas y con los esfuerzos de tantos para legalizarlo? Estas muertes no son accidentales, estas muertes son autorizadas por el gobierno. ¿Existe algún otro tema que brota con tanto cobro de vidas humanas, o cualquier otro grupo de personas tan incapaces de defenderse?

¿Qué pasaría si el día de mañana se anunciara una nueva ley en donde los niños de 14 años se pudieran asesinar a la discreción de sus madres? ¿Duraría esa ley? ¿Acaso no se levantaría la gente para reclamar? Entonces, supongamos que los que pusieron la ley dicen que cambian la ley porque reconocen que era una mala ley y en lugar de 14 años la bajan a 7 años de edad. ¿Sería mejor? Entonces después de recapacitarlo mejor, deciden cambiar la ley de nuevo porque están de acuerdo que la ley era mala y dicen, que se pueden matar a los hijos dentro del vientre de la madre. Los primeros dos casos son ficción, pero el último es la realidad. La pregunta clave es: ¿Es esta ley diferente o mejor? ¿Adónde está toda la gente y el furor? ¿Por qué los únicos que reclaman son los que han sido catalogados como personas de tema único? ¿Acaso hemos creído que la gran mentira del aborto es moralmente aceptada más que la de matar a un niño de 7 años?

Si los niños de 7 años fueran sistemáticamente y legalmente asesinados, ¿se les llamaría gente de tema único a los que los defendieran?

Gracias a la acción y la oración de los pro-vida, muchos niños han sido salvados del aborto. Pregúntenle a esos niños si ellos piensan que haber sido salvado del aborto es tema único. No, para cada uno de ellos es todo el tema, es la misma vida. Para nosotros, es cada tema que tenga que ver con ese niño y con todo lo que tenga que ver con su vida. El niño vive. El tema es cada necesidad de ese niño, cada bendición, misión, interacción, y contribución para este mundo. El tema no es nada más que la misma vida a imagen del mismo Dios. Sí, al final de todo, es el único tema. El tema es la vida. Y después de todo, la vida defendida y afirmada es idéntica a este tema único llamado amor.

El Arzobispo Eusebius Beltrán escribió: “Hace muchos años, recuerdo haber sido criticado por pedirle a la gente que votara por la vida. Fui acusado de ser un votante de tema único.” Al meditarlo, no es tan malo ser catalogado de tal manera. Si un tema es suficientemente grande e importante y capaz de superar otros temas, entonces debería ser atendido. Si hay un tema tan fundamental que afecta a cada otro tema, entonces, debe de ser prominente. Si un tema le causa tanta injusticia a alguien, entonces debe ser detenido. Si un tema es de vida o muerte, entonces se debe escoger la vida. El único tema que abarca todos estos condicionantes es el aborto. Por lo tanto me siento orgulloso de ser llamado un “votante de tema único” porque no hay otro tema tan básicamente fundamental y urgente.”

Click here to leave a comment for
the article above.






La Declaración de la Independencia y el propósito del Gobierno

Monday, September 27th, 2010





¿Cuál es la primera responsabilidad de aquellos en gobierno? Es reconocer su lugar. Son los guardianes de los derechos que pre-existen a cualquier humano o gobierno. Algunos dicen que el gobierno no debe de involucrarse en las decisiones de aborto. No se dan cuenta de la razón que tienen. El gobierno se involucró demasiado en el tema cuando decidió sobre el caso Roe vs Wade el cual le quita al no nacido el derecho a la vida. Ahora, la responsabilidad del gobierno es de retroceder de esa posición comprendiendo que no tiene la autoridad de dar o quitar la vida. El objetivo no es sencillamente que todos entiendan la normativa. Si no que reconocer que la normativa va más allá del poder que el gobierno tiene parra cambiarlo. El derecho a la vida no es un tema que puede ser resuelto temporalmente hasta que alguna otra forma de amenaza se descubra.

Los líderes gubernamentales deben ser líderes. Aunque formar un consenso sea una parte íntegra de la actividad política, existen ciertos temas fundamentales de justicia que no pueden esperar por un consenso. Cuando una gran parte de la familia humana está siendo asesinada legalmente, los líderes no pueden esperar para que existan suficientes gentes que estén de acuerdo en que las víctimas deben ser protegidas.

La Declaración de la Independencia reconoce la existencia de una ley más importante que la escrita por el hombre. Esta es la ley natural. Oliver Wendell Holmes fue un factor influyente para que nuestras leyes se separaran del reconocimiento de las leyes naturales. Él impuso que la normativa fuera lo que sea conveniente y expediente para la comunidad.

El Santo Padre y nuestros Obispos han comentado sobre la responsabilidad y destino de América con respecto a este tema:

“Cada ser humano, sin importar cuan vulnerable o indefenso sea, que tan joven o de edad mayor, cuan saludable, deshabilitado o enfermo, sin importar que tan productivo sea para la sociedad, es un ser de inestimable valor que ha sido creado a la imagen y semejanza de Dios. Esta es la dignidad de América, la razón por la cual existe, su condición de sobre vivencia, en efecto es la prueba máxima de su grandeza: el respetar a cada ser humano, especialmente a los más indefensos, los que aún no han nacido.” Juan Pablo II en el aeropuerto de Detroit el 19 de Septiembre de 1987.

“Mientras jugamos con el principio, el fin y hasta la vida estructural de las células, jugamos con nuestra propia identidad como una nación libre dedicada a la dignidad de cada ser humano. Cuando la vida política Americana se torna en un experimento sobre la gente en lugar de ellos y para ellos, ya no valdrá la pena conducirla. Definitivamente nos dirigimos hacia ese momento. Hoy en día, cuando los derechos inviolables de cada ser humano se proclaman y el valor de la vida se afirma públicamente, el derecho humano más fundamental “el derecho a la vida, se niega especialmente en los momentos de mayor significado de la existencia: el nacimiento y la muerte” (Juan Pablo II, El Evangelio de la Vida, 18)

“De manera sorprendente vemos hoy un aumento de tensión entre los principios fundamentales de nuestra nación y la realidad política. Vemos esta disminución del respeto por los derechos inalienables a la vida y en la eliminación de la protección legal para los más desamparados. No puede haber justicia auténtica en nuestra sociedad hasta que las verdades sobre las que se fundamentó nuestra nación se hayan concretizado más perfectamente en nuestra cultura y ley”. (El Evangelio de la Vida, 1994, N. 14)

“La realidad virtual y la ciencia genética nos pueden dar una ilusión de poder, pero no somos dioses. No somos ni nuestros creadores ni creadores de nadie ni de nada. Y para nuestra propia seguridad, no debemos tratar de serlo. Ni los padres, a quienes se les ha confiado la protección especial de nueva vida, son dueños de sus hijos como tampoco ningún adulto puede ser dueño de otro. Y ahí se encuentra nuestra propia seguridad. Nadie, excepto El Creador es el soberano de los derechos humanos básicos, empezando con el derecho a la vida.” (El Evangelio de la Vida, No. 15)

Click here to leave a comment for
the article above.






El Derecho a la Vida es Fundamental

Friday, September 24th, 2010





Aristóteles escribió, “El Estado existe para que el hombre pueda vivir.”

La Declaración de la Independencia dice “estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que El Creador les ha otorgado ciertos derechos innegables, y que dentro de ellos está el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; y para asegurarse de éstos derechos, los gobiernos son instituidos de entre los hombres, derivando sus justos poderes de los consentimientos de los gobernados; que en cualquier momento que un gobierno se convierte destructivo a cualquiera de estos fines, la gente tiene el derecho de alterar o cambiarlo…”

“Evidentes” significa que no se tiene que demostrar ya que es obvio. De acuerdo a este documento, no deberíamos que “probar” que el derecho a la vida lo posee cada humano, antes de, e independientemente de las decisiones de las posiciones de cualquier persona de gobierno. El peligro que enfrenta la persona que dice “no creo que tu eres humano” es que alguien más puede decir eso de ellos mismos. ¿Cómo lo puede probar?

La vida viene primero dentro de nuestros derechos. La libertad de tomar decisiones es buena si tienes vida. Si se destruye la vida, se destruye la libertad y la búsqueda de la felicidad al mismo tiempo. Para ayudarle a evaluar la jerarquía de temas, es bueno preguntar que es lo que le queda a la persona si se le quitan esos derechos.

Muchas personas han sido privadas de varios derechos pero se mantienen como personas protegidas por la ley. Sin embargo cuando el derecho de ser protegidos por la ley es removido, ningún otro derecho es protegido. De hecho, la razón del porqué tenemos otros derechos es porque tenemos el derecho a la vida.

Si nuestro gobierno se convierte en uno destructivo al propósito de asegurar el derecho a la vida, nosotros la gente debemos rechazarlo. John Adams, el segundo presidente de los Estados Unidos declaró, “Ustedes tienen derechos que se sobreponen a todos los gobiernos; derechos que no pueden ser restringidos por leyes humanas; derechos que provienen del Gran Legislador del Universo.”

Click here to leave a comment for
the article above.






“La moralidad no se puede legislar”

Thursday, September 23rd, 2010





Algunos dicen que no se puede legislar en temas de moralidad. Pongamos atención a lo que esta frase implica. Si quieren decir que la ley no puede ser suficiente para hacer a alguien moralmente responsable, es verdad. Necesitamos más que leyes para que la gente se haga buena. Sus corazones y sus mentes deben ser convertidos. Las leyes tienen dos funciones, una de instruir y la otra de restringir, de hecho, le ayudan a la gente a mantenerse dentro de los límites del comportamiento moral, aunque, como el Rev. Martín Luther King Jr. comentó, la ley no me puede hacer que ame al prójimo pero puede mantenerlo de lincharme.

Si la frase significa que la ley no es recurso de la moralidad, también es verdad. La moralidad no proviene de la ley, sino de la naturaleza del ser humano, el cual ultimadamente viene de la naturaleza de Dios.

Si la frase significa que las leyes no tienen nada que ver con la moralidad, como si hay una separación total entre la vida moral de uno, conocida como privada, a la vida social, vivida dentro de los límites que son fijados por la comunidad humana, es falso. Esta es la idea de que lo que diga la ley está bien. En realidad, las mayorías pueden estar equivocadas. La moralidad y la ley tratan con el comportamiento humano. En cualquier momento que se desee legislar los límites del comportamiento humano, se está legislando sobre la moralidad.

Click here to leave a comment for
the article above.






Parte II Político pero no partidista: La libertad de seguir el Evangelio

Wednesday, September 22nd, 2010





Los Obispos hablan de la libertad que los Cristianos deben tener para profesar su fe en publico y hacer de su fe el objeto de su más alta fidelidad:

” Recibimos los oficiales electos que nos merecemos. Sus virtudes, o la falta de ellas, es un juicio no solo para ellos, sino para nosotros. Es por ello que exhortamos a nuestros conciudadanos que vean más allá de las líneas partidistas, a que analicen con ojo critico la retórica utilizada en las campañas partidistas, y que elijan líderes de acuerdo a sus principios y no a las afiliaciones partidistas o a un mero interés propio..” (Obispos Americanos, Viviendo el Evangelio de la Vida, N. 34)

” Una de nuestras mayores bendiciones en los Estados Unidos es nuestro derecho y responsabilidad a participar en la vida cívica. La constitución protege el derecho de los individuos y de las entidades religiosas a expresarse sin interferencia gubernamental, inhabilitación o sanción. Cada vez mas, es aparente que los asuntos públicos de mayor trascendencia tienen claras dimensiones morales y que los valores religiosos tienen consecuencias publicas de gran significado. Nuestra nación se enriquece y nuestra tradición pluralista crece cuando grupos religiosos contribuyen al debate sobre las políticas que rigen la nación.” (Junta Administrativa de los Obispos Católicos de los Estados Unidos, Responsabilidad Cívica, P.8)

” Los Católicos son llamados a ser una comunidad de conciencia dentro de la sociedad en general y poner a prueba la vida publica con la sabiduría moral anclada firmemente en la Sagrada Escritura y consistente con los mejores ideales que fundamentan nuestra nación. Nuestro marco moral no corresponde fácilmente a las categorías de derecha o izquierda, demócratas o republicanos. Nuestra responsabilidad es analizar cada partido y plataforma según como sus programas afectan la vida y la dignidad humana.” (Junta Administrativa, Obispos Católicos de los Estados Unidos, Responsabilidad Cívica, 1999. P8)

” Cada Católico es un misionero de la Buena Nueva de la dignidad humana redimida por la Cruz. Aunque nuestra vocación personal determine la forma y estilo de nuestro testimonio, Jesús llama a cada uno de nosotros a ser levadura de la sociedad, y por tanto seremos juzgados por nuestras acciones. Nadie, mucho menos alguien que esta en un puesto de liderazgo en nuestra sociedad, puede justamente considerarse un católico practicante si actúa de manera contraria a su fe.” (Obispos Católicos, Viviendo el Evangelio de la Vida, 1998. N.7)

” Creemos que el Evangelio de Jesucristo es el “Evangelio de la Vida”. No podemos simultáneamente comprometernos a los derechos humanos y al progreso mientras eliminamos o marginamos a los más débiles entre nosotros. Ni tampoco podemos poner en practica el Evangelio de la Vida como si fuera una devoción privada. Los Católicos estadounidenses debemos vivirlo públicamente y con vigor, como una cuestión de liderazgo y testimonio nacional, o no lo viviremos.” (Obispos Católicos, Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, N. 20)

” Los católicos estadounidenses han buscado por mucho tiempo asimilarse a la vida cultural de este país. Pero al asimilarse, hemos sido frecuentemente totalmente “digeridos”. Hemos sido cambiado demasiado por nuestra cultura, y no la hemos cambiado lo suficiente. Si somos levadura, debemos llevar todo el Evangelio a nuestra cultura, un Evangelio de vida y alegría. Esa es nuestra vocación como creyentes. Y no hay un mejor sitio para empezar que con la promoción de la belleza y la santidad de la vida Humana.” (Obispos Católicos de los Estados Unidos, Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, N.25)

Click here to leave a comment for
the article above.






Parte I Político pero no partidista: La libertad de seguir el Evangelio

Tuesday, September 21st, 2010





Los creyentes no son ciudadanos de segunda clase. Solo porque la gente tiene convicciones que emanan desde la fe no quiere decir que tengan menos que aportar en la formación de políticas publicas. De hecho, el objetivo principal de la Iglesia es precisamente, influenciar la cultura a través de la propugnación de temas morales.

Las iglesias son únicas entre las organizaciones 501 (c)(3) en el sentido de que es inevitable involucrarse en la política debido a la promulgación del código moral de cada religión principal. Tal como lo declara un comentarista: ” La religión y la política han estado entrelazadas desde el nacimiento de nuestra nación. En una democracia creada para reflejar la fibra social de sus ciudadanos, los grupos religiosos siempre han abogado por posiciones morales para, ya sea avanzar o impedir, ciertas causas y campañas políticas.” (Judy Ann Rosenblum)

La misión de la Iglesia es religiosa. Como lo indica el Concilio Vaticano II, Nuestro Señor no le dio a la Iglesia una misión política. Sin embargo, esto no significa que la Iglesia no tiene nada que decir con respecto a los asuntos de política. La Iglesia tiene mucho que decir, precisamente por su misión religiosa. La Iglesia debe ser una fuente de vigor para que nosotros asentemos una comunidad de humanos de acuerdo a las leyes de Dios. La Iglesia, de hecho, es quien nos introduce al Reino de Dios entre nosotros, aunque su plenitud se llevara a cabo en el futuro.

La Iglesia no formula políticas; la Iglesia da testimonio de las verdades de Dios con quien las políticas deben ser conformadas.

Esas verdades no encajan bien dentro de las categorías de los liberales o conservadores, republicanos o demócratas. Todas las políticas tienen que ser evaluadas de acuerdo a como tocan a la persona, como afirman la vida humana, la dignidad, los derechos humanos y el bien común. Cuando hablamos de si la Iglesia tiene una responsabilidad política, no nos referimos a que endosamos a ciertos candidatos, o que llevamos a cabo campañas partidistas, o representamos a cualquier partido. Lo que hacemos es aclarar la misión de la Iglesia, y aplicar las enseñanzas de la Iglesia sobre la vida humana y el comportamiento de las circunstancias bajo las cuales nos organizamos como una sociedad.

Ningún partido político se conformara de acuerdo al Evangelio. Debemos tener la libertad de seguir el Evangelio. Libertad no solo en el sentido que las leyes no interfieran con la proclamación de la verdad, pero también libertad interior de poder votar por principios y no por lealtades partidistas. El comunicado de los Obispos de 1995 dice que necesitamos ser políticos sin ser partidistas, corteses pero no débiles, involucrarnos sin dejarnos ser utilizados.

En las parroquias, hay muchas cosas que podemos hacer, como por ejemplo educar a los candidatos y a los votantes o conducir campañas para registros electorales. En resumen, debemos involucrarnos. Ser religiosos no significa que no nos involucramos en estas cosas.

Click here to leave a comment for
the article above.






La Iglesia no se limita únicamente a enseñar las verdades reveladas

Monday, September 20th, 2010





La libertad de religión es el factor principal en la vida Americana y en el derecho humano, en cual, la Iglesia defiende vigorosamente. Esta libertad significa que las creencias religiosas deben ser aceptadas libremente, no impuestas por ley. Por lo tanto, uno no puede legalmente invocar la libertad de religión para destruir los derechos de otros. Invocar la libertad de religión para destruir la vida de otro es un abuso intolerable. A ninguna religión le permitiría tener como parte de su culto, un rito en el que se tortura y asesina a niños.

La religión no solo protege las verdades reveladas; también protege las verdades fundamentales sobre la persona humana y la sociedad que transcienden diferencias de denominación. Por ejemplo, una muestra básica de una sociedad civilizada es que el robo es malo. Esto también es una enseñanza religiosa, revelada a Moisés en los Mandamientos y pronunciada por Nuestro Señor. Sin embargo nadie se queja que las leyes en contra del robo sean una imposición de una creencia religiosa por parte del Estado. Similarmente con el derecho a la vida. Muchos defienden su “creencia” con respecto al aborto bajo el rubro de la libertad de religión, y quieren hacernos pensar que la posición de los pro-vida sobre el aborto y la concepción es relativa. Pero pedir igual protección para cada vida humana comprobada, no es una imposición de “creencia”, sino que es igual al reclamo para la protección de la propiedad privada ante un robo.

En una discusión relacionada con el aborto, un Senador de los Estados Unidos razonó con palabras similares “algunas personas creen que la vida comienza en la concepción, algunos creen que la vida comienza en el momento de nacer y otros creen que la vida comienza en algún punto entre los dos. Debemos permitirle a la gente en este país a que mantengan sus creencias, sin que el gobierno imponga una u otra posición filosófica o teológica.”

Le hice notar al Senador que hay gente que cree también que la vida comienza después de nacer. ¿Les debemos permitir que crean lo que quieran? Ciertamente, deberíamos permitir que lo crean. Sin embargo, eso no le da el derecho de asesinar a los niños.

La pregunta aquí no es si debemos permitir esas creencias, la pregunta es si debemos permitir acciones que destruyen los derechos humanos fundamentales. Las leyes que protegen la vida en realidad lo protegen a uno de las creencias de los que rehúsan reconocerlos como miembros completos de la comunidad humana.

Durante otro intercambio en la sala del Senado (NY Times, 6 de Agosto de 1995), un senador a favor de los abortos le dijo a un senador a favor de la vida, con respecto a una pregunta sobre si la vida humana comenzaba en la concepción, “uno ora cuando debe tomar esta decisión… tal vez sorprenda al senador saber que el no es mi Dios.”

Así es que ahora, un hecho básico de la ciencia, esta sujeto a las conclusiones que uno deriva de la oración. Es sorprendente que los que concibieron el primer bebe probeta no se unieron junto a un plato de petri a orar. Y que tal si después de esta oración alguien sale con que uno no es humano.

La separación de Iglesia y Estado no significa separación de Dios y Estado, el Estado por sí solo se colapsa. Sin responsabilidad hacia Dios, ¿qué prevendría a los que están en poder de decir que lo que ellos piensan es lo correcto? Ninguna ley puede permitir que un acto de violencia sea correcto.

Ayuda recordar bajo este contexto que una de las razones por las cuales las tribus en el Antiguo Testamento eran derrotadas es porque practicaban los sacrificios de infantes.

Click here to leave a comment for
the article above.






Parte IV La separación entre Dios y Estado

Friday, September 17th, 2010





La verdad es que el movimiento pro-vida no busca imponer por ley ninguna religión o creencia teológica, ya sea sobre el alma o de cualquier cosa. Dicho esfuerzo es tanto innecesario como equivocado.

Supongamos por ejemplo que yo no creo que tengas alma. ¿Me da esto el derecho de asesinarte? No. Tu vida es protegida por la ley, sin importar mis creencias. ¿Acaso, la ley que protege tu vida me exige a creer que tu tienes el alma? No. Ni siquiera me pide que crea que el alma existe. Lo que sí me exige es que cualquier cosa que yo crea, no se debe tomar la vida de otro. La ley protege tanto al derecho de creer como a la vida del creyente.

Eso es lo que el movimiento pro-vida desea. Simplemente deseamos la protección de todos los seres humanos.

Si alguien no cree que el niño en el vientre de la madre tiene alma, es su prerrogativa. Pero decir que no cree que tenga alma a decir que debe ser legal el asesinato de ese niño, es tan injusto como decir que porque yo no creo que tu tienes alma, que debería ser legal asesinarte. A la ley no le interesan las creencias, sino que regula las acciones.

El criterio de la ley en cuanto a quién recibe protección debería ser por medio de evidencia producida por ciencia y debe ser verificable. No basándose en el criterio subjetivo de creencias religiosas. Existe lo que es verdad religiosa. Pero si un bebé vive o muere no debe depender en que toda la sociedad haya reconocido esa verdad. La vida humana necesita ser protegida ahora. La libertad de “no creer” nunca debe ser confundida con la libertad de destruir a otros.

Click here to leave a comment for
the article above.