navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for December, 2010

Un Nueva Guerra

Wednesday, December 15th, 2010






La mujer es el escenario de la guerra abierta en este tiempo entre la ideología y la Naturaleza. Una guerra tan vieja como el hombre, que se recrudeció con la Revolución Industrial y que ha ido in crescendo en este último siglo. Una guerra masculina, de control y dominación del mundo externo, de la Naturaleza. Pero en este siglo, es la mujer quien se ha convertido en el mayor exponente de esta ética masculina de explotación y de manipulación de la Naturaleza y de la Realidad, hasta el punto de atentar contra su propia naturaleza, ofreciéndose a sí misma en holocausto a los dioses de la postmodernidad con el sacrificio su ser natural: la maternidad. Como era de esperar, en la mujer esta guerra se ha interiorizado, generando una represión de su propio ser… y del ser que anida en ella. La mujer de este tiempo ha asumido de tal manera la ética masculina del control y la manipulación, que ha hecho dejación de su propia idiosincrasia hasta el punto de renunciar a lo más íntimo y consustancial: su capacidad de dar vida. Pero antes de llegar a sus entrañas, la guerra ha ido destruyendo uno a uno los baluartes de su sensibilidad, su empatía, su ternura, su vulnerabilidad, su generosidad, su paciencia, su flexibilidad…. Todas las armas de que disponía han sido entregadas al “enemigo” de la alienación, y ella misma se ha metido en el campo de concentración…. el peor de todos: el Síndrome Post-aborto. Y ¡no quiere salir!

El “enemigo” ha logrado la victoria perfecta: que el vencido deponga las armas voluntariamente y se encierre él mismo (ella misma) en la prisión. Y ¿cómo lo ha conseguido? Con una nueva artillería de armas lingüísticas e ideológicas: convirtiendo el campo de concentración en un “logro social”, en “un derecho de la mujer”. El aborto encierra a la mujer en el peor campo de concentración que jamás ha existido: el de su auto-conciencia. “Es más fácil sacar a un niño del vientre de una madre que de su conciencia”, decía un veterano obstetra, el Dr.Wilke. La guerra de este tiempo se ha hecho psicológica, y de nuevo, las primeras víctimas son los más débiles: los niños y las mujeres… en este orden. Esas son también las víctimas del aborto: los niños por su muerte física; las mujeres por su muerte psicológica.

Pero esa muerte psicológica, con ser dramática, es a menudo la antesala de la otra, pues el aborto multiplica por siete las probabilidades de suicidio en comparación con el parto, multiplica por cuatro la probabilidad de morir por accidentes de todo tipo, multiplica por tres los trastornos mentales, aumenta un 60% la probabilidad de morir por causas naturales, crea predisposición biológica para contraer cáncer de mama y otras enfermedades mortales. Una larga lista de secuelas, a cual más grave, que dejan a la mujer sumida en la miseria psicológica y física… y en la peor de ellas: la ignorancia. Porque el “enemigo” no permite que la mujer sepa “de dónde le ha venido el palo”. El Sistema ha decretado que el aborto es bueno para la mujer y no tolera herejes de este dogma postmoderno. No importa que las estadísticas den cifras alarmantes de consumo de alcohol y drogas entre mujeres que han abortado, que las depresiones se hagan crónicas y generalizadas, que haya alta correlación con la anorexia y la bulimia, que se rompan las parejas (el 70% en el plazo de un año tras el aborto), que aumente la violencia doméstica e infantil,… nada de eso importa porque el aborto tiene que ser bueno por definición: “César dixit”. El Imperio con su maquinaria de dominación mediático-política ha vestido el aborto de progresía y que nadie se atreva a exclamar que “¡el emperador va desnudo!”. Los niños y las mujeres ya no tienen sitio en el Sistema si no rinden su inocencia y su maternidad. Y sin ellas, el mundo está perdido.

Hemos tocado fondo. En el Síndrome Post-aborto, la mujer ha tocado fondo en su proceso de vértigo feminista, en su proceso de “conversión” a la ética masculina. Pero cuando se toca fondo hay dos posibilidades: ahogarse o empujar con fuerza. No Más Silencio ofrece un empujón fuerte a las mujeres que han caído en el abismo del aborto, para que se alcen de su postración…. ¡como un delfín surcando las aguas a los ojos del Sol!


Fdo: Pilar Gutiérrez Vallejo
Directora de No Más Silencio
www.nomassilencio.com

Click here to leave a comment for
the article above.






Oración de Adviento por la Vida

Tuesday, December 14th, 2010





 

Dios de la Vida,
Nos regocijamos en la promesa de tu venida.

Tú has enviado a tu Hijo, nacido en Belén.
Él es el Príncipe de la Paz, y
Es Aquel, bajo cuyo nombre, toda opresión cesará.

Has que cada día acojamos su venida
Y nos preparemos para su venida al final de los tiempos.
Haz que creemos una cultura que lo acoja
Al acoger a cada niño, nacido o no.

Te lo pedimos por le mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

 

Click here to leave a comment for
the article above.






Testamento vital

Monday, December 13th, 2010





 

Una de las mejores cosas que podemos hacer en relación a la protección de nuestras vidas frente a la cultura de la muerte es completar un “Testamento de vida” (Will to Live)

Estos documentos han sido preparados por nuestros amigos de National Right to Life conjuntamente con expertos legales y cumplen con los requisitos de  las leyes de los 50 estados. Quiero mandarle uno a cada uno. Lo pueden pedir en www.priestsforlife.org/store/p-250-will-to-live.aspx. No hay costo alguno.

El documento está pensado para protegerlos. El peligro en nuestros días no es que nos den un tratamiento que no queremos, sino que no nos den el tratamiento que queremos.

El “Testamento de vida” le permite indicar anticipadamente que desea recibir el cuidado que es moralmente obligatorio y que no quiere que le quiten la vida y que si Ud. no puede hablar, una persona que Ud. ha designado porque comparte sus valores y entiende sus deseos hablará por Ud.

Este arreglo no solamente puede salvarle la vida, sino que puede evitar a sus seres queridos la confusión y angustia que acarrea el desconocimiento de sus deseos. El caso de Terri Schiavo, en el que estuve muy involucrado, es un ejemplo. Pulse aquí para el relato de un testigo ocular de ese caso.

Como la tragedia o la enfermedad pueden llegar en cualquier momento, el “Testamento de vida” es para adultos de todas las edades.

El “Testamento de vida” es importante porque no podemos predecir el futuro ni saber con anterioridad que forma de enfermedad nos aquejará en los años venideros. No sabemos que tratamientos estarán disponibles ni cuales necesitaremos.

No pretendemos saber el tipo de tratamientos médicos que vamos a querer usar o evitar en el futuro. No tiene sentido decidir sobre ellos antes de conocer siquiera la enfermedad.

No es siempre obligatorio recibir todo tratamiento médico. Para poder decir que tratamientos son obligatorios desde el punto de vista moral y cuales son solamente opcionales, uno debe conocer los detalles médicos del caso. Esos hechos se examinan a la luz de los principios morales involucrados. Tratar de tomar una decisión anticipadamente es actuar sin la información necesaria.

La gente ya tiene el derecho de tomar decisiones consintiendo con información, diciéndole a la familia y a los médicos como quieren ser tratados cuando no puedan tomar decisiones por sí mismos. Los doctores ya tienen la libertad para aplicar o quitar tratamientos inútiles en casos terminales que no benefician al paciente. Algunos temen que la tecnología médica se usará para torturarlos en sus últimos días. Pero es más probable que los miedos de la gente sobre el “heroísmo médico” incluyan a los mismos tratamientos que harán posible una muerte más confortable y menos dolorosa.

Un camino seguro es designar a un representante en los cuidados médicos que pueda hablar por Ud. en los casos en que no lo pueda hacer. Debería ser una persona que conoce sus creencias y valores y con la cual Ud. pueda discutir en detalle estos asuntos. Si Ud. no puede hablar, su representante puede hacer todas las preguntas necesarias a los médicos y al clero, para hacer una evaluación una vez que sepa los detalles de su condición y necesidades médicas. Eso es mucho más seguro que predecir el futuro. Designar a un representante para el cuidado médico es una manera sencilla de salvaguardar su derecho a la vida.

Ordene su “Testamento de vida” hoy en www.priestsforlife.org/store/p-250-will-to-live.aspx. Por favor, asegúrese de indicar para qué estado lo desea, especialmente si solicita uno para alguien que vive en un estado diferente al suyo.  Por favor, comunique esta oferta a otros.

P. Frank Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por La Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






¿Afecta el aborto a los hombres?

Friday, December 10th, 2010





En una entrevista realizada al cofundador del Viñedo de Raquel –el ministerio de sanación post aborto más extendido en el mundo-, el Sr. Kevin Burke, cita un estudio publicado en el LA Times según el cual de 3600 hombres entrevistados 66% dijeron haberse sentido culpables y con ansiedad después del aborto. Otros estudios citados por Burke indican que los hombres sufren de depresión, disfunción sexual y ataques de ira como consecuencia del aborto.

Este especialista también indica que a menos que los padres, al igual que las madres, realicen un proceso de duelo por sus hijos abortados, seguirán sufriendo por su pérdida y condenados a seguir conectados con las consecuencias destructoras en sus relaciones de pareja, familia y laborales.

Uno de los principales dolores que afectan al padre es haber fallado en la protección de la maternidad de su pareja, una de las principales dimensiones de su rol paterno. Es una traición a su paternidad. Es este sentido es una traición a sí mismo.

El dolor es tan intenso que los hombres sienten la urgencia de “anestesiar” este dolor y para ello acuden a las adicciones, entre las cuales son las más comunes la adicción a la pornografía, al alcohol, a las relaciones extramatrimoniales y al trabajo, con las consecuencias devastadoras para sus diversos entornos.

Yo he asistido a varios retiros del Viñedo de Raquel como sacerdote miembro del equipo organizador. Les puedo dar mi testimonio que el dolor que experimenta el padre que cae en la cuenta del significado del aborto como pérdida de su hijo, de la falla en su rol protector de su pareja y de su destruida paternidad es una de las experiencias de dolor más agudas que he experimentado en mi vida como sacerdote. He visto a hombres desmoronarse física y emocionalmente al asumir su responsabilidad en la muerte de su hijo, paradójicamente, como una etapa necesaria en su proceso de sanación de la herida. Dicen los psicólogos que lo que no se asume no se sana.

Continúa explicando el Sr. Kevin Burke que la experiencia del aborto es, especialmente devastadora, para aquellos hombres que se oponen al aborto de su hijo ofreciendo hacerse cargo de su hijo emocional y financieramente. A todo el cuadro de pérdida se añade además la impotencia de no haber logrado salvar su hijo. Yo les he escuchado preguntárselo en voz alta con un llanto desesperado aún después de haber pasado, en ocasiones, muchos años de acontecido el aborto ¿Padre por qué no tuve la fuerza para evitar que mi esposa se practicara ese aborto? ¿Por qué permití que los padres de ella nos obligaran a tener un aborto?¿Por qué no protegí a mi hijo? ¿Por qué no la saqué de esa sala de espera en la fábrica de abortos? De hecho es muy doloroso constatar como muchas mujeres que decidieron tener su aborto en abierto desacuerdo con sus parejas. Ellas narran la sensación de esperar que al último minuto sus parejas les impidieran tener el aborto. Es un río caudaloso de dolor muy difícil de explicar con palabras.

También debo darle mi testimonio de cómo en los Retiros del Viñedo de Raquel estos hombres consiguen un espacio de comprensión, misericordia y sanación para procesar su dolor, culpabilidad, ira e impotencia.

En esta entrevista se le pregunta cómo afecta especialmente a la relación de pareja el aborto. La respuesta del Sr. Burke es que la mayoría de las relaciones de pareja en un punto se rompen luego de tener un aborto. Otras relaciones de pareja siguen una dinámica disfuncional en ocasiones como un auto castigo y en algunos casos hasta como “memorial del bebé”.

Un tema que también se aborda en la entrevista es el marido que se casa con una mujer que ha tenido un aborto antes de su matrimonio. Recientemente tuve la oportunidad de escuchar un testimonio público de un hombre que relató justamente este caso en su vida familiar. Narró la forma en que su esposa comenzó a sufrir los síntomas típicos del Síndrome Post Aborto, especialmente la depresión y las dificultades en la conexión sana con su pareja. También dio testimonio de cómo le ayudó a su esposa en su proceso de recuperación.

El Sr. Burke indica el efecto sanador de las parejas que asisten juntos al Viñedo de Raquel, y como los esposos son invitados a adoptar en el retiro espiritualmente al bebé abortado. Este hecho tiene un hermoso efecto sanador en la restauración de la vida sacramental y el encuentro con Jesús Misericordioso dispuesto siempre a perdonar y a sanar las heridas, como el Buen Samaritano de la Parábola.

Hemos respondido a la pregunta que titula este artículo.

P. Victor Salomón

Director Internacional de Apostolado Hispano

Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






La columna más tonta que jamás haya leído

Thursday, December 9th, 2010





Un poco antes de las elecciones en los Estados Unidos, el cardenal-electo Raymond Burke repitió en una entrevista una postura que no solamente es coherente con la enseñanza Católica inmemorial, sino que expresa una respuesta de sentido común al asesinato de 50 millones de niños solamente en los Estados Unidos desde Roe vs. Wade. Dijo que no podemos votar por quienes permitirían que continúe esta masacre.

Hace poco leí una columna que intentaba presentar la declaración del cardenal-electo Burke como si contradijera al Magisterio.

El autor empezó su artículo describiendo la afirmación como “una orden… para que los católicos voten te-publicano en el 2010”.

En primer lugar, si los partidos políticos en los Estados Unidos cambiaran sus posiciones sobre el aborto, ni siquiera una palabra del mensaje del cardenal Burke cambiaría. El motivo es que no habla de uno u otro partido, está hablando de todos los partidos. No aboga por uno u otro candidato, expresa estándares que se aplican a todos los candidatos. No busca influir una elección en particular, está enseñando principios que se aplican a toda elección.

El autor de la columna que leí cita al Concilio Vaticano Segundo diciendo “la Iglesia y la comunidad política son autónomas y recíprocamente independientes en sus propios campos”. Pero aparentemente no puede reconocer luego que la Iglesia ejerce su papel en aquel campo en el que tiene autonomía e independencia, a saber, proclamar la verdad moral, independientemente de que ayude o perjudique, o pareciera apoyar u oponerse, a un candidato o partido en particular.

Sin embargo este autor comete un error aún más grosero. Piensa que el aborto es una cuestión que está “desapareciendo” y que tiene un “futuro político en extinción”. ¿Acaso se perdió el debate sobre el aborto en la reforma del sistema de salud? O tal vez no vio las estadísticas publicadas después de la elección por The Polling Company que señalan que el 27 % de los votantes dijeron que la financiación del aborto en la ley del sistema de salud afectó su voto y votaron por candidatos que se opusieron a la ley de reforma del sistema de salud, mientras que el 4 % dijeron que la financiación del aborto en la ley afectó su voto y votaron por candidatos que favorecían la ley.

La encuesta también revela que treinta por ciento de los votantes dijeron que el aborto “afectó” su voto con un 22 % de votantes apoyando candidatos “pro-vida” y un 8 % apoyando a candidatos “pro-aborto”, lo que determina que los candidatos pro-vida tengan una ventaja neta del 14% entre todos los votantes. Mirándolo desde otra óptica, del total de estadounidenses que votaron basándose en la cuestión del aborto, el 73 % eligió candidatos pro-vida, mientras que el 27 % apoyó a los que abogan por el aborto.

No es muy exacto presentar al aborto como una cuestión “en desaparición”.

Algo más. Tenemos que dejar de abusar de la teología para racionalizar nuestra falta de coraje para acabar con el aborto. El aborto está desgarrando los brazos y piernas de los bebés y aplastando sus cabezas. Los mismos aborteros lo llaman “desmembramiento” y “decapitación”. Aquí no puede haber neutralidad y querer inferir que los documentos de la Iglesia dicen algo diferente es simplemente un insulto a la Iglesia.

P. Frank Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por La Vida

 

 

Click here to leave a comment for
the article above.






Misioneros del Evangelio de la Vida

Wednesday, December 8th, 2010





Acción Pro-Vida en un Contexto Católico
¡Con
la Bendición de la Iglesia!

 

¿Siente usted el llamado, basado en la fe, a defender las vidas de los no nacidos del horror del aborto?

¿También siente usted la necesidad de apoyo por parte de la Iglesia al buscar responder al Señor y hacer su trabajo?

¡De ser así, únase a los
Misioneros del Evangelio de la Vida!

Éstos son los laicos asociados de Sacerdotes por la Vida, Asociación dirigida por el P. Frank Pavone.

Junto a sacerdotes entrenados, la Asociación acoge a laicos, solteros y casados de toda la nación que quieren hacer su trabajo pro-vida como “asociados laicos.”

Esto significa que usted

  • Seguirá la espiritualidad de la Asociación
  • Recibirá entrenamiento en estrategias pro-vida
  • Se unirá a otros que tienen un llamado similar, en pequeñas reuniones de grupo y retiros en su comunidad
  • Después de un período de entrenamiento, hará las promesas especiales de defender la vida humana y de estar activo en el movimiento pro-vida.

“La llamada urgente es una movilización general de conciencias y un esfuerzo ético unido para activar una gran campaña en apoyo a la vida. Todos juntos, debemos de construir una nueva cultura de la vida” (Juan Pablo II, El Evangelio de la Vida, n.95).

“Cada Católico está llamado a ser misionero de la dignidad humana redimida por la cruz…enviado por Dios a evangelizar el mundo.” (Obispos Católicos de Estados Unidos, Viviendo el Evangelio de la Vida, n.7).

Cualquiera que sea el trabajo pro-vida que ya usted está realizando, ya sea a tiempo parcial o a tiempo completo, puede ser hecho ahora en el contexto espiritual de esta Asociación, y con la bendición especial de la Iglesia. El unirse a la Asociación no significa que usted tiene que asumir más actividades de las que ya está realizando, ¡sino que usted tendrá un mayor apoyo espiritual y entrenamiento para hacerlo!

Cualquiera que sea el trabajo pro-vida que ya usted está realizando, ya sea a tiempo parcial o a tiempo completo, puede ser hecho ahora en el contexto espiritual de esta Asociación, y con la bendición especial de la Iglesia. El unirse a la Asociación no significa que usted tiene que asumir más actividades de las que ya está realizando, ¡sino que usted tendrá un mayor apoyo espiritual y entrenamiento para hacerlo!

Los miembros de esta Asociación testifican ante la Iglesia y ante el mundo sobre la prioridad del derecho a la vida y se enfocan en particular en poner fin a la tragedia del aborto. Los miembros de nuestra Asociación pasan por un proceso de formación espiritual y pro-vida, y después hacen unas promesas especiales de defender la vida humana y de colaborar con la Asociación siguiendo su espiritualidad y compartiendo esta misión hasta donde sus deberes se lo permitan.

Cuatro Disciplinas Espirituales:

Nosotros participamos en cuatro disciplinas espirituales:

Oración:

Cada miembro se compromete a rezar diariamente oraciones especificas que nosotros le daremos, y tienen que llevar una vida sacramental activa.

Estudio:

Se espera que los miembros, tanto individual como colectivamente participen en estudios continuos de formación en la Escritura, en las enseñanzas de la Iglesia, y en materiales educacionales pro-vida.

Comunidad:

Se espera que los miembros sean fieles miembros de una iglesia local y que se unan a otros miembros cuando sea posible.

Testigos:

Los miembros dan su tiempo a la causa pro-vida.

Nuestra espiritualidad es Bíblica, Profética, Litúrgica, Ecuménica, Eucarística, y Mariana. Buscamos fomentar un espíritu de de gozo, una confianza serena, una profunda compasión, una solidaridad radical, un fuerte coraje, siempre listos para ser testigos públicos y una pasión por la justicia.

¡Contáctenos hoy! ¡Miles ya se han unido! Para saber más, comuníquese con: misionero@sacerdotesporlavida.org  o llame al 888-735-3448.

 

Click here to leave a comment for
the article above.






No Hay Lugar en la Hostería

Tuesday, December 7th, 2010





 

“Y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la hostería.” (Lucas 2:7)

El hecho de que no hubiera lugar para Jesús, María y José en la hostería de Belén en la primera Navidad debería hacernos pensar, porque el nacimiento de Cristo fue previsto y planeado por Dios desde toda la eternidad. Cientos de años antes de que ocurriera, los profetas anunciaron que nacería de una virgen (Isaías 7:14) y que Belén sería el lugar de su nacimiento (Miqueas 5:2). También fueron predichos muchos otros detalles de su vida y de su muerte. ¿Acaso Dios se olvidó de preparar un lugar para su Hijo? ¿Cómo es posible que no hubiera lugar, cuando el niño nacido en Navidad es el dueño de la hostería, de Belén, del mundo y de cada pulgada de espacio en todo el universo?

Obviamente, Dios hizo esto a propósito. No había lugar en la hostería, porque esto demuestra que el mundo ha rechazado a Dios. El mundo no hace lugar para el Dios que lo creó. No había lugar en la hostería porque Dios quería mostrar que su Hijo viene como Salvador, a reconciliar un mundo que está enemistado con Dios. Ser rechazado en la hostería anticipa el hecho que el mismo Salvador será rechazado, odiado y en última instancia crucificado; y todo esto era parte del plan de Dios desde toda la eternidad. En definitiva, la falta de lugar en la hostería simboliza la falta de lugar para El en nuestro corazón. Cuando nuestros corazones están llenos de toda clase de deseos que no son Dios, lo terminamos expulsando lentamente.

Que no haya lugar en la hostería significa también que no preparamos un lugar para nuestros hermanos y hermanas. El primer gran mandamiento es amar a Dios, y el segundo es parecido: amar al prójimo. Cristo deseó ser dejado afuera, porque siempre se solidariza con los que son excluídos, abandonados y expulsados. Esa es la situación hoy en día de los niños por nacer. Se los expulsa de las agendas repletas de mucha gente que hace muchas cosas buenas e importantes, pero no está dispuesta a levantar ni un dedo para proteger las vidas de estos niños amenazados por el aborto. Han sido expulsados de las agendas legislativas, programas de predicación, planes de carrera y actividades de voluntarios. Ya hay demasiadas cosas para hacer, no hay lugar en la hostería.

Cristo llega en Navidad para cambiar todo eso. Hoy no busca la hostería, busca espacio en nuestros corazones y nuestras vidas. Y pide que al recibirlo, recibamos a todo el que el recibe, incluyendo los niños más indefensos y abandonados. Recibimos al Divino Niño, y al hacerlo, recibimos a cada niño. Al celebrar la Navidad, cantamos en el villancico “Oh Santa Noche” (O Holy Night) las palabras, “Romperá las cadenas, porque el esclavo es nuestro hermano, y en su nombre cesará toda opresión.” (“Chains shall he break, for the slave is our brother, and in his name all oppression shall cease.”) ¡Amén! ¡Qué cese la opresión y llegue la Navidad para los niños por nacer!

P. Frank Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por La Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Orar y Obrar

Wednesday, December 1st, 2010





La piedra angular de todo lo que puede lograrse en el movimiento pro-vida es la oración. “Sin mi”, dijo Cristo, “nada pueden ustedes”(Juan 15:5). Jesús no solo nos “ayuda” como si estuviéramos trabajando solos y El llegara a aliviar la carga. Más bien, ni tan siquiera podemos comenzar una buena obra sin tener Su acción salvadora dentro de nosotros. Todo cuando hacemos es un regalo de El. Necesitamos orar más, y con mayor fervor.

Pero hay que tener cuidado de no abusar de algo bueno. Aún la oración puede resultar una excusa, un refugio de nuestra responsabilidad de actuar para que no sigan los abortos. Las formas de actuar son muchas y variadas. No estamos hablando de un tipo específico. Pero estamos llamados a obrar.

¿Por qué?

Por la misma razón que somos llamados a orar. ¿Necesita Dios realmente nuestras oraciones? ¿Es preciso recordarle Sus obligaciones, o decirle que haga Su trabajo? Desde luego que no. Sin embargo, El nos llama a la oración porque quiere hacernos partícipes en lo que El hace. Por eso, si nos llama a orar, aún cuando podría actuar sin nuestras oraciones, es lógico que nos llame a obrar aún cuando puede actuar sin nuestras obras. Dios no nos llama porque nos necesita, El nos escoge para utilizarnos.

Orar no es tan solo pedirle a Dios que haga algo. Esta es un parte, pero hay más. La oración es una unión con Dios. Orar significa abrirnos a Dios tan ampliamente que El pueda entrar y hacer algo ¡ por medio de nosotros! La oración y la acción no son dos opciones separadas, sino dos aspectos de una misma realidad: la unión con Dios.

Cuando venimos a orar, venimos al Dios vivo, un fuego devorador, la fuente de toda actividad. Cuando salimos de orar no debemos sentirnos calmados, sino inquietos. No debemos sentir que hemos cumplido nuestro deber, sino más bien que se nos ha asignado nuestro deber.

Tengan cuidado cuando le pidan a Dios que acabe con los abortos. Su respuesta puede ser alcanzarlos desde el cielo, agarrarlos por la nuca, y lanzarlos a la batalla. Dios no va a abrir los cielos, para descender y advertirle a nuestro país que pare los abortos. Lo que hará es poner la convicción en vuestros corazones y palabras en vuestros labios, y les ordenará que ¡hablen y actúen!

Nunca debemos usar la oración para escapar de la acción. Por el contrario, debemos sumirnos en la verdadera oración, que nos permite obrar en unión con Dios, El que destruye la muerte y devuelve la vida.

Click here to leave a comment for
the article above.