navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for May, 2011

Los especialistas

Friday, May 27th, 2011





 

Esta semana,  durante una conversación por Skype con Zeira Becerra Fernández,  fundadora de la organización pro vida colombiana  “Vida en Misericordia”, me enteré de  la existencia de unos “especialistas”.  Ella me comentó de una fábrica de abortos en Houston  en el Estado de Texas que tiene una especialidad.   ¿Saben ustedes cuál es la especialidad de esta fábrica?  Pues realizar abortos en el segundo y tercer trimestre de embarazo.  Embarazos avanzados les llaman.  Expresándolo más claro: se especializan en asesinar bebés más desarrollados.

En mis años sirviendo en el apostolado en defensa de la vida uno puede encontrarse con situaciones increíbles de todo tipo y, la verdad que hasta me costó creerlo en esta oportunidad.  Le pedí el enlace de internet  y cuando lo vi sentí un gran dolor que fue el factor que hizo que escribiera esta columna.

En la página web, muy bien diseñada,  aparecen en primer lugar las direcciones y teléfonos de estas fábricas de muerte y una presentación dinámica con fotos que se van sucediendo una a otra intercalando  slogans de venta  como por ejemplo: “La elección no tiene color”.  Y las fotos que van pasando son de mujeres blancas, hispanas, negras …  El otro slogan es:  “Es todo sobre ti.”

Entonces la estrategia de venta está basada en la  supuesta “libertad” de elección y centrada en el bien de la mujer – “Es todo sobre ti”-.   Estos mercaderes de la muerte  sacan partido económico de las situaciones difíciles de la mujer y, obviamente, en lugar de ofrecerles opciones que las hagan madres de su hijo vivo,  le venden la opción para ser colaboradoras en la muerte de sus propios hijos, convirtiéndolas,  en cuestión de  minutos, en madres de hijos muertos… y causantes de esa muerte.

He tenido múltiples experiencias como pastor en el apostolado de sanación post aborto, tanto en los retiros del Viñedo de Raquel como en el Proyecto Raquel.  Una que recuerdo con extrema claridad y aún dolor. Fue una mujer desconsolada que tuvo su aborto en el tercer trimestre de embarazo y cómo no podía olvidar cómo sentía a su bebé  vivo y con movimientos en sus entrañas cuando estaba en la camilla esperando para abortarlo.  De todos los casos que he tratado este ha sido uno de los más desgarradores.  Pues son esos casos los que atienden estos “especialistas”.

Pero déjeme decirles que estos especialistas, además de especializarse en asesinar bebés más desarrollados, tienen también otra especialidad: asesinar bebés de las minorías negras e hispanas en los Estados Unidos.  Esta nación –hoy liderada por un hijo de la raza negra-, debería promover por toda la nación la creación de Centros de Ayuda a la Mujer que promuevan la vida y no fomentar  que estas fábricas de abortos se sigan construyendo justamente en los barrios o vecindarios donde viven los más pobres: los hispanos y los negros.

Hay un video que me compartió una amiga pro vida y que me gusta  ver  con cierta frecuencia para animarme en esta lucha con las tinieblas.  Es  un video muy bien hecho y que está basado en la ley natural, por lo cual es efectivo para todas las confesiones religiosas y  para los no creyentes.   Uno de mis sueños es que algún día –como hacen con miles de otros videos de youtube-, los medios lo pudieran dar a conocer.  Ojalá que comenzara por los medios latinos o hispanos.  Les invito a que vean el video: http://www.youtube.com/watch?v=5BwoJOa_mMc&feature=channel_video_title

Frente a esta dura realidad es bueno recordar que no estamos solos, que Dios Padre nos dejó un abogado que nos defiende en esta lucha, es el Espíritu Santo que nos fortalece y guía en este camino, transformando nuestros pobres corazones en corazones de Jesús que laten de caridad en servicio continuo, especialmente a sus predilectos, los más pobres entre los pobres:   los bebés no nacidos.

P. Victor Salomón

Director de Apostolado Hispano

Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






LA DEFENSA DE LA VIDA

Monday, May 23rd, 2011





La educación para la cultura de la vida ha de comenzar en la familia. Es necesario estar muy presentes en todo lo que comporte una seria educación sexual de la cual, de ninguna manera, puede ser alejada la familia. Resulta incomprensible que no se use, por ejemplo, el documento de Pontificio Consejo para la Familia o que, de alguna manera, haya quienes, en medios católicos, pretendan negarle o reducirle autoridad. Por fortuna, en el mundo ha sido acogido como un instrumento precioso que ofrece los criterios de una buena antropología. En cambio ciertos modelos y textos o una espurea educación sexual inoculan una falsa concepción del hombre y de la mujer, que llevaría a un tipo falso de juventud, de humanidad. La pregunta del Santo Padre a los Jefes de Estados, en los umbrales de la conferencia de El Cairo, tiene toda su actualidad y gravedad: que tipo de juventud quieren para el futuro? Todo esto tiene que ver con el estilo de vida. Y todo está interconectado: una mentalidad desviada y confusa invade todos los campos. La concepción, por ejemplo, de un tipo de mujer conduce comportamientos en los que la maternidad, la fidelidad conjugal, la ética sexual, etc.. quedan minadas.

Por esto en los movimientos pro-vida, y en los movimientos de familia, se requiere una muy seria formación. La eficacia en la acción proviene de la capacidad de una formación a fondo de los lideres, para lo cual los cursos, seminarios, Congresos son de una gran utilidad.

La confusión, la oscuridad, solo serán vencidas con la luz de la verdad. Para ello la fe y la razón deben ofrecer una visión armónica. Afortunadamente contamos con un muy rico magisterio!

LA DEFENSA DE LA VIDA:LA GRAN CAUSA DEL TERCER MILENIO CONGRESO HUMAN LIFE INTERNATIONAL

CARDINAL LÓPEZ TRUJILLO

http://www.priestsforlife.org/magisterium/PCF/houstoncard.html 

Click here to leave a comment for
the article above.






Novena por la Vida en el Día de Pentecostés

Friday, May 20th, 2011





                                                                    

En los días que se acercan a la celebración de Pentecostés, los discípulos oraban por la venida del Espíritu Santo. Nosotros también rezamos por su venida, y por su poder que renueva la faz de la tierra y trae consigo la victoria de la vida.

Espíritu Santo,
En la aurora de la creación,
Tú pusiste orden en medio del caos,
luz en la oscuridad,
vida en la nada.

Sopla sobre nosotros otra vez
Y cambia la cultura de la muerte
En Cultura de la Vida.

Inspira en tu pueblo
un espíritu de generosa acogida
 sin importar cuán inesperada o dependiente
esa vida pueda ser.

Espíritu Santo,
Tú eres el Abogado.
Al llenarnos de Ti,
Haznos abogados
De los no nacidos y de los vulnerables,

Hasta que estemos todos juntos
En la vida de gozo sin fin
Del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo
Un Dios, por siempre y para siempre. Amén.

Click here to leave a comment for
the article above.






Un Deber Inalienable

Tuesday, May 17th, 2011





El derecho a la vida es un derecho inalienable. El Estado no lo otorga ni puede eliminarlo.

De igual modo, el deber de defender la vida es inalienable. El Estado no lo otorga ni puede eliminarlo. El deber de decir la verdad es inalienable. El deber de romper el silencio y salir a la calle es inalienable.

Los trabajadores pro-vida están llamados a rechazar toda violencia en sus actividades. Este movimiento siempre ha sido pacífico, y está muy consciente que nunca vamos a recurrir a la maldad para lograr un bien.

Este es el momento de actuar. Los trabajadores pro-vida tienen que salir a la calle y a los lugares públicos para despertar al público a la injusticia y la violencia del aborto, y tener la certeza que esta maldad no se cubre bajo una falsa paz que permite que el aborto sea parte normal del paisaje. Los trabajadores pro-vida tienen que salir a la calle y a otros lugares públicos para poner en conocimiento de la industria del aborto que ahí estaremos hasta que dejen de matar a los bebés y explotar a las mujeres. Tenemos que hacer saber a los medios de comunicación que no pueden ignorarnos, y alertar al gobierno que el público desea cambios y los desea inmediatamente. Si el Gobierno de los E. U. recibe sus justos poderes del consentimiento de los gobernados, ha llegado el momento para que nosotros, los gobernados nos enfrentemos a la matanza de niños diciendo: “¡No lo consentiremos más!” Este mensaje debe resonar donde todos puedan oírlo y nadie pueda ignorarlo. La responsabilidad de dar fin a la matanza corresponde al público, y el público debe expresar su voluntad abiertamente. Nuestro mejor medio de comunicación es la calle.

P. Frank A. Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






¿Han escogido el nombre?

Monday, May 16th, 2011





 

A las madres embarazadas frecuentemente se les pregunta si ya “han escogido el nombre.” En la Cultura de la Vida, cada persona tiene un nombre. El retardar la práctica de dar nombre a la criatura hasta el momento del nacimiento solo refuerza la idea de que no tenemos una persona hasta la hora del nacimiento. El nombre debe ser escogido y usado tan pronto como se sepa que la persona está embarazada. Hasta que se sepa qué va ha ser, deben de escogerse dos nombres – uno para un niño y otro para una niña. La clave es el tiempo para dar el nombre. El nombre debe de ser escogido tan pronto como se sepa que la persona está embarazada o si es preciso antes. Tan pronto como se sepa qué va a ser el nombre es definitivo. Cada persona tiene un nombre y esto incluye a los no nacidos

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Aborto y genocidio

Friday, May 13th, 2011





 

El Cardenal alemán Meisner una vez fue criticado por comparar la matanza de decenas de millones de niños mediante el aborto con las campañas genocidas conducidas por Hitler y Stalin. Algunos de los críticos dijeron que “ellos no podían de ninguna manera entender” cómo alguien puede hacer semejante comparación. De hecho, lo que es imposible de entender es cómo no puede compararse. Cuando un gobierno declara que algunos seres humanos no tienen la misma protección, y entonces permite que los maten, esto es el mismo insulto a la dignidad humana tanto sea hecho a adultos como a niños, a judíos como a cristianos, a negros o a blancos, o a cualquier persona en cualquier tiempo y lugar. El no entender esta comparación, es también no entender ninguno de estos otros males.

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Una vida depende de usted

Thursday, May 12th, 2011





Si usted estuviera perdido en una isla desierta, y tuviera, lápiz, papel y una botella, la nota que usted escribiría y pondría en esa botella podría salvarle la vida. Antes de tirarla al mar, usted se aseguraría de poner su mejor esfuerzo en lo que diría. Lo mismo puede decirse sobre las conversaciones que se tienen sobre el aborto. Lo que usted le diga a una persona, podría ser repetido mas tarde a otra que está embarazada e intentó abortar. Podría no pasar en años, y puede que usted nunca supiera de esto. Pero una vida podría depender en que usted pusiera todo el esfuerzo posible en esa conversación, siendo los más claro posible al decir que la vida es la única opción correcta. Tome seriamente cada conversación sobre el aborto, la vida de un bebé depende de eso.

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Reemplacemos nuestro temor a predicar sobre el aborto:

Wednesday, May 11th, 2011





 

Poco después de empezar a trabajar en Sacerdotes Por La Vida una señora  me escribió en una carta, “No puedo dejar de pensar que si hace veinte años hubiese escuchado un sermón en la Iglesia en contra del aborto,  seguramente hubiese hallado la fortaleza para quedarme con mi bebé en lugar de matarlo.” 

Desde entonces, un sinnúmero de mujeres, así como de hombres, me han dicho lo mismo.  Un día después de la Misa alguien me dijo: “Padre, yo tuve un aborto, y cuando oigo que hablan de ello en la Iglesia me duele—pero por favor, siga predicando al respecto, porque obtengo gran consuelo en saber que como resultado de esa predica, alguna persona en la congregación puede que se salve de tener que pasar por ese dolor que trae consigo el aborto.”

Muchos sacerdotes sienten temor a predicar sobre el aborto, y muchos de los laicos me preguntan a mí el por qué. El temor, en última instancia, es irracional; es sustraernos de la ayuda que proviene de la razón.

A pesar de esto, una de las respuestas que con mayor frecuencia dan los sacerdotes a quienes se les pregunta por qué no tratan este tema es, “No quiero herir a aquellas personas de la congregación que hayan tenido abortos.”

Los sacerdotes invierten años de oración y esfuerzo para desarrollar el corazón compasivo del Buen Pastor, quien cuida las heridas de su rebaño, aplica el bálsamo sanador del amor y la misericordia de Dios; y nunca hace nada para dañar a sus ovejas.

Pero, precisamente eso debería llevarles a predicar acerca del aborto, en lugar de silenciarlos al respecto.  ¿La razón? El silencio hiere a su grey.  Una razón por la que el silencio hiere es porque no se puede interpretar en sí mismo.  El sacerdote puede de hecho tener la mejor intención para mantener silencio con respecto al aborto.  Pero el hombre y la mujer que están sentados en la congregación sufriendo por haberse involucrado en el aborto durante su pasado no conocen esas intenciones.  El hecho de que no se diga nada respecto al aborto puede llevarles a concluir una de tres cosas:

a) El Padre no sabe del dolor que tengo por mi aborto;
b) El Padre conoce mi dolor, pero no le importa;
c) El Padre conoce y le importa mi dolor, pero es que no hay esperanza.  No hay nada que se pueda hacer para sanar esa herida.

El hecho, no obstante, es que conocemos, nos importa y si hay esperanza, así como posibilidad de sanación.  ¡Por lo tanto debemos hablar!  Hablar acerca del aborto, que está devastando individuos y sobre todo familias. Hablar del dolor que causa y, paralelamente,  extender a quienes viven en ese dolor una invitación a la sanación, la misericordia, el perdón y la paz.

Apostolados de Sacerdotes Por La Vida como por ejemplo, “El Viñedo de Raquel,” (el ministerio más grande en el mundo para sanación post aborto) y la Campaña de concientización “No Mas Silencio” (en la que quienes han tenido abortos y han encontrado sanación, hablan sobre sus experiencias) puede ayudar al sacerdote a presentar de una manera efectiva el mensaje de que es posible la sanación.  Y de esta forma todo lo demás que digamos con respecto al aborto tendrá una mejor aceptación,   Además, de esta forma muchos podrán evitar el dolor de abortar al evitar hacerlo.

Es hora que el temor a qué sucederá si no predicamos remplace nuestro temor a predicar sobre el aborto.

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Cuándo el aborto vuelva a ser ilegal, vamos a empezar a meter en la cárcel a toda mujer que se haga un aborto?

Tuesday, May 10th, 2011





Pregunta: “¿Cuándo el aborto vuelva a ser ilegal, vamos a empezar a meter en la cárcel a toda mujer que se haga un aborto?”

Respuesta: “No. Los que deben ir presos en este caso son los aborteros.”

Esta pregunta en particular se volverá cada vez más frecuente a medida que se acerca el momento de restablecer la protección a los no nacidos. De hecho, esta pregunta, es parte de un plan deliberado de relaciones públicas orquestado por los defensores del aborto para atacar al movimiento pro-vida como siempre lo han hecho. Después de todo, como según ellos somos anti-mujer, ¿no es esa la única razón lógica por la que nos oponemos al aborto? Eso es lo que quieren que el público crea.

Sin embargo, la realidad es que ser pro-vida es estar a favor de la mujer. No decimos que hay que amar al bebé y olvidarse de la madre. Más bien preguntamos: ¿por qué no es posible amar a ambos? Esto no se aplica solamente cuando el aborto es legal, sino también cuando es ilegal.

El movimiento pro-vida no busca castigar mujeres. Nuestro objetivo, en cambio, es acabar con el asesinato de niños. ¿De qué forma contribuiría el encarcelamiento de mujeres para alcanzar el objetivo? Sus niños ya han muerto, sin embargo el abortero continua matando cientos y miles. Tiene más sentido meter preso al abortero para que no pueda seguir matando niños.

Más aún, la mujer que se hace un aborto ilegal es la mejor fuente de información y evidencia necesaria para condenar al abortero. Si temiera ser procesada, nunca admitiría haberse hecho un aborto, lo que haría mucho más difícil encontrar al abortero.

Esto no excusa a la mujer por el mal que ha hecho. Es el mismo principio por el cual el estado garantiza inmunidad al que usa drogas en pequeña escala a cambio de información que permita atrapar al traficante de drogas.

Esta aproximación al problema no niega el hecho biológico que el aborto destruye una vida humana, ni tampoco el hecho moral que esa vida tiene el mismo valor que la de cualquier otra persona nacida. Pero consideren como trata la ley el asesinato de personas nacidas. El asesinato no es lo mismo que el homicidio doloso, que no es lo mismo que el homicidio culposo. Hay factores de premeditación, pasión violenta, ignorancia, negligencia y cooperación en la acción de otro que se toman en cuenta para determinar con la mayor justicia posible cual es la responsabilidad concreta del individuo.

Consideren estas palabras de alguien que ha padecido un aborto: “En realidad no tenía idea de lo que estaba haciendo. No sabía nada sobre el desarrollo fetal. Simplemente quería salir de la crisis en la que estaba.” El aborto, más que cualquier otra forma de asesinato, va acompañado de presión e ignorancia. Si empezáramos a procesar mujeres, terminaríamos procesando todavía más novios y padres.

De hecho, el nuestro es un ministerio de sanación, no de castigo. Queremos que todos los que han estado involucrados en el aborto alcancen la libertad, el perdón y la paz de Cristo. Así respondemos a una pregunta que se volverá cada vez más común.
 

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Es un bebé? Duele tener un aborto?

Thursday, May 5th, 2011





 

Estas son las dos preguntas más comunes realizadas por la chicas que llaman por teléfono a las fábricas de abortos (clínicas abortivas) cuando se enteran que están embarazadas. Llaman a los teléfonos con el drama que están viviendo al haber quedado embarazadas, en el fondo en búsqueda de ayuda.

En Sacerdotes por la Vida conocemos muchos ex abortistas que estuvieron en el “negocio del aborto” a todos los niveles, desde dueños de estas fábricas de muerte, pasando por médicos y enfermeras, hasta el personal administrativo y recepcionistas.

Es conmovedor escuchar el testimonio de estos ex abortistas por la culpabilidad, el dolor y la vergüenza que tienen que sufrir, al haber realizado, algunos de ellos, más de 35.000 abortos antes de retirarse de este negocio del “asesinato legal” de los seres humanos más indefensos, la perversión de las perversiones humanas de todos los tiempos.

Ellos narran como a sus “pacientes” no les permitían ver la pantalla del ultrasonido y ni siquiera que pudieren escuchar el latido del corazón del bebé, ya que cuando esto pasaba muchas mujeres se negaban a abortar.

En estas fábricas de abortos los pagos se hacen normalmente en efectivo y mucho de ese dinero no es declarado (para el testimonio puede ver el siguiente video) La ex abortista Carol Everett ha dicho que ha visto a médicos repartirse en una mañana de sábado 4,500 dólares, fruto del asesinato legal de bebés. Los ex abortistas se preguntan, ¿por qué el gobierno no le hace un seguimiento más agresivo a esta evasión de impuestos? La respuesta de ellos es “debe ser porque estamos en medio de una batalla espiritual”.

Una ex recepcionista de una fábrica de abortos confiesa que fue entrenada para “vender abortos”. Ella cuenta sobre su entrenamiento para ir respondiendo a las preguntas típicas de las potenciales “clientes”, de manera tal de asegurar la “venta” del aborto. Así, por ejemplo, cuando una de las muchachas que llamaba por teléfono o visitaba la fábrica de abortos preguntaba “¿Es un bebé?”, obviamente refiriéndose a su hijo creciendo en su vientre, entonces se les respondía “No es un bebé, es solamente el producto del embarazo, prácticamente un solo un coágulo de sangre”.

Cuando las muchachas dudaban sobre abortar o no a su bebé por razones económicas, el entrenamiento “pro aborto” indicaba inmediatamente reforzar con claridad y de una manera muy amigable, como si estuvieran hablando con la mejor amiga que les da el mejor concejo: “Mira no te preocupes, no dudes que abortar es lo mejor. Tú ahora no lo puedes mantener y siempre te saldrá más económico hacer un aborto que criar un hijo”.

Los ex abortistas dan su testimonio que una de las escenas más devastadoras, es la de las mujeres después de abortar mientras despiertan de la anestesia. Ellas no quieren saber nada y más del 90% comienzan a llorar diciendo “maté a mi hijo”. Pero pronto comenzarán a bloquear ese dolor a fuerza de autoengaños y de adicciones, en algunos de los casos pasarán décadas para que una aceptación plena de lo sucedido sea el inicio de un proceso de recuperación. Esta es la respuesta verdadera a las dos preguntas que más frecuentemente hacen las madres de sus hijos en el vientre: ¿Es un bebé? Después del aborto ya no está la duda, sí lo era porque sienten la ausencia al haber sido “arrancados” sus hijos de su vientre. Y a la otra: ¿Duele el aborto? La respuesta comienza con el síndrome post aborto que solamente está en sus inicios en la sala de “recuperación” después del aborto.

Los abortistas no estarán cuando muchas de estas mujeres atenten contra su vida por el dolor insoportable de haber asesinado a sus propios hijos.

Los abortistas no estarán para ayudarlas con los más de 150 efectos colaterales desprendidos por los diversos estudios clínicos del síndrome post aborto.

Los abortistas simplemente habrán “vendido” su producto con todo el soporte legal necesario, pero, para la “cliente”, solamente será el inicio de una de las noches más oscuras de su vida: llevar en su corazón la culpabilidad y la vergüenza de la muerte de su propio hijo.

¿Hasta cuándo los políticos, jueces y legisladores seguirán permitiéndolo con culpabilidad de omisión?

Fr. Victor Salomón, a member of the Diocesan Laborer Priests, is the Director of Hispanic Outreach for Priests for Life. He resides in Washington, DC.

Click here to leave a comment for
the article above.