navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for February, 2012

Al bien de la sociedad

Wednesday, February 15th, 2012





“[La Iglesia debe hablar] en el contexto actual sobre los derechos fundamentales, el derecho a la justicia, el derecho a la paz, pero sobre todo y en primer lugar, el derecho a la vida. Si la Iglesia no hablara, si no proclamara la verdad, descuidaría su deber; sería infiel a la sociedad, al bien de la sociedad. Luego, su obligación concreta es esa misma libertad para intervenir con su palabra y también con su ejemplo, el ejemplo de la promoción de la vida humana y la intervención para la salvación de la humanidad.”

Obispo Elio Sgreccia, Vice-Presidente de la Academia Pontifice por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Una Nación bajo Dios

Tuesday, February 14th, 2012





“Siempre ha sido importante que los católicos se involucren en la vida política. Nuestro lema nacional es Una Nación bajo Dios. Como pueblo debemos defender los principios morales básicos. En la Declaración de Independencia decimos que estos derechos son la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Reconocemos que el derecho a la vida es un derecho fundamental en nuestra sociedad. Si no tenemos vida no tenemos nada.”

 

Arzobispo John Foley, Presidente del Concilio Pontifice para la Comunicacion Social del Vaticano

Click here to leave a comment for
the article above.






Una grave contradicción

Monday, February 13th, 2012





“Urgimos a las autoridades católicas que escogen abandonar la enseñanza católica sobre la inviolabilidad de la vida humana en su vida pública que consideren las consecuencias de su propio bienestar espiritual, como también el escándalo a que se exponen al llevar a otros a cometer serios pecados. Les pedimos que reflexionen sobre la grave contradicción de asumir puestos públicos y de presentarse como católicos creíbles cuando sus actos hacia asuntos concernientes a la vida humana no estan de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. Ninguna autoridad pública, especialmente una que se considere ser un católico fiel y de verdad, puede responsablemente abogar por, o apoyar activamente, ataques directos sobre la vida humana inocente.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.32).

Click here to leave a comment for
the article above.






Creencia religiosa

Wednesday, February 8th, 2012





Algunas personas dicen que la afirmación de que “la vida comienza en la concepción” es solo una “creencia religiosa”. Sin embargo, la siguiente cita se puede encontrar en un libro de cómo realizar abortos: “La concepción, es la única etapa durante todo el curso de eventos, en que por un breve momento de la vida, algo sucede que es de suma importancia…¿Qué tan diferente es el feto diez minutos antes de la intervención y diez minutos después, o sea, diferente en el sentido que afecta su valor? (Abortos de Segundo Trimestre: Perspectivas después de una década de experiencia, Berger et al., eds. P.215)

Click here to leave a comment for
the article above.






Los más pobres de los pobres

Tuesday, February 7th, 2012





“Respeto por la vida humana nos llama a defender la vida de estas y de otras amenazas… Pero aún asi, el aborto y la eutanasia se han convertido en amenazas constantes a la dignidad humana porque atacan directamente a la vida misma , el más fundamental de los bienes humanos y la condición para todos los demás. Se cometen en contra de los más débiles e indefensos, los que son verdaderamente ‘los más pobres de los pobres’” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.5).

Click here to leave a comment for
the article above.






Tres Poderes

Monday, February 6th, 2012





Si uno hace un recorrido por el Capitolio en Washington D.C., eventualmente llega a un cuarto relativamente pequeño en el sótano. Es la antigua Corte Suprema. Antes de que tuviera su propio edificio en la vereda de enfrente, la Corte Suprema solía estar debajo del edificio donde se reunen, deliberan y votan nuestros legisladores federales. El significado simbólico de este hecho es, por supuesto, que nos gobernamos a nosotros mismos. Nuestros representantes electos, que son responsables frente a nosotros, sancionan leyes. Los jueces no. Simplemente juzgan si se ha violado una ley en un caso particular por parte de partes determinadas.

O por lo menos, eso es lo que se supone que hagan.

Vivimos en una era de activismo judicial, o como algunos la han llamado de tiranía judicial. Los jueces anulan leyes y escriben nuevas a diestra y siniestra, sin precedente y sin razón. Por ejemplo, la decisión de la Corte Suprema en 1962 en el caso Engel v. Vitale, atacó el principio establecido de oración en las escuelas, declarando que una oración voluntaria, sin denominación en una escuela pública es inconstitucional. La Corte no pudo citar un solo precedente para justificar su prohibición. “Durante 170 años a partir de la ratificación de la constitución y la carta de derechos (Bill of Rights), ninguna corte jamás ha anulado una plegaria, en ninguna forma, en ninguna jurisdicción” (Barton, Original Intent, p. 159).

A partir de ese momento, las cosas fueron barranca abajo en distintas decisiones. En 1973, las decisiones Roe vs. Wade y Doe vs. Bolton desencadenaron el holocausto del aborto. En su disenso, el Juez Byron White pronunció la célebre afirmación que la Corte había hecho “un ejercicio de puro poder judicial…un ejercicio improvidente y extravagante del poder de revisión judicial”.

Ahora las cortes están alterando la naturaleza misma del matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer.

Los padres fundadores sabían los peligros de un sistema judicial que tratara de controlar el resto del gobierno. Thomas Jefferson escribió: “El germen de la disolución de nuestro gobierno federal está en la constitución de la magistratura federal;… trabajando día y noche como la gravedad, ganando un poquito hoy y otro poquito mañana, avanzando con su paso silencioso como un ladrón, sobre el campo de las jurisdicciones, hasta que todo sea usurpado”. (Bergh, Writings of Thomas Jefferson, Vol. XV, pp. 331-332)

Los fundadores establecieron tres poderes distintos en el gobierno: legislativo, ejecutivo y judicial, y dejaron claro que “cada uno de los tres poderes tiene el mismo derecho a decidir por si mismo cual es su función de acuerdo a la constitución, sin considerar lo que los otros hayan decidido para ellos sobre la misma cuestión”. (Thomas Jefferson, ibid., p.215). En otras palabras, el presidente y los miembros del congreso se compromenten a respetar la constitución, no la opinión de la Corte sobre la constitución.

Poco a poco, los estadounidenses se están levantando contra la tiranía judicial y claman por un cambio. Es tiempo de hacer de esto un tema electoral clave y elegir líderes que entiendan que el pueblo, no las cortes, deciden la dirección que tomarán nuestras políticas nacionales.

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Derechos

Friday, February 3rd, 2012





“Todo llamado en favor de los derechos humanos es una ilusión si se ataca el derecho a la vida” (Obispos de los EU, Faithful Citizenship, 1999)

¿Qué pasaría si le dijeran que todos sus derechos están garantizados y asegurados, excepto su derecho a la vida? ¿No sería esto una promesa falsa? Después de todo, nuestros derechos no sirven de nada si no estamos vivos para disfrutarlos.

Éste es el problema con los candidatos que parecen buenos porque promueven todos los derechos, pero impiden que los niños nazcan privándoles así el poder disfrutar de esos derechos. Ése es el problema de la mentalidad “pro-aborto”. Escoger terminar con la vida de un bebé por medio del aborto es negarle a ese bebé todos sus derechos presentes y futuros.

El gobierno no tiene autoridad para hacer esto. Por el contrario, el gobierno existe para garantizar los derechos del pueblo. Algunos candidatos dicen no saber cuando comienza la vida. ¿Quiere decir esto, que si ellos van un día de casería y ven algo que se mueve detrás de un arbusto, le disparan sin cerciorarse primero si se trata de un animal o un hombre? De no ser así, entonces, ¿por qué justifican el aborto sin estar seguros de qué es lo que están destruyendo?

Tenemos la responsabilidad moral de votar. No hay ningún candidato perfecto, pero las elecciones de éste año pueden acercar más a nuestra nación a la santidad moral con respecto a éste tema. Cuando usted vote, asegúrese que conoce la opinión de sus candidatos acerca del aborto, “el tema de los derechos humanos es fundamental para todo hombre y mujer de buena voluntad” (Obispos de los EU, Resolución sobre el Aborto, 1989)

Click here to leave a comment for
the article above.






Un principio básico

Thursday, February 2nd, 2012





Llevar el respeto por la dignidad humana a la política práctica puede ser una tarea difilícisima. Hay una gran gama de asuntos que tocan a la protección de la vida humana y a la promoción de la dignidad humana. La gente bien intencionada, con frecuencia, no está de acuerdo con los problemas que hay que resolver , cuales normas se deben adoptar y la mejor manera de aplicarlas . Tanto para los ciudadanos como para las autoridades elegidas, el principio básico es simple: Debemos empezar con el compromiso de nunca matar intencionalmente, ni participar en la matanza de cualquier vida humana inocente, no importa lo defectuosa, mal formada, minusválida, o desesperada que parezca. En otras palabras, la opción de cierta manera de actuar es siempre y radicalmente incompatible con el amor de Dios y la dignidad de la persona creada a Su imagen. El aborto directo nunca es una opción moralmente tolerable.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.21).

Click here to leave a comment for
the article above.