“Tengo Sed”

El Papa Juan Pablo segundo en su mensaje a propósito del inicio de la Cuaresma de 1993 nos exhortaba a saciar la sed de Jesus. “Escuchad la voz de Jesús que, fatigado y sediento, dice a la Samaritana junto al pozo de Jacob: «Dame de beber» (Jn 4, 7). Contemplad a Jesús clavado en la cruz, agonizante, y escuchad su voz apenas perceptible: «Tengo sed» (Jn 19, 28). Hoy Cristo repite su petición y revive los tormentos de su agonía en nuestros hermanos los más pobres.”

La Madre Teresa nos enseñó que el “extremo” de los más pobres entre los pobres son los bebés no nacidos.Jesús está sediento de amor en los bebés no nacidos. Jesús nos está llamando a custodiarlo como San José fue custodio de Niño y lo protegió asumiendo todos los riesgos que implicaba el exilio de la tierra que lo vio nacer.

No tengamos miedo de llevar adelante todas las iniciativas “no violentas activas” (mansos como las palomas y sagaces como serpientes Mt 10,16) para saciar la sed de Jesús.

No podemos rendirnos y arrodillarnos frente a esta cultura de la muerte que, aunque nos duela mucho aceptarlo, ha llegado a “sentarse” en puestos de poder e influencia planetaria como la ONU y la OEA. No desmayemos ni tengamos miedo!!! Nuestra Madre María estuvo durante la pasión de su Hijo para “saciar esa sed de amor” en los momentos de mayor dificultad. Ella también está a nuestro lado diciéndonos dulcemente en nuestros oídos: “sacien la sed de mi hijo en los bebés no nacidos”
Sigamos construyendo juntos la Cultura de la Vida.

Leave a Comment

*