Aborto por feto enfermo






Cuando el niño no nacido es diagnosticado con una enfermedad mortal, algunos se encuentran justificados al abortar. La excusa que usan es que “la criatura iba a morir de todas maneras.” Pero todos moriremos de cualquier manera. ¿Desde cuándo nuestra moralidad nos hace desechables? ¿Desde cuándo lo inevitable de la muerte es justificación para matar? El valor de la vida no se mide en horas, días, o años. Por el contrario, la presencia de la vida humana, especialmente cuando es frágil o cuando se está muriendo, nos mueve a responder con amor. Nosotros estamos llamados a ayudar a los padres de los no nacidos que están mortalmente enfermos, a que los amen y los cuiden durante sus cortas vidas. Hasta existe un programa de hospicio para niños no nacidos. Démosle a estos niños todo el amor que merecen.

P. Frank Pavone,

Direcotor Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Leave a Comment

*