Anualmente en el mundo son sacrificados más de 50 millones de bebés por el aborto provocado