Cada creyente es llamado a ser un ciudadano fiel, informado, activo