Cada católico es un misionero de la dignidad humana