Ciudadanos Fieles






Los obispos se mostraron particularmente satisfechos con sus esfuerzos cuando votaron por la aprobación de su documento sobre Fidelidad Ciudadana (Faithful Citizenship) el pasado 14 de noviembre. Votaron electrónicamente y luego el presidente de la conferencia pidió que se exhibieran los resultados en la pantalla gigante. Se computaron los votos afirmativos y negativos en un diagrama de barras. El voto fue casi unánime. Solo cuatro obispos votaron contra el documento.

El aplauso que siguió fue sostenido y fue tanto para el proceso que permitió la adopción de este documento como para su substancia. Durante las tres últimas décadas, los documentos sobre “fidelidad ciudadana” (Faithful Citizenship) emitidos cada cuatro años antes de una elección presidencial han sido motivo de divisiones y controversias. Quienes en la Iglesia trabajan específicamente para acabar con el aborto y la eutanasia, que la misma Iglesia ha identificado como “cuestiones preeminentes” han considerado a menudo que los documentos eran confusos, especialmente cuando simplemente proveían una letanía de temas que los votantes debían considerar durante las elecciones. Obviamente, apoyar las becas de estudio no tiene la misma urgencia que la destrucción de las vidas de niños que un día podrían beneficiarse de ellas. Por lo tanto, muchos decían que los documentos tenían que establecer una clara distinción.

Por otra parte, aquellos cuyo trabajo es principalmente en el ámbito de la mejora de la calidad de vida y la promoción de distintos programas especiales, se preocupaban porque pensaban que algunos al concentrarse en las cuestiones preeminentes podrían justificar su inacción en otras cuestiones.

Se hicieron esfuerzos para responder a ambos planteos. En vez de dejar que el documento fuera emitido por el Comité Administrativo de los obispos, como había ocurrido en años anteriores, el documento fue preparado por siete comités diferentes de la conferencia trabajando mancomunadamente. Después fue presentado a todo el cuerpo de obispos para enmiendas y debate. Vi con mis propios ojos la seriedad del esfuerzo.

Ahora que se ha emitido el documento, hay que tener varias cosas en mente.

En primer lugar, ningún documento de la Iglesia es independiente. Este documento debe leerse a la luz de los documentos relacionados, como por ejemplo los que se señalan en la bibliografía, incluyendo Vivir el Evangelio de la Vida (Living the Gospel of Life).

En segundo término, el impacto del documento será directo o sesgado de acuerdo a quienes los presenten. Dado que se ha hecho un esfuerzo tan grande para prepararlo, los que enseñamos y predicamos deberíamos hacer un esfuerzo similar para presentarlo. Y también deberíamos corregir cualquier distorsión o malentendido.

En tercer lugar, el documento sí distingue claramente algunas cuestiones que considera más fundamentales que otras. El documento dice: “La destrucción directa e intencional de vida humana inocente desde el momento de la concepción hasta la muerte natural es siempre algo malo y no es una cuestión más entre otras.” La declaración explica que los católicos que votan por candidatos porque quieren mantener el aborto legal o aquellos que ignoran la posición pro-aborto de un candidato y lo apoyan simplemente por lealtad partidaria, actúan de forma inmoral.

Leamos, estudiemos y enseñemos adecuadamente este documento.

Leave a Comment

*