De Pecadores a Apóstoles






El Papa Juan Pablo II escribió las siguientes palabras a todas las mujeres que habían tenido abortos: “El Padre de las misericordias está listo para darles su perdón y su paz en el Sacramento de la Reconciliación. Al mismo Padre y a su misericordia ustedes pueden, con seguridad y esperanza, encomendar a su hijo. Con la ayuda amistosa y especializada de otras personas, y como resultado de su propia dolorosa experiencia, ustedes podrían estar entre los más elocuentes defensores del derecho de todos a la vida. Mediante su compromiso con la vida, ya sea aceptando el nacimiento de otro niño o acogiendo y cuidando a aquellos en mayor necesidad de tener a alguien cerca de ellos, ustedes se convertirán en promotores de una nueva forma de mirar a la vida humana.” (El Evangelio de la Vida, n. 99).

Leave a Comment

*