El cuerpo de una madre embarazada está totalmente ocupado en alimentar y proteger a la criatura que se está desarrollando dentro de él.