El Aborcionista y el Sacerdote






El 21 de Febrero del 2011, murió el Dr. Bernard Nathanson. Refiriéndose a sí mismo dijo que, él “sacó de la jaula el monstruo del aborto” en los Estados Unidos. Como describe en su libro Abortante América, él y sus colegas lanzaron el movimiento y las organizaciones que dieron derechos al aborto, dando estadísticas falsas a los medios de comunicación sobre el número de mujeres que morían a causa de abortos ilegales.

Dr. Nathanson tuvo a su cargo la clínica para abortos más grande en el mundo occidental y fue responsable por más de 75,000 abortos. Él abortó su propio hijo.

Eventualmente se convirtió en pro-vida mediante la evidencia de la ciencia, y después por medio del amor a dicho movimiento, tuvo fe. Fue bautizado en la Iglesia Católica por el Cardenal John O’Connor en 1996.

Entre las tantas lecciones que podemos sacar de su vida está cómo él, como fundador del movimiento para el aborto, percibió a la Iglesia Católica. Después de hacerse pro-vida, daba pláticas tituladas “Cómo el asunto del aborto fue robado a la Iglesia.” Él dijo que la Iglesia estaba adormecida, y que él hizo todo lo posible por marginalizar la autoridad de sus enseñanzas poniendo una cuña entre los obispos y los laicos con relación a este asunto.

Al hablarle al clero, él sostenía, “Nosotros nunca hubiéramos podido salirnos con la nuestra si ustedes hubieran estado decidida y fuertemente unidos.” Es por esto que él tenía una gran estima por Sacerdotes por la Vida. En una entrevista conmigo en 1999, Dr. Nathanson dijo lo siguiente:

“Bien, usted sabe que Sacerdotes por la Vida es un grupo extraordinariamente bueno. Yo no digo esto para hacer sentir bien a nadie o para alagar a nadie. Es un grupo muy inusual y único puesto que la mayoría de los sacerdotes con quien me he encontrado a lo largo de este país y ciertamente en el mundo, esquivan el tema del aborto. De cierto modo quieren mantenerlo debajo de la alfombra y sólo lo sacan cuando se les ordena. En mi propia experiencia como católico convertido durante los últimos años, he asistido a muchas misas y he escuchado muchas grandes homilías y creo que en tres años solamente escuché una homilía sobre el asunto del aborto y fue aquí en la Catedral de San Patricio. A parte de esto, parece que los sacerdotes no quieren hablar de eso y Sacerdotes por la Vida es el Paul Revere de todo este escenario. Sacerdotes por la Vida está dando vueltas tratando de activar el resto del clero para que se comprometa en lo que es una de las más horrorosas revoluciones del Siglo XX y yo les estoy enormemente agradecido y admiro enormemente su trabajo. Pero desafortunadamente, creo que no hay suficientes, que Sacerdotes por la Vida debe tener un personal veinte veces más grande que el que tiene ahora.”

En la última parte de su vida, el Dr. Nathanson se convirtió en un bioético, y frecuentemente me expresó su preocupación de que la Iglesia no fuera a ser sorprendida durmiendo otra vez en los nuevos asuntos bioéticos. ¡Honrémoslo y asegurémonos de estar despiertos y vigilantes!

P. Frank Pavone, MEV

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Esta columna se puede encontrar en la página de http://www.priestsforlife.org/columns/document-sp.aspx?id=3536

Sacerdotes Por La Vida
PO Box 141172
Staten Island, NY 10314
Phone: 888-PFL-3448
718-980-4400
Fax: 718-980-6515
Email: cartas@sacerdotesporlavida.org
www.sacerdotesporlavida.org

One Response to “El Aborcionista y el Sacerdote”

  1. Sonia Palafox says:

    Quiero ayudar a esta causa porque apoyo 100% a pro-vida. quiero servir en cualquier cosa. Por favor mandeme informacion.
    Gracias

Leave a Comment

*