El aborto directo nunca es una opción moralmente tolerable






Llevar el respeto por la dignidad humana a la política práctica puede ser una tarea dificilísima. Hay una gran gama de asuntos que tocan a la protección de la vida humana y a la promoción de la dignidad humana. La gente bien intencionada, con frecuencia, no está de acuerdo con los problemas  que hay que resolver , cuales normas se deben adoptar y la mejor manera de aplicarlas . Tanto para los ciudadanos como para las autoridades elegidas, el principio básico es simple: Debemos empezar con el compromiso de nunca matar intencionalmente, ni participar en la matanza de cualquier vida humana inocente, no importa lo defectuosa, mal formada, minusválida, o desesperada que parezca. En otras palabras, la opción de cierta manera de actuar es siempre y radicalmente incompatible con el amor de Dios y la dignidad de la persona creada a Su imagen. El aborto directo nunca es una opción moralmente tolerable.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.21).

Leave a Comment

*