El principio básico es simple






“Llevar el respeto por la dignidad humana a la política práctica puede ser una tarea difilícisima. Hay una gran gama de asuntos que tocan a la protección de la vida humana y a la promoción de la dignidad humana. La gente bien intencionada, con frecuencia, no está de acuerdo con los problemas que hay que resolver , cuales normas se deben adoptar y la mejor manera de aplicarlas . Tanto para los ciudadanos como para las autoridades elegidas, el principio básico es simple: Debemos empezar con el compromiso de nunca matar intencionalmente, ni participar en la matanza de cualquier vida humana inocente, no importa lo defectuosa, mal formada, minusválida, o desesperada que parezca. En otras palabras, la opción de cierta manera de actuar es siempre y radicalmente incompatible con el amor de Dios y la dignidad de la persona creada a Su imagen. El aborto directo nunca es una opción moralmente tolerable.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.21).

One Response to “El principio básico es simple”

  1. MARIA YANUF says:

    Estoy totalmente de acuerdo y convencida de que los hijos como quiera que estén “sanos”o con alguna discapacidad son y serán siempre una bendición, y que la atención a los hijos que requieren una atención difícil y agotadora nos proporciona un camino más fácil y liviano hacia la santidad porque se lleva el dolor con amor.

Leave a Comment

*