El Rosario






El Rosario es sin duda una de las mayores  devociones en la historia en ser acogida por la Iglesia. Y es una devoción muy acogida por el movimiento pro-vida. Esto es así por buenas razones, en el Ave María alabamos a una madre, y adoramos al fruto de su vientre. ¡Nuestra salvación comenzó porque una madre dijo sí a la vida que llevaba dentro!  En el rosario, también decimos: “Ruega por nosotros pecadores.”. No señalamos con el dedo a los demás, sino, más bien, a nosotros mismos. Sabemos del pecado que hay en el mundo, pero empezamos por arrepentirnos del pecado dentro de nosotros. El movimiento pro-vida es de hecho un movimiento de arrepentimiento, de admitir que no hemos hecho lo suficiente. Esa es la mejor manera de reconstruir la cultura de la vida.

Leave a Comment

*