¡Evite las Trampas del Día de las Elecciones! – Primera parte






Cuando llegue el Día de Elecciones, también llegarán las trampas que vienen con él.

¡Asegúrese de evitar estos problemas, y ayudar a que otros también los eviten!

1. ¡Soy un don nadie – sólo tengo un voto, y mi voto no cuenta!

Esta trampa ignora las lecciones de la historia que muestran cómo las elecciones pueden decidirse por un solo voto o por un puñado de votos. ¡Acuérdese de la elección presidencial del 2000! Estos hechos tal vez son menos conocidos:

Un cambio de menos de un voto por cada distrito electoral en un puñado de estados habría derrotado a Woodrow Wilson en su oferta para la reelección en 1916. Unos pocos votos por distrito electoral en Illinois y un par de otros estados y el entonces vicepresidente Richard Nixon habría derrotado a John F. Kennedy en 1960. En 1974, el congresista Louis Wyman fue declarado vencedor en la carrera al Senado de E.U. en New Hampshire, después de un recuento, por sólo dos votos.

La historia de la lección historia ofrece muchos ejemplos similares.

¡Sí, tu voto cuenta, y usted también puede influenciar muchos otros votos!

2. ¡Todos son unos vagos! — ¡Ningún candidato vale la pena!

Esta es la trampa que busca al candidato perfecto que no existe. Pero su voto no es para canonizar al candidato; sino que es para darle a esa persona su poder temporal para que haga el bien en un tiempo limitado. Si ambas opciones parecen malas, trate de ver cómo una puede ser mejor que la otra. Esto no es “elegir el mal menor”. Más bien, está optando por limitar el mal, y eso es un bien.

3. ¡No puedo votar por un solo asunto!

En primer lugar, la mayoría de la gente eso hace. Por lo general es un “tema único” el que motiva a una persona a girar en torno a un candidato.

Pero si usted no quiere ser un votante de un “tema único”, al menos puede ser un votante inteligente, y darse cuenta de cuán relacionadas están muchos temas. En la base de todos ellos está el derecho a la vida, sin el cual ningún otro es posible. Si un político no puede respetar la vida de un bebé, ¿cómo se supone que va a respetar la tuya?

4. La elección no tiene importancia. – No podemos poner nuestra confianza en el poder mundano. Los que elegimos porque creemos que están de nuestro lado, de todos modos nos van a decepcionar.

Nosotros no ponemos nuestra confianza en el poder terrenal y en el gobierno, sino en el Señor. La participación política no es nuestra salvación, pero es nuestro deber. Es Dios mismo quien nos da la oportunidad y la sabiduría para dar forma a nuestra sociedad de acuerdo con sus leyes. Sin lugar a dudas, cualquier líder humano nos puede decepcionar, y muchos lo hacen. Pero nosotros no somos responsables de predecir o controlar el futuro, ni somos capaces de hacerlo. Somos responsables de analizar las posiciones de los candidatos y la elección de aquellos cuyas posiciones corresponden a la ley moral y al bien común.
En mi próxima columna voy a discutir más trampas del Día de las Elecciones. Mientras tanto, por favor

a) Envíe esta columna a los demás.
b) Diga la oración diaria en ElectionPrayer.com.
c) Distribuya nuestras guías para el votante, disponibles en PoliticalResponsibility.com

¡Gracias!

P. Frank Pavone
Director Nacional

Leave a Comment

*