Examen de Conciencia Pro-vida






¿ Estoy totalmente convencido de que el aborto es la destrucción de la vida humana inocente, la cual tiene el mismo valor que mi vida, la de mis Padres, la de mis hijos?

¿ Fomento esta convicción ponderando sobre la trágica perdida de vida que ocurre a mi alrededor diariamente?

¿ Pienso yo que el aborto no me concierne y que “tengo cosas más importantes” que hacer?

¿ Acepto mi responsabilidad por la vida de mis hermanos y hermanas no-nacidas y que deberé rendir cuenta ante Dios sobre lo que he hecho para salvarlos?

¿ Oro diariamente por el fin al aborto, oro por los niños, las Madres, los abortistas, los legisladores, los medios de comunicación, el clero y todo el movimiento pro-vida?

¿ Hago ayunos u otros sacrificios que verdaderamente pueda sentir, creo que la lucha contra el aborto es algo fácil, lo trato de hacer conveniente para mí, tomo atajos en mi compromiso pro-vida?

¿ Trato de generar nuevas ideas para la labor de pro-vida, sugiero estas ideas a otros o me las quedo solo para mi, ayudo económicamente a la causa cuando lo necesita, considero yo que dar ayuda económica vale la pena para salvar la vida de un niño?

¿ Tengo fe en que Dios es el Señor de la Vida, creo que toda la lucha queda solo en las manos de Dios, estoy dispuesto a dar más de mi tiempo para esta lucha y dejar de hacer algunas cosas que no tienen tanta importancia, confío yo en Dios, le pido su consejo, mantengo mis ojos en Dios o me decepciono rápido al enfocarme solo en el problema y en mi mismo?

¿Me he dedicado a aprender más sobre los temas de importancia sobre la causa que lleva el movimiento pro-vida, leo buenos libros pro-vida, me he suscrito por lo menos a un servicio o publicación pro-vida para estar informado sobre los temas más actualizados, me escapo de estas responsabilidades al pensar que la oración es suficiente, veo yo la labor del movimiento pro-vida como una misión de amor para gente en necesidad, o es solamente un “tema” o un “proyecto” para mi?

¿ Hablo sobre los temas pro-vida, utilizo todas las oportunidades que tengo, como usar pendientes, calcomanías y otros artículos pro-vida, tomo el tiempo para escribir cartas a legisladores o a doctores, o permito que mi falta de confianza me paralice en las actividades que quisiera hacer, hago solamente lo que me es cómodo o trato de ampliar mis talentos para ponerlos a buen uso de la causa pro-vida, son mis esfuerzos generosos y auténticos o puedo ser mayormente efectivo en mi labor pro-vida?

¿ Participo gradualmente en proyectos que necesito involucrarme, aunque no quiera hacerlo, fomento la unidad en el movimiento, animo a mis amigos pro-vida, son todos mis esfuerzos guiados por caridad, promuevo competencia sucia entre mis amigos o grupos pro-vida y los enfrento a unos contra otros, sigo yo el consejo y la dirección que los responsables del movimiento pro-vida establecen para el bien del movimiento, les hago su labor más fácil, busco el consejo y guía de los que tienen más experiencia en el trabajo de pro-vida?

¿ Trato de tener compasión hacia las mujeres que sufren de la tentación de un aborto o de quienes los han tenido en el pasado, trato de entender su situación y aprender más sobre sus necesidades, ayudo a las mujeres a encontrar alternativas al aborto, les inspiro esperanza a las mujeres que se han hecho abortos, les ayudo a encontrar perdón y sanación?

¿ Estoy listo desde este día en adelante a ser una mejor persona que lucha a favor de la vida, estoy listo de lanzarme con nuevas fuerzas, generosidad, determinación y luchar por terminar de una vez por todas el aborto, sin escatimar el costo que esto me implicará a mi mismo, estoy agradecido por el obsequio de la vida y por trabajar para dar vida a otros, estoy agradecido con Dios por darme esta oportunidad de ser parte del movimiento pro-vida?

 P. Frank Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por La Vida

Leave a Comment

*