Forzando una crisis pro-elección






Forzando una crisis pro-elección. ¿Qué pasa con los abortos en el tercer trimestre?

¿Qué tienen en común LeRoy Carhart, Warren Hern y George Tiller? Se cuentan entre el número desconocido de aquellos que practican abortos durante el tercer trimestre del embarazo. (¡El tercer trimestre es el séptimo, octavo y noveno mes!)

Durante dos décadas he estado proclamando desde los púlpitos de los Estados Unidos que se practican abortos en el tercer trimestre. Para muchos estadounidenses esto es difícil de creer. Ahora, como consecuencia de la muerte de George Tiller, este hecho está recibiendo un poco más de atención.

Associated Press informó el 2 de junio en un artículo firmado por Eric Olson que el médico de Nebraska, LeRoy Carhart, quiere seguir practicando abortos en esta etapa tardía, pero que tanto él como Warren Hern quieren asegurarse que se entrene a los médicos sobre la forma de hacerlo.

¿De cuántos estamos hablando? La historia de AP reportó: “Carhart dijo que entre 75 y 100 de los “miles” de abortos que practica anualmente se realizan en el tercer trimestre.”

Stanley K. Henshaw, un investigador senior del Instituto Guttmacher, la división de investigación de Planned Parenthood y la mejor fuente de este tipo de estadísticas, es citado en un artículo del 5 de junio del Washington Post diciendo “Simplemente, esta información no está disponible… Es un área de la que no sabemos mucho.”

Sin embargo, el Instituto Guttmacher reporta en sus estadísticas oficiales que cada año unos 13.310 abortos corresponden a períodos de gestación de 21 semanas o más (o sea 1,1% de los 1,21 millones de abortos anuales). De los 40 estados que reportaron en el 2005 al Centro de Control de Enfermedades (Center for Disease Control), 32 estados informaron abortos de bebés de 21 o más semanas.

Esto significa que cada día 37 bebés del tamaño de una banana grande son descuartizados y decapitados y que estos incluyen bebés sanos de madres sanas… y esto se hace legalmente.

Son bebés que la madre ya siente en movimiento. Según MedlinePlus, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. y los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health), estos bebés están acumulando grasa en sus cuerpos, se pueden oír los latidos de sus corazones con un estetoscopio, pueden oír, tienen cejas, pestañas, uñas en las manos y los pies. Dicho sea de paso, MedlinePlus los denomina “bebés” (Véase www.nlm.nih.gov/MEDLINEPLUS/ency/article/002398.htm).

Mucha gente se pregunta como puede influenciar el aparentemente intratable debate sobre el aborto. ¿Cómo pueden hacer que la gente los escuche, o hacer que aquellos que son pro-elección (pro-choice) crean que los que son pro-vida tienen serias razones para oponerse al aborto?

Mi sugerencia: comience a hablar de los hechos que acabo de mencionar.

Es moralmente legítimo concentrarse en los abortos tardíos. Eso no niega el hecho que todo aborto está mal, simplemente es un punto de partida, un método pedagógico para ir de lo más obvio a lo menos obvio, para comenzar con aquello que la gente ya sabe y guiarlos hacia lo que no saben.

Cuando la gente se sorprenda por estos hechos, como seguramente lo hará, se verán forzados a re-evaluar que prioridad asignan a la “privacidad” y la “elección” sobre la vida. Si son “pro-elección” se verán obligados a establecer en que momento del embarazo se establece una demarcación y por qué.

Y ahí empezamos.

P. Frank Pavone
Director Nacional, Sacerdotes Por La Vida

Leave a Comment

*