III. Creemos que estas verdades son autoevidentes