I La religión no se desliga de la política