IV. Para vivir el Evangelio de la vida: virtudes necesarias