LA VERDAD TE HARA LIBRE. Sn. Juan 8:32






libre1

Quiero presentarles este artículo de nuestro asociado pastoral, el Sr Kevin Burke, quien es cofundador de los retiros de sanacion post aborto el Viñedo de Raquel; y quien es especialista en el trauma post aborto en los padres de bebés abortados.

Dos artículos fueron publicados en Junio 2013 sobre varones y pérdida por abortos del The Atlantic y Fox News. Los autores exploran el tema desde una perspectiva fundamentalmente diferente.

Esto crea una excelente oportunidad para explorar algunos puntos importantes (especialmente la pieza del Atlantic) sobre el concepto de la “opción reproductiva”, el rol y responsabilidad de los varones en decisiones de aborto y la pro-opción después del aborto de los grupos masculinos como Exhale (Exhala).

(El primer artículo de Foxnews.com) The first article from Foxnews.com por Bryan Fisher enfatiza que el aborto ataca el instinto innato del varón/padre a proteger la vida de su bebe …y que esta responsabilidad paterna comienza con la formación del bebe en las entrañas de la madre:
Estamos consintiendo en tomar las vidas de aquellos con los que estamos comprometidos a proteger…Hombres…han intercambiado su sentido innato de responsabilidad por una libertad percibida que no valora el costo…un llamado fundamental del hombre a defender a aquellos quienes dependen de él, incluyendo los por nacer, que se destruye con la mentalidad del aborto.
(La Segunda pieza del The Atlantic) The Second piece from The Atlantic es una reflexión de Hugo Schwyzer acerca de su decisión del aborto a los 17 años de edad. El autor revela una muy diferente perspectiva que viene de su experiencia personal de la pérdida por aborto y la poderosa influencia del feminismo pro-aborto de su madre en la decisión del proceso. Ella le inculca al hijo que la norma que guía a cualquier hombre en una decisión abortiva no es el de la protección del padre por el niño en el vientre, como lo enfatiza Bryan Fisher. Más bien, el único rol del padre es que la madre de su hijo no experimente ninguna “presión” durante su decisión en el proceso para que se sienta libre de su “opción” personal.

El hijo de una madre feminista, yo había sido criado con un respeto muy profundo hacia la independencia de la mujer, en particular cuando se aplica a sus vidas reproductivas. Me sentía muy cercano a mi madre …. No podia presionar a April a hacer algo que ella no quisiera hacer (fuese que quisiera abortar o tener al bebe). No podia alejarme, negando responsabilidades. La tercera cosa que no debía hacer … era mortificar a April con mis sentimientos. “Ella se encuentra en una posición muy difícil”, decía mi madre. “No la hagas sentir que también se tiene que hacer cargo de ti.”
Este hombre internamente ha incorporado unas reglas poderosas exigidas por su madre a someterse a la “soberanía de la mujer en particular como es aplicada en sus vidas de reproducción” Esto era usado como una barrera de protección impenetrable alrededor de su socio “escogido” durante el proceso crítico de tomar una decisión.

Tome nota de cómo la madre trivializa cualquier sentimiento de conflicto o de dolor que el hijo pueda sentir naturalmente sobre el problema hasta el punto de avergonzarlo con sus comentarios::
“No la hagas sentir de que también se tiene que hacer cargo de ti.”

En otras palabras, “No seas niño…cállate y no molestes …manténte fuera hasta que ella decida que quiere hacer y entonces apoya su decisión.”

La palabra Castración viene a la memoria.
e•mas•cular (cas~trar) (Verbo)

1. Debilitar a una persona o hacerla menos efectiva.

2. Privar (al hombre) de su rol o de su identidad masculina

El fielmente seguía las reglas de la madre y ahogaba sus sentimientos:
Yo mantenía mi confusión bien guardada dentro de mí. Como sucede a menudo, nuestras relaciones ya no eran como antes y rompimos nuestro compromiso después de unos meses… Cuando fuimos juntos a ver al médico para una cita pre-aborto, nos dijo que la fecha de nacimiento sería aproximadamente el 7 de febrero de 1986. Entonces archivé la fecha como un hecho sin sentido. Pero cuando esa fecha se acercaba, me sentía enfermo del corazón. Para esa fecha ya April y yo ni nos hablábamos y yo estaba ya en la universidad. Lloré mucho en esa fecha y por los siguientes días, aturdido, impactado y perplejo de mi reacción tardía por mi pérdida. Aunque mi actual esposa y yo ahora tenemos dos maravillosos niños, el mes de febrero no pasa de mi mente sin pensar en ese mi hijo que ahora tendría 27 años de edad.

Hay un dilema para este hombre, leal a la ideología pro-aborto de la madre, pero como muchos hombres experimentando algunas de las emociones complicadas y dolorosas después del procedimiento. Vemos este conflicto cuando el señor Schwytzer termina el compartir tan honesto de su pérdida para aclarar a los lectores del Atlantic que solo porque el llora de una forma especial por su hijo o hija cada 7 de febrero desde 1986 … esto no es de ninguna manera una amenaza a la elección reproductiva.

Factualmente el peligro real es el de esos temidos pro vida:
El peligro es político: Los Anti-aborto están deseosos de hacer política cualquier señal de dolor o confusión después de un aborto como evidencia que el procedimiento es peligroso y debe ser eliminado. Los grupos Anti-aborto usualmente marcan el problema como uno de los derechos del padre: más evidencia del dolor o la ira, el combustible más potente para la causa de pro-vida.

Mr. Schwytzer me parece que es un padre bueno y sensitivo quien ama al niño que abortó hace años atrás. La expresión pública de ese dolor en el artículo The Atlantic claramente indica el hecho de que él no lamenta, lo que los apologistas al pro-aborto describen como un “montón de células” o un “feto despersonalizado”.

Sus fuertes sentimientos no son para algún “niño potencial.” Este padre está conectado de una manera poderosa a ese día fatal cuando llevó a la madre de su hijo al centro de abortos y pagó al aborcionista para que terminara con la vida del bebé … y más aún con la fecha de en qué debió haber nacido el bebé.

Mr. Schwytzer claramente es un padre que lamenta la pérdida de su niño por aborto. No son los pro-vida los que lo han condenado de esta verdad relacional y biológica. Es el innegable y poderoso sentimiento de dolor y lamentación y el hambre natural del padre a ser re-conectado con su hijo perdido.

Sin embargo, para profundizar este desconsuelo por pérdida y poder encontrar una paz profunda, el necesitaría sentir un tipo de cólera hacia su madre, y la ideología de la “reproducción por conveniencia” que trágicamente lo llevó a ser un cómplice emasculado por la muerte de su bebé en el vientre. En vez, el desplaza su ira relacionada con su aborto con los creyentes de Pro-Vida.
Los creyentes de Pro-Vida siempre son un buen blanco para el dolor no resuelto de ira, depresión y ansiedad después de un aborto. (La gran mayoría de los Pro-Vida oran pacíficamente afuera de los centros abortivos y dan a conocer que ofrecen programas gratis de alternativas y asistencia sin juzgamientos a mujeres recuperándose de abortos.

Cuando su historia llega al punto donde el claramente acepta lo perdido, y en el precipicio de un profundo entendimiento de su rol y responsabilidad en la muerte de su bebe, él debe dejar atrás la ideología de escoger … leal otra vez al feminismo pro-escoger de su madre.
Exala…o Inhala?

Mr. Schwytzer está con el grupo pro-aborto Exhale, que permite la expresión de sentimientos del post-aborto, pero solo dentro de un contexto donde la “elección reproductiva” tiene el valor supremo y nunca puede ser comprometida. El grupo “Exhale” les dice a los hombres que son libres de expresar sus sentimientos después de que ella ha tomado la decisión, siempre y cuando no viole ninguno de los principios de la “reproducción electiva”. Aquí nuevamente escuchamos la voz de la madre y su feminismo pro-aborto.

Le ha tomado coraje a Mr. Schwyzer para que comparta sus sentimientos con toda honestidad en el artículo del The Atlantic sobre su experiencia con el aborto. Sin embargo, con todo respeto le daría a conocer que grupos como Exhale limitan la expresión de los sentimientos y experiencias que viven los hombres después de un aborto. Aún más importante, compartir los sentimientos en este contexto restringido nunca llevará a una sanación profunda por la pérdida. Esto es real especialmente para aquellos hombres quienes no tienen poder de parar un aborto que ellos no quieren. Cómo pueden estos grupos como Exhale (donde el derecho de elección de la mujer es sacrosanto) reconocer la rabia, debilidad y lamentación devastadora de tales padres?

Para que Mr Schwyzer llegue a una profunda lamentación y se reconcilie por su pérdida va a tomar más que compartir emociones con otros hombres en grupos como Exhale. Los hombres pueden Exhale (Exhalar) algunas de sus dolorosas emociones después de un aborto y por supuesto que esto es importante y puede ser un buen paso para terminar el aislamiento y dar la bienvenida a un egreso de algunos sentimientos de pena. Pero en grupos donde reina la supremacía de la opción reproductiva que siempre tiene la última palabra, no se podrá encontrar la profundidad de sanación donde eres libre después de exhalar el dolor – Inhalar la poderosa gracia y misericordia de Dios.

Esto solo puede ser encontrado en programas de sanación después del aborto los que permiten una expresión completa de las emociones post-aborto y ofrecen la reconciliación y la paz con la combinación real de la sanación emocional y espiritual.

Estos programas de duración determinada proveen a los participantes una oportunidad de valorar honestamente su participación en el aborto para que ellos puedan arrepentirse totalmente y vivir el dolor en el rol de la muerte de ese niño. Es solo en esta verdad que el padre sufriente después de la pérdida por aborto puede realmente sentirse libre para abrir su alma y corazón al Creador de la vida, Quien le revelará una nueva relación íntimamente espiritual con este niño, y una profunda paz que la ideología de opción reproductiva jamás podría proveer. **************

Me pregunto como la madre de este niño se sintió después del aborto y de la ruptura de la relación. Puedes encontrar aquí algunos ejemplos comunes de cómo hubiese sido su caminar post-abortivo y leer aquí sobre la secuela física y emocional del procedimiento.

Leave a Comment

*