La célula madre






Nunca ha habido un debate tan poco científico como el de la investigación sobre la célula madre. Hay, por supuesto, diferentes clases de células madres – las que proceden de los adultos, y las que proceden de los embriones. En las investigaciones sobre cómo las células madres pueden ser usadas para tratar enfermedades, hay una larga lista de las que pueden ser tratadas con células madres derivadas de adultos. Pero no hay enfermedad que la célula madre embrionaria haya podido tratar. El tomar una célula madre de un adulto no daña a la persona. El tomar las células madres de los embriones requiere el destruir esa nueva vida. La ciencia se basa en la evidencia. Si no hay evidencia de que la célula madre embrionaria pueda ayudar, ¿por qué las personas continúan pidiendo que se mate a los embriones para poder cultivar dichas células? Este es el Padre Frank Pavone de la Cadena Global de Radio Católica EWTN

One Response to “La célula madre”

  1. María Inés says:

    ¡Brillante nota, Padre Víctor!

    Aunada al de por sí flagrante ultraje de la ética médica – el compromiso de proteger la vida humana y mejorar su calidad; no de destruirla -, hay evidencia de sobra acerca de la millonaria pérdida de tiempo que ha supuesto la experimentación con células madre embrionarias. La evidencia está; y no me ha costado encontrarme con compañeros estudiantes de Medicina enceguecidos a tal punto de rechazarla teniéndola enfrente – conocimiento no les falta; lo que les falta es honestidad intelectual tanto como a los médicos que apoyan este tipo de barbarie.

    Me permito recomendar a quien le interese una revisión muy buena que salió en materia de terapia con células madre, es del año 2010 y se publicó en el presente 2011: “The umbilical cord: a rich and ethical stem cell source to advance regenerative medicine” (“El cordón umbilical: una rica y ética fuente de células madre para el avance de la medicina regenerativa”), de N Forraz y C P McGuckin. La obtención de células madre del cordón umbilical del propio individuo y su almacenamiento en “bancos biológicos” para su eventual uso a lo largo de su vida (cosa que ya se hace) tiene todas las ventajas sobre la infructuosa investigación con células madre embrionarias:

    - Son las células del propio individuo, eliminando la posibilidad de rechazo.
    - No se comete ningún atropello ético porque no se está matando a nadie para obtenerlas.
    - En este caso sí se les ha demostrado un beneficio terapéutico, que debe seguirse investigando.

    Espero que les sea tan de provecho como a mí. Saludos y Dios los bendiga.

Leave a Comment

*