La Iglesia no se limita únicamente a enseñar las verdades reveladas