“La moralidad no se puede legislar”






Algunos dicen que no se puede legislar en temas de moralidad. Pongamos atención a lo que esta frase implica. Si quieren decir que la ley no puede ser suficiente para hacer a alguien moralmente responsable, es verdad. Necesitamos más que leyes para que la gente se haga buena. Sus corazones y sus mentes deben ser convertidos. Las leyes tienen dos funciones, una de instruir y la otra de restringir, de hecho, le ayudan a la gente a mantenerse dentro de los límites del comportamiento moral, aunque, como el Rev. Martín Luther King Jr. comentó, la ley no me puede hacer que ame al prójimo pero puede mantenerlo de lincharme.

Si la frase significa que la ley no es recurso de la moralidad, también es verdad. La moralidad no proviene de la ley, sino de la naturaleza del ser humano, el cual ultimadamente viene de la naturaleza de Dios.

Si la frase significa que las leyes no tienen nada que ver con la moralidad, como si hay una separación total entre la vida moral de uno, conocida como privada, a la vida social, vivida dentro de los límites que son fijados por la comunidad humana, es falso. Esta es la idea de que lo que diga la ley está bien. En realidad, las mayorías pueden estar equivocadas. La moralidad y la ley tratan con el comportamiento humano. En cualquier momento que se desee legislar los límites del comportamiento humano, se está legislando sobre la moralidad.

Leave a Comment

*