La ‘realidad virtual’ y la ciencia genética