Las Nueve Demandas por la Libertad Religiosa – Un Breve Resumen de los Argumentos






 

Hay ahora nueve demandas, incluyendo la que presentó Sacerdotes por la Vida, ésta ha sido enviada a las cortes del distrito federal por todo el país desafiando el mandato HHS de la administración Obama que requiere que los empleadores provean cobertura para actividades que muchos de ellos creen que las personas no deberían tener.

El tener varias demandas tiene valor, porque habiéndolas introducido en diferentes jurisdicciones jurídicas del país, algunas podrían ser victoriosas y otras no, por tanto, creamos un conflicto federal que es más probable que la Corte Suprema aborde.

Hay semejanzas y diferencias en estos argumentos legales de las nueve demandas.

Primera Enmienda – Libertad Religiosa

La primera y más obvia objeción al mandato es que viola el libre ejercicio de la religión el cual garantiza la Constitución a cada americano. El mandato obliga a las compañías de seguro, empleadores, y empleados a violar su propia fe religiosa al proveer o comprar artículos y servicios que su fe estrictamente prohíbe. Además, éste sanciona la práctica de la religión mediante la imposición de fuertes multas a los empleadores públicos que dejan de proveer seguro de salud para empleados en lugar de negar sus creencias. Este es exactamente el tipo de comportamiento del gobierno que la Primera Enmienda fue diseñada para prevenir.

Ley de Restauración de Libertad Religiosa

Un Segundo argumento es que el mandato viola la Ley de Restauración de Libertad Religiosa (RFRA). Esta ley establecida en 1993 le impide al gobierno federal restringir la creencia religiosa, a menos que pueda demostrar un “interés gubernamental apremiante” para hacerlo. Proporcionar abortivos subsidiados, control de natalidad y esterilización no parece ser un “interés gubernamental apremiante” en el que la religión interfiera.
Primera Enmienda – Libertad de Expresión

Otra causa de acción común en las nueve demandas es que el mandato Obamacare viola la cláusula de libertad de expresión de la Primera Enmienda. No solamente el mandato obliga a los empleadores y empleados a pagar por las cosas y procedimientos objetables, sino que ellos también tienen que financiar educación y asesoramiento para esas mismas cosas. En otras palabras, las personas de fe estarían forzadas a apoyar con sus involuntarias contribuciones financieras formas de hablar que contradicen sus creencias.

Ley de Procedimiento Administrativo

La demanda por parte de Sacerdotes por la Vida y otras también alegan que las acciones de la administración Obama en el planteamiento del mandato para la cobertura de abortivos / anticonceptivos no segue adecuados procedimientos gubernamentales.

Sobrecargando los Programas Estatales de Medicaid

La demanda presentada por siete estados, Bruning v. Sebelius, añade que los programas de Medicaid van a estar sobrecargados con nuevos miembros a causa del mandato. El estado argumenta que los empleadores que tengan creencias religiosas podrán poner fin a la cobertura de salud, o por no poder pagar las multas gubernamentales por no ofrecer cobertura de salud, cerrarán totalmente. El resultado de cualquiera de las acciones será que más personas estén sin seguro de salud, lo cual bajo el Obamacare, significará más personas moviéndose a la cobertura de Medicaid. El mayor esfuerzo financiero en los presupuestos del Estado será enorme.

El Cardenal Timothy Dolan ha señalado que los tribunales son probablemente la mejor defensa contra el mandato del HHS. Que Dios dé éxito a los esfuerzos de Sacerdotes por la Vida, otros empresarios con filiación religiosa, personas religiosas, estados, e incluso una empresa comercial privada, que ha presentado su demanda para detener este mandato.

Para más información sobre el mandato y las demandas vea www.priestsforlife.org/hhsmandate.

P. Frank Pavone

Director Nacional

Sacerdotes Por la Vida

Leave a Comment

*