Montaña de hierro






En la Segunda edición de Defendiendo la Vida tendremos la oportunidad de abordar temas muy interesantes entre los cuales podemos mencionar: familias por la vida, abogados por la vida, defendiendo la Vida en la ONU y la OEA, el uso de los métodos naturales de planificación familiar, y otros que esperamos sean una ayuda en la construcción de la Cultura de la Vida.

He tenido la oportunidad de compartir fuera de cámaras con algunos miembros del personal de EWTN y con Pepe Alonso, al cual considero un verdadero Apóstol de los Medios de Comunicación Social.  Pepe Alonso ha tenido la oportunidad de conocer de cerca a la Madre Angélica, la fundadora de EWTN.

El apostolado de las comunicaciones llevado adelante por EWTN no solamente se reduce a la Televisión, además tiene una presencia muy importante en la radio y en las redes sociales hoy tan populares y en pleno desarrollo.  Es sobre los orígenes de radio católica global que les quiero compartir hoy para que vean el poder la providencia de Dios para la Salvación de sus hijos. 

Pepe Alonso me contó la historia que les narro a continuación.  La Madre Angélica estaba muy interesada en comenzar un servicio de radio que alcanzara la mayor cantidad de gente posible.  Un hombre con mucho dinero le ofreció que le compraría un terreno en Alabama para el proyecto y que le daría para escoger entre varias opciones.  Entonces este empresario la invitó a ir en un helicóptero a ver los terrenos desde el aire para hacer un recorrido más rápido y tener una visión más panorámica. 

Después de haber visto varios terrenos pasaron por uno que mostraba una montaña y en ese instante la Madre Angélica señalando el monte le dijo al donante: ahí se debe construir la radio.  El empresario que, además entendía de Medios de Comunicación Social, le dijo inmediatamente que esa no era una buena opción ya que las radios de onda corta deben ser instaladas en plano y no en elevaciones de tierra.  La cara de la Madre Angélica no se inmutó y le dijo nuevamente sin dudas que ese era el lugar que Dios quería para la radio.

Entonces le monja le explicó al empresario que había tenido una visión en sueños del Arcángel San Miguel, señalándole con su espada a un monte exactamente igual al que ahora estaba viendo desde el helicóptero, así que no tenía duda que ese era el que Dios había elegido para instalar la radio.  El hombre trató de disuadirla pero no logró convencer a la Madre Angélica de la “locura” que significaba fundar una radio en ese monte.  Aquel hombre honró su promesa y le donó ese terreno en donde estaba la montaña para la obra que la Madre Angélica edificaría ahí.

En las semanas posteriores cuando la Madre Angélica comenzó a hacer los contactos para realizar la compra de los equipos, los asesores especialistas en la materia le decían a la Madre que iba a perder todo ese dinero instalando equipos tan costosos y, que en el mejor de los casos la señal no llegaría a salir ni siquiera de los límites de la ciudad o en el mejor de los caso del Estado.  Sin embargo, ni aún con las advertencias de los profesionales la Madre Angélica desistió de su propósito y la radio fue instalada en el sitio señalado por el Arcángel.

El día de la inauguración de la radio católica global todos estaban preparados para consolar a la Madre Angélica por el fracaso que experimentaría al encender los transmisores de la radio.  Entonce sucedió el milagro de la providencia de Dios.   La zona donde fue comprado el terreno era rico en hierro y la montaña prácticamente era una “montaña de hierro” que funcionó como una antena gigante haciendo que la señal de la radio se transmitiera a sitios que ni se sospechaba que podría llegar, como la India y China y otros países de todo el mundo.

Para Dios no hay nada imposible.

P. Victor Salomón

Director De Apostolado Hispano

Sacerdotes Por la Vida

Leave a Comment

*