No te pueden obligar






Uno de los casos más dramáticos es el de la adolescente embarazada que es obligada a abortar por su padre o madre, o por ambos.  En otras ocasiones quien ejerce la coacción puede ser otro familiar cercano de la joven madre.

He tenido la oportunidad de conversar con muchas de estas muchachas y el dolor con mezcla de resentimiento hacia sus padres es lacerante.  Como una noche muy oscura es el corazón de la adolescente que cae en la cuenta del “abuso” del cual fue objeto, por parte de sus padres, para acabar con la vida de su hijo, del nieto de su mamá y papá.  Evidentemente que, como hemos indicado en otras oportunidades, en un ambiente cultural que enseña el aborto provocado como una opción moral aceptable, los niveles de responsabilidad personal frente a Dios y a la comunidad podrían atenuarse en alguna medida.  Sin embargo, se hace necesario en este punto que recordemos a uno de los profetas de nuestro tiempo: El Papa Juan Pablo II, Magno, quien se pronunció sin dar lugar a la menor de las dudas sobre el aborto, incluso, algunos teólogos piensan que este pronunciamiento puede considerarse la declaración de un dogma de fe por la fórmula usada en el número 62 de la encíclica Evangelio de la Vida.  He aquí el texto lleno de luz para todos los tiempos.

“El Magisterio pontificio más reciente ha reafirmado con gran vigor esta doctrina común. En particular, Pío XI en la Encíclica Casti connubii rechazó las pretendidas justificaciones del aborto; Pío XII excluyó todo aborto directo, o sea, todo acto que tienda directamente a destruir la vida humana aún no nacida, « tanto si tal destrucción se entiende como fin o sólo como medio para el fin »; Juan XXIII reafirmó que la vida humana es sagrada, porque « desde que aflora, ella implica directamente la acción creadora de Dios ». El Concilio Vaticano II, como ya he recordado, condenó con gran severidad el aborto: « se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes nefandos » (…) Ante semejante unanimidad en la tradición doctrinal y disciplinar de la Iglesia, Pablo VI pudo declarar que esta enseñanza no había cambiado y que era inmutable.  Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.” Evangelio de la Vida #62

Queremos que este artículo ayude a la educación de la conciencia del derecho que tiene la adolescente embarazada de tener a su hijo, para que, con la ayuda de sus familiares y del Estado, críe a su hijo o lo de en adopción.

Aquí en los Estados Unidos existe una institución llamada The Justice Fundation www.txjf.org y entre sus programas ofrece asistencia legal a la adolescente que está siendo coaccionada para abortar a su hijo.

La fundación ha preparado una carta legal informando a los padres que están sujetos a responsabilidad legal si fuerzan a su hija a abortar.   En la carta se le indican los crímenes que se les puede imputar tales como: homicidio fetal, agresión, negligencia, detención ilegal, etc.

También han elaborado una carta que se puede enviar a las clínicas en donde practican abortos (yo prefiero llamarles fábricas de aborto) en la cual se le informa al abortista de las diversas formas de persecución penal y / o responsabilidad civil si lleva a cabo el aborto a esa chica coaccionada.

Así que si usted, querido lector, conoce algún caso de una adolescente que está siendo coaccionada para abortar ofrézcale esta información.  También por favor comparta este artículo con sus amistades y familiares para seguir construyendo juntos la Cultura de la Vida.  La vida de un bebé y evitar el sufrimiento post aborto de una madre y de una familia podrían estar en juego.

P. Victor Salomón

Director De Apostolado Hispano

Sacerdotes Por la Vida

Leave a Comment

*