Oficiales Públicos Pro-Aborto






 

 

 

 

 

 

 

Muchos oficiales públicos pro-aborto dicen que la vida comienza en la concepción. Pero entonces dicen que no pueden imponer mediante ley esa creencia. El asunto aquí no es dónde comienza la vida o si esta creencia debe ser llevada a cabo. El problema es que ellos creen que pueden privar ciertas vidas de protección, y pretender que el resto está protegido. Mírenlo de este modo. Imagínese que alguien dice, “Yo creo que la vida empieza a la hora del nacimiento, pero no puedo imponer mediante una ley mi creencia a aquellos que piensan de otro modo.” Por tanto los recién nacidos pierden su protección legal. ¿Por qué imponer mi creencia de que los adultos deben ser protegidos? Evidencias científicas objetivas muestran que el no nacido es tan humano como el nacido. El considerar esta evidencia una simple creencia, y la protección a la vida una simple opción personal, pone a cada vida humana en riesgo.

Leave a Comment

*