Optando por la Vida






 

“Este es el verdadero significado de la Cruz: no buscar la vida para uno mismo, sino darla por los demás. “Yo te mando hoy que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, estatutos y decretos, entonces vivirás” (Dt. 30: 16). A primera vista a lo mejor esto no nos gusta, pero es la única forma: optar por Dios y optar por la vida es lo mismo. El Señor dice en el Evangelio de Juan: “Esta es la Vida eternal, que te conozcan a ti.”

La vida humana es una relación. Sólo podemos tener la vida en relación, no encerrados en nosotros mismos. Y la relación fundamental es la relación con el Creador; de lo contrario, las demás relaciones son frágiles.
Por tanto, lo esencial es escoger a Dios. Un mundo vacío de Dios, un mundo que se olvida de Dios, pierde la vida y cae en una cultura de muerte. Por consiguiente, escoger la vida, hacer la opción por la vida es, ante todo, escoger la opción-relación con Dios.

Leave a Comment

*