Parte IV Un ministerio de aliento para la Vida






El Capítulo de “Sacerdotes Por la Vida”

Nuestro objetivo principal es que los sacerdotes se beneficien como individuos al participar en “Sacerdotes Por la Vida”. Sin embargo, como lo han experimentado en otros movimientos de renovación sacerdotal, hay un gran beneficio cuando todos los sacerdotes se unen para orar, para aprender y cuando profundizan en los diferentes aspectos a favor de la vida de sus ministerios. El objetivo del capítulo es facilitar la comunicación entre los sacerdotes y los diáconos y que discutan temas que sean concernientes a la defensa de la vida.

Con todo gusto, nuestro personal se reunirá con los sacerdotes que, junto con sus obispos, demuestren un interés en abrir un capítulo de “Sacerdotes Por la Vida” en sus respectivas diócesis. Una constante comunicación debe mantenerse entre los miembros del capítulo local de “Sacerdotes Por la Vida”, las oficinas de la diócesis local, y la oficina nacional de “Sacerdotes Por la Vida”. El tamaño de la diócesis dictará si existe necesidad de tener varios capítulos en sus diócesis, por otro lado, también puede dictar si el capítulo puede incluir a más de una diócesis.

En lo que concierne a cómo el capítulo y sus reuniones funcionan, animamos a la mayor flexibilidad para que los capítulos puedan servirle mejor a sus necesidades locales. Un capítulo de “Sacerdotes Por la Vida” puede, por ejemplo, reunirse el segundo miércoles de cada mes en una iglesia. La reunión puede comenzar a las 10:30 a.m., con un breve servicio de oración. Luego, un miembro o invitado puede ofrecer una reflección sobre un tema de vida. A las 11:00 a.m., puede haber una exposición y adoración del Santísimo Sacramento seguido por una media hora de adoración en silencio, la cual concluye con la Bendición. A las 11:30 a.m., los miembros pueden ir a un salón de reuniones en la rectoría para discutir sobre en tema antes expuesto u otro tema que sea concerniente a la vida. La reunión termina con un almuerzo en el comedor de la rectoría.

¿Creen “Sacerdotes Por la Vida” en la ética consistente de la vida?

Debido a nuestra insistencia sobre el aborto y la eutanasia, a veces me hacen esta pregunta. Pero la consistencia no es tan solo lo que “creemos”; es algo a lo que todos estamos obligados. La consistencia exige que reconozcamos la santidad de la persona humana, quienquiera que sea la persona y dondequiera que se encuentre, y sea cual fuere el mal que amenaza su dignidad.

Por lo tanto, la respuesta a la pregunta es un enfático ¡Sí!

Sin embargo, debido a ciertas malas interpretaciones sobre la ética consistente, es importante señalar que “Sacerdotes Por la Vida” comprenden esta frase en el contexto de lo que, en más de una ocasión, dijeron sobre ella los obispos de los Estados Unidos. En la “Reafirmación del Plan Pastoral para las Actividades Pro-Vida” del año 1985 los obispos escribieron: “Teniendo en cuenta que las víctimas del aborto son los más vulnerables e indefensos miembros de la familia humana, es imperativo que nosotros como Cristianos llamados a servir al más pequeño de nosotros, prestemos atención urgente y prioridad a este punto de justicia. Este enfoque y el firme compromiso de la Iglesia con la ética consistente de vida, se complementan entre sí. La ética consistente, lejos de disminuir la preocupación sobre el aborto, o igualar todos los asuntos relacionados con la dignidad de la vida humana, reconoce el carácter especial de cada problema, siempre dando a cada uno su lugar apropiado dentro de una visión moral coherente” (p. 3-4)

En adición, en su “Resolución sobre el Aborto” de 1989 los obispos definieron esta tragedia como el problema fundamental de derechos humanos para todas las personas de buena voluntad en nuestros días. La naturaleza de la tragedia del aborto se enfatiza por los obispos en otro documento de 1988 que se titula “Viviendo el Evangelio de la Vida: Un reto para los Católicos Americanos”.

Como lo afirmó el Cardenal Joseph Bernardin, tener ética consistente no quiere decir que ciertos grupos específicos tomen parte activa en todos los problemas que afectan la vida humana. Semejante enfoque es sencillamente imposible. Lo que sí significa, sin embargo, es que en la maravillosa unidad del Cuerpo de Cristo cada parte realiza la función que se le asigna, y al mismo tiempo se alegra y reafirma la labor de todas las demás partes.

(Para mayor información véase www.preisforlife.org/magisterium/sonsistenethicmaster.html.)

Pro-Vida: un Ministerio Positivo y Alegre

Le invitamos a que lea la literatura de “Sacerdotes Por la Vida” para apreciar el tono y los temas que estamos convencidos deben marcar el movimiento pro-vida. Se destacan en este sentido la compasión y amor práctico a las madres necesitadas, y la comprensión que deseamos fomentar, aún entre quienes están a favor del aborto, al igual que el perdón que ofrece la Iglesia a quienes han intervenido en actos de aborto.

Apreciamos la participación de todos en este creciente ministerio.

Pueden escribirnos a: Sacerdotes Por la Vida, P. O. Box 141172, Staten Island NY 10314, o llámenos al 888- 735-3448, Fax 718-980-6515.

Email: cartas@sacerdotesporlavida.org  pagina web de Sacerdotes Por la Vida www.sacerdotesporlavida.org .

Leave a Comment

*